Columna “Lunes de mujeres”: LOS OVARIOS, FUENTES DE VIDA Y FUERZA CREATIVA

Condividi sui tuoi social

Ya estamos en la decimonovena cita de la columna «Lunes de mujeres», que sale cada primer lunes de mes (al final encontrarás los enlaces para acceder a los artículos anteriores). El mes pasado nos adentramos en la anatomía de nuestra matriz, nuestro útero, y hoy me gustaría hablar de nuestros ovarios y su conexión con el útero.
Los ovarios son las gónadas femeninas, que son los órganos sexuales primarios del aparato reproductor. Son glándulas endocrinas que segregan los gametos (óvulos), que son las células sexuales necesarias para la reproducción, y las hormonas sexuales femeninas, es decir, estrógenos, progesterona y una pequeña cantidad de andrógenos. Hay dos ovarios, situados en la cavidad pélvica, cada uno a un lado del útero. Tienen forma de judía o de ciruela pequeña, y su tamaño cambia a lo largo de la vida: en una mujer adulta miden unos 4 cm de largo, 2 cm de ancho y 1 cm de grosor, pero en las niñas son más pequeñas e incluso en la vejez tienden a encogerse; en las mujeres que tienen varios hijos suelen ser más grandes.

Los ovarios están unidos al útero y a las trompas de Falopio por ligamentos, y otros ligamentos los unen a la pelvis y al suelo pélvico. La función de estos ligamentos es conectar los ovarios a los órganos vecinos, para que permanezcan en su ubicación natural; sin embargo, no son fijos, sino que conservan cierta movilidad.
Los ovarios se componen de dos capas de tejido: una interna, rica en tejido conjuntivo y vasos sanguíneos que van a irrigar y nutrir el propio órgano; una externa, que ocupa unos dos tercios de toda la glándula y contiene los folículos ováricos en distintas fases de maduración.

Los ovarios contienen desde el nacimiento todos los óvulos inmaduros, llamados folículos, que madurarán y serán liberados durante nuestra edad fértil, por lo que durante nuestra vida no se producen óvulos y, de hecho, poseemos el mayor número de óvulos mientras aún estamos en el útero materno. Cuando somos un feto de veinte semanas tenemos unos siete millones de óvulos, luego al nacer el número se reduce a unos dos millones, y cuando llegamos a la pubertad y empezamos a menstruar, todavía tenemos unos 400.000 folículos disponibles. Desde que empezamos a menstruar, cada mes unos mil óvulos están destinados a morir, pero sólo se desarrollarán unos 450, es decir, nuestros ovarios liberarán unos 450 óvulos maduros en toda nuestra vida fértil.
Un folículo es una cavidad en forma de saco que contiene el óvulo inmaduro inmerso en un líquido protector. A medida que crecen, los folículos ováricos producen y liberan estradiol, un tipo de estrógeno, en el torrente sanguíneo. En cada ciclo menstrual, se desarrolla un grupo de óvulos (entre seis y veinte óvulos) y, al cabo de unos 10 o 12 días, uno de estos óvulos se desplaza hacia el exterior del ovario; el folículo expulsa el óvulo hacia la cavidad abdominal y es conducido lentamente hacia el útero a través de la trompa de Falopio.

La última vez ya dijimos que las trompas de Falopio, también llamadas trompas uterinas o salpingi, son los dos conductos tubulares que parten de los dos vértices superiores del útero y llegan cerca de los ovarios, envolviéndolos desde el otro como un embudo.
Anatómicamente podemos dividirlos en diferentes partes:

  • el istmo es la parte más estrecha, la que parte del vértice superior del útero, entre el fondo y el cuerpo;
  • la ampolla es la parte que continúa después del istmo y se ensancha gradualmente, aumentando su diámetro cuanto más se aleja del útero;
  • el infundíbulo es el extremo que tiene forma de embudo o trompeta, y envuelve la región superolateral del ovario;
  • las fimbrias son proyecciones, parecidas a cerdas suaves, que se encuentran en el margen libre del infundíbulo.

La función de las trompas uterinas es recoger el óvulo producido por el ovario y canalizarlo hacia el útero, donde se producirá la eventual implantación del óvulo fecundado.
Cada mes, el ovario libera un óvulo maduro, listo para ser fecundado. Las fimbrias tienen la misión de recoger el óvulo expulsado del ovario y canalizarlo hacia la trompa; la ampolla es el lugar donde puede producirse la fecundación. Tras la liberación del óvulo, el folículo se transforma en el cuerpo lúteo y comienza a segregar estrógenos y progesterona a la espera de la fecundación del propio óvulo. Si se produce la fecundación, el óvulo así formado pasa de la trompa al útero, donde se implantará para dar lugar a un embarazo; si, por el contrario, no se produce la fecundación, el cuerpo lúteo retrocede y el óvulo se elimina con la sangre menstrual.

Ya hablaremos de todo esto con más detalle, pero hoy me gustaría llamar la atención sobre lo que ocurre con los ovarios cuando entramos en la menopausia: en contra de lo que la gente piensa y suele decir, ¡los ovarios no se marchitan, ni dejan de funcionar!
Algunos médicos creen que los ovarios después de la menopausia son inútiles, ya que su tamaño se reduce. Pero la parte que se encoge es sólo el revestimiento más externo, donde crecen y se desarrollan los óvulos; mientras que la parte más interna se activa por primera vez en nuestra vida justo durante la menopausia, y por eso los ovarios siguen cooperando con nuestro cuerpo incluso durante la menopausia. Por ejemplo, el Dr. Celso Ramón García, jefe de cirugía del Hospital de la Universidad de Pensilvania, es uno de los muchos expertos que creen que las hormonas producidas por los ovarios en la posmenopausia mejoran la salud ósea y la elasticidad de la piel, favorecen la función sexual, protegen contra las enfermedades cardíacas y contribuyen a nuestra salud y bienestar.

Así que es fácil entender que los ovarios son preciosos para nosotras, contienen nuestra energía creativa, nuestra fuerza creadora, que es intrínseca y no está ligada exclusivamente a nuestra edad fértil. Y esta fuerza creativa podemos manifestarla de diversas maneras, creando nuestra realidad.
En la medicina china existe el concepto de Jing, que es difícil de explicar en pocas palabras, pero podríamos decir que es la base material del crecimiento y de todos los procesos vitales, lo que determina el nivel de vitalidad, en nosotros y en todo lo que existe. Por ejemplo, podemos pensar en una fruta madura y en una fruta inmadura: es fácil entender que la fruta madura tiene el nivel más alto de Jing, ya que está en la cima de sus cualidades en términos de nutrición, sabor, fragancia, etc… mientras que la fruta inmadura no sólo tiene un sabor, una textura y una fragancia desagradables, sino que ni siquiera hace una contribución nutricional, ya que es una concentración de potencial, pero de momento aún no expresada. Y estas potencialidades se expresarán a partir de las características genéticas de la propia fruta, pero también a partir de la atención reservada a su cultivo (luz, agua, calidad del suelo, etc…).

Los humanos también conservamos el Jing, que en medicina se considera uno de los Tres Tesoros junto con el qi y el Shen; y esta preciosa sustancia se hereda en parte del Jing sexual de nuestros padres (Cielo Anterior) y en parte se suministra mediante el qi extraído de los alimentos y el aire (Cielo Posterior). El Jing se encuentra en los Riñones, circula por la médula y se manifiesta en los fluidos relacionados con la reproducción, es decir, el semen, los flujos vaginales, los óvulos y la sangre menstrual.
Y como los óvulos están en nuestros ovarios, es fácil entender que estos son realmente importantes para nosotras las mujeres (recuerdo que la medicina china, al referirse al Útero, se refiere a todo el aparato reproductor interno de la mujer, incluyendo los anexos, que no se identifican como estructuras separadas). No importa si tenemos hijos o no, cuántos hijos tengamos o si en algún momento decidimos no tener más, nuestro cuerpo sigue produciendo energía de los ovarios. Por eso es importante no malgastar esta energía, sino conservarla, transformándola en energía y fuerza creativa, para poder utilizarla después; y para ello el taoísmo propone, por ejemplo, prácticas ováricas.

Y vuelvo a recordarte que cuando pasamos por la menopausia, sólo se reduce el revestimiento más externo de los ovarios, donde crecen y se desarrollan los óvulos, mientras que la parte más interna se activa por primera vez en nuestra vida durante la menopausia. Así que nuestros ovarios están vivos todo el tiempo, trabajando para nosotras, ¡y es bueno que empecemos a cuidarlos!

Ahava, Francesca Zangrandi

  1. La próxima cita de esta columna será el primer lunes de agosto, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes suscribirte al boletín en la página web www.quintadimensione.net, poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi, seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/ o puedes suscribirte al canal de YouTube Francesca Quinta Dimensione. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
LA MATRIZ DE NUESTRA IDENTIDAD FEMENINA
MOCO CERVICAL Y FERTILIDAD
CÉRVIX, EL PUNTO DE CONEXIÓN ENTRE LA VAGINA Y EL ÚTERO
EL MITO DE LA VIRGINIDAD FEMENINA
HIMEN Y VIRGINIDAD
VAGINA, LA PUERTA DE LA VIDA
ANATOMÍA DEL SUELO PÉLVICO
PERINÉ, LUGAR SAGRADO Y NO RECONOCIDO
PELVIS FEMENINA
ANATOMÍA OCULTA DEL CLÍTORIS
EL PODER APOTROPAICO DE LA VULVA
SOBRE VULVA Y DIVERSIDAD
YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICA
LAS MUJERES Y LA LUNA

 

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post