Close

6 January 2020

Columna “Lunes de mujeres”: LAS MUJERES Y LA LUNA

Hola, mi nombre es Francesca y durante más de veinte años he estado lidiando con el bienestar, pero en particular durante unos diez años he estado tratando principalmente con mujeres, ciclicidad, mujeres sagradas y sanación.
A lo largo de los años, he visto a más y más mujeres redescubrir y despertar el contacto consigo mismas, con su ciclicidad y su útero, sin embargo, todavía hay muchas mujeres que aún no han tenido la oportunidad o la suerte, así que mi intención es tratar de llegar a más y más mujeres para que descubran la magia de reconectarse con su matriz.

Ya utilizo varias formas de hacerlo, pero siento que no es suficiente, y como me gusta escribir, pensé en crear esta nueva columna: “LUNES DE MUJERES”, con la intención de escribir cada primer lunes del mes algo sobre la ginecología pero desde un punto de vista holístico (aunque en mi opinión este término se ha usado demasiado en los últimos tiempos; pero da una buena idea de abarcar diferentes campos con una visión global de la persona, en este caso de la mujer).

Y la elección del lunes no es accidental: en la Rueda de Fuego, que sigue los días de la semana, el lunes se rige por la Luna, por lo tanto, es un día ideal para todas las actividades que tienen que ver con la feminidad.
Y luego, la mujer siempre ha estado relacionada con la luna: nuestro abdomen crece como la luna (durante el embarazo) y el ciclo menstrual tiene más o menos la misma duración que la luna, tanto que en diferentes idiomas y culturas los términos menstruación y luna son iguales o muy similares: por ejemplo, en Francia la menstruación se llama “le moment de la lune”; los campesinos alemanes simplemente la llaman “der Mond” (la luna); los Mandingo, uno de los principales grupos étnicos de África occidental y central, usan el término “carro” para la luna y la menstruación y también en el Congo el término “njonde” se usa para ambas palabras; los maoríes llaman a la menstruación “mata marama”, que significa “enfermedad de la luna”.

En chino, la menstruación se llama Yuexin o Yuejing: Yue es la luna, con una connotación de periodicidad, Xin en chino moderno tiene el sentido de “carta, noticias”, por lo tanto, Yuexin es algo que se anuncia, se manifiesta regularmente; en cambio, Jing es el ideograma que designa el Meridiano, el Libro Canónico, la Regla, por lo tanto, Yuejing es la Regla de la Luna.
En japonés, la palabra menstruación es gekkei, donde el ideograma se compone de la palabra tsuki que significa “luna”, y el verbo heru que significa “pasar”: heru es la estilización de un hilo que pasa por un telar de mano y es girado por la luna. Y Elena Priarollo escribe: “La luna gira cada mes, a partir de un hilo delgado que a menudo se vuelve brillante y disminuye cuando cae, hasta que se vuelve invisible y se oculta en la oscuridad del cielo. El corazón y los ojos están atentos, siempre ahí para buscar en la oscuridad, y finalmente aquí hay una coma sutil que desde una colcha de estrellas comienza a descubrirse, para enseñarnos la eternidad en su comunicación silenciosa que nos permite encontrar nuevamente la llave de esa espléndida madeja sin la que no podemos prescindir”.

El término menstruación deriva del latín “mensis” (mes) y del latín de la tradición médica “menstruatio” (mensual), un sustantivo derivado del adverbio del tiempo “menstrum” (una vez al mes). El uso gramatical en plural indica una fecha cíclicamente recurrente, y sólo mes tras mes pasamos de un ciclo a otro, creciendo y expandiéndonos, y luego volvemos a ingresar progresivamente, dejándonos ir para poder regenerarnos nuevamente. Y en el viaje que nos lleva a pasar por estas cuatro fases del ciclo menstrual, nos acompaña la luna con sus cuatro fases lunares: se llena y disuelve, se hincha y desinfla, como el aliento en nuestros pulmones, como la muerte y el renacimiento; en su ciclo nace, crece, madura y se llena, luego desaparece lentamente y luego renace nuevamente.

El elemento vinculado a la luna es el agua, y la luna influye en las aguas de los mares y ríos (como la menstruación está relacionada con la circulación de líquidos en el cuerpo). En chino, el ciclo menstrual se llama “Ciclo del agua” porque está vinculado a la sangre y la sangre está vinculada al agua; la sangre menstrual, por otro lado, se llama Tiangui, “agua del cielo”.
La menstruación en francés también se llama “règles” y en español “regla”, palabras que derivan del latín “regular” (regla de medida), para recordarnos que la menstruación siempre se ha considerado y utilizado para medir el tiempo (como nos recuerdan los huesos encontrados grabados con las muescas de los ciclos lunares probablemente utilizados por las parteras-chamanas de la antigüedad), pero sobre todo que son nuestras reglas, de nuestra fisiología femenina, y si no las respetamos, llamarán nuestra atención con ciertos signos y síntomas.

Pero el término también nos conecta con regular, regio, regalia y rey: palabras que conectan la menstruación con la ceremonia y la realeza; y de hecho deberíamos experimentar nuestra ciclicidad como algo especial.
Finalmente, la palabra inglesa “blessing” (bendición) se origina en el antiguo “bloedsen” (sangrar), recordándonos aún más que la menstruación es una bendición: ¡sólo tenemos que aprender a conocerlos y respetar las diversas energías que nos acompañan en las diversas fases!

Eso es todo por hoy, ¡así que la próxima cita en esta sección será el primer lunes de febrero!
Ahava, Francesca Zangrandi

PD. Si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi