Close

5 October 2020

Columna “Lunes de mujeres”: PELVIS FEMENINA

Aquí estamos en la décima cita de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes del mes (al final encontrarás los enlaces para acceder a los artículos anteriores), y hoy me gustaría hablar de la pelvis y su estructura ósea, porque creo que hay que tener una idea clara de la estructura que contiene todo el aparato ginecológico femenino antes de seguir con ciertas profundizaciones.

La pelvis también se denomina cinturón pélvico y representa la conexión entre el esqueleto axial (cráneo, caja torácica y columna vertebral) y el esqueleto de los miembros inferiores. Siendo el el enlace de conexión entre el tronco y los miembros inferiores, es evidente que su flexibilidad es indispensable y que su rigidez tendrá repercusiones tanto en la columna vertebral como en los miembros inferiores.
En los niños esta rigidez generalmente no se encuentra, o muy raramente; en cambio es muy frecuente en los adultos, por lo que es importante prevenirla trabajando sobre la movilidad y la flexibilidad articular de la pelvis, e intentar recuperarla si ya se siente bastante rígida.

El término “pelvis” proviene del latín y significa “lebrillo, jofaina, caldero”, y de hecho la pelvis también se denomina cuenco o caldero, términos que nos recuerdan los recipientes destinados a contener agua u otros líquidos y, por lo tanto, nos remite a la estrecha relación de la pelvis con el agua.
Uno de los términos que los chinos utilizan para definir la pelvis es Gu Pen, donde Gu es el hueso y Pen tiene el significado de cuenco, jofaina, lo que denota su estrecha relación con el elemento agua. El término Gu Pen enfatiza la forma del cuenco, que es algo que contiene agua, y el agua está en el origen de la creación y la vida: es en este cuenco donde se producirá la procreación.

La pelvis consiste en cuatro huesos: los dos ilíacos, el sacro y el coxis.
Cuatro es el número de la Tierra, representada por un cuadrado que nos da inmediatamente la idea de apoyo, estabilidad y solidez; y en efecto la pelvis es la que soporta el peso de la parte superior del cuerpo y al mismo tiempo, junto con los ligamentos y músculos de los glúteos, da estabilidad al cuerpo.

Los huesos ilíacos representan las porciones laterales de la pelvis, pero también la parte anterior; de hecho, los dos huesos se unen por delante en el pubis a través de la sínfisis púbica. Estos dos huesos están formados por tres regiones que se han fusionado: el íleon, el isquion y el pubis.
En la parte posterior, los huesos ilíacos se articulan con el hueso sacro, de forma triangular, cóncavo hacia adentro. Este hueso está formado por las cinco vértebras sacras que se han fusionado, y a su vez se articula con el coxis. Este último reside debajo del sacro y representa el último tramo de la columna vertebral; de hecho, deriva de la superposición de las vértebras coxígeas, que generalmente son cuatro (pero pueden ser menos o más) y se fusionan.

La pelvis masculina y femenina están formadas por las mismas partes óseas, pero hay diferencias entre ellas. La primera diferencia es que la pelvis femenina se extiende más en anchura, mientras que la pelvis masculina se extiende más en altura, resultando más estrecha y compacta. Obviamente, esta diferencia viene dada por el hecho de que la pelvis de la mujer debe ser capaz de acomodar al feto y permitirle salir durante el parto.
Además, la pelvis de la mujer está inclinada anteriormente, de modo que, durante el embarazo, el peso puede también cargar sobre la parte ósea anterior, el pubis, y no sólo sobre el periné, cansándolo. El agujero obturador (agujero resultante de la disposición del isquion y el hueso púbico, a través del cual pasan los nervios, las venas y las arterias) en las mujeres es de forma triangular y ovalada en los hombres. Finalmente, el ángulo subpúbico, creado por las dos ramas inferiores de los huesos púbicos, es más abierto en las mujeres.

El cinturón pélvico, junto con el periné, abajo, y la llamada entrada pélvica, arriba, forman la cavidad pélvica en forma de embudo. Este espacio, resultante de la disposición de los huesos de la pelvis, obviamente resulta ser diferente en hombres y mujeres: en estas el diámetro de la entrada de la pelvis es mayor.
Dentro de la cavidad pélvica hay arterias, venas, músculos, nervios y órganos, incluyendo la vejiga, el intestino, el útero con las trompas de Falopio, los ovarios y la vagina en las mujeres, y la próstata, los conductos deferentes y las vesículas seminales en los hombres.

La forma de los huesos divide la cavidad pélvica en dos regiones: una superior, llamada pelvis mayor o falsa pelvis, y otra inferior, llamada pelvis menor o pelvis verdadera.
La pelvis mayor es un espacio compartido con la cavidad abdominal, y es el espacio que recibe al feto durante el embarazo. La pelvis menor, en cambio, es la verdadera cavidad pélvica, la que contiene los órganos.

Lo que he notado a menudo trabajando con las personas es que la mayoría de las veces no tienen una imagen clara de la forma de su pelvis, e incluso si la tienen a nivel mental, esta imagen no siempre se corresponde con su imagen corporal y sensorial. Así que te sugiero que te tome un tiempo para explorar tu pelvis, sintiendo sus límites óseos con tus manos, tratando de ser consciente de su forma y tamaño.
Y cuando sientas que tienes una idea clara de tu pelvis, tanto mental como corporal y sensorialmente, podrías sentarte y colocar sus manos sobre las crestas ilíacas (la parte superior de los huesos ilíacos), cerrar los ojos y llevar la atención sobre el espacio que hay entre tus manos y la superficie en la que descansan los isquios (la parte inferior de los huesos ilíacos). ¿Qué altura tiene tu pelvis? ¿Su altura coincide con la idea que tenías? ¿Es más alta o más baja de lo que creías o pensabas? Y si quieres hacerme saber lo que notas, será un placer leerte y contestarte.

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita de esta columna será el primer lunes de octubre, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes suscribirte al boletín en la página web www.quintadimensione.net, poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi o seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
ANATOMÍA OCULTA DEL CLÍTORIS
EL PODER APOTROPAICO DE LA VULVA
SOBRE VULVA Y DIVERSIDAD
YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICAS
LAS MUJERES Y LA LUNA

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi