Close

4 January 2021

Columna “Lunes de mujeres”: VAGINA, LA PUERTA DE LA VIDA

Hace un año comenzó este proyecto de la columna “Lunes de mujeres”, que sale todos los primeros lunes del mes (al final encontrarás los enlaces para acceder a los artículos anteriores), así que llegamos a la decimotercera cita, número por excelencia relacionado con la ciclicidad lunar y femenina.
Hoy me gustaría empezar a hablar de la vagina: en los últimos meses ya he explicado que muy a menudo este término se utiliza para referirse a la vulva, pero en realidad la vagina es parte de los genitales internos, por lo que ahora me gustaría aportar más claridad, para que cada vez más mujeres tengan una imagen real y verdadera de su anatomía.

La palabra “vagina” viene del latín y significa “vaina” o “funda”, lo que puede recordarnos que alberga el pene durante el coito, pero en realidad la medicina renacentista estaba convencida de que la vagina era equivalente a un pene interno. Citando a Galeno: “Si giras las partes femeninas hacia afuera y giras y doblas, por así decirlo, las partes masculinas hacia adentro, las encontrarás todas iguales entre sí”.
Todo esto se puede ver claramente en los dibujos de los tratados médicos de la época. Tales ilustraciones conciben la diversidad entre los genitales femeninos y masculinos como una diferencia espacial más que estructural, y una de las más sorprendentes se encuentra en “De humani corporis fabrica” de Vesalio (forma hispanizada de Andries van Wesel).

La creencia de los médicos del Renacimiento de que la vagina era un pene colocado dentro se remonta a una teoría sostenida primero por Aristóteles y luego por Galeno, según la cual uno nacía varón o hembra según la cantidad de calor (Fuego) que poseía el cuerpo, y los varones tenían una mayor cantidad de calor que las hembras.
En “De usu partium”, Galeno explica cómo esta diferencia de calor entre ambos afecta a los genitales: “La mujer es más imperfecta que el hombre en cuanto a las partes genitales; ya que estas partes se configuraron dentro de ella cuando todavía estaba en el útero, pero no podían sobresalir y emerger hacia fuera debido a la debilidad del calor”, es decir, afirma que la mujer no posee el calor necesario para desarrollar el falo, y debido a su naturaleza más fría y húmeda (Agua), el pene permanece dentro.

Obviamente estas ideas y creencias pueden parecer bastante extrañas para nosotros hoy en día, pero debemos tener en cuenta que las teorías de Galeno sobre la estructura de los genitales femeninos no se basaban en la experiencia de la disección: había examinado los cuerpos de los gladiadores muertos, pero su experiencia en los individuos femeninos se limitaba a los cerdos, cabras y monos. Así que, en ausencia de pruebas directas, basó sus teorías en el trabajo del anatomista Herófilo, que vivió en Alejandría en el siglo III a.C., que sí había podido estudiar la anatomía sexual interna de la mujer, pero estaba imbuido de las ideas aristotélicas según las cuales el hombre era la medida de todas las cosas y la mujer era sólo una versión menor de este modelo perfecto, por lo que veía en la anatomía femenina una variante del varón (por ejemplo, los ovarios se consideraban una variante de los testículos).
Sólo a partir del siglo XIV se disponía de cuerpos femeninos para su disección anatómica y en el siglo XVI Vesalio basó sus dibujos de genitales femeninos en al menos nueve cuerpos, pero está claro que eran el producto de sus ideologías y no el resultado de una observación precisa.

Así que, dejando de lado todas estas teorías y creencias anticuadas, ahora sabemos que la vagina es un canal muscular elástico que se inserta por arriba en el cuello del útero y por abajo atraviesa el suelo pélvico y se abre en el vestíbulo de la vulva, constituyendo uno de los dos orificios del triángulo anterior del periné femenino. Tiene una longitud media de unos 7-8 cm y una orientación ligeramente oblicua, que va desde la parte superior hacia abajo y hacia adelante; es más estrecho en la parte inferior, hacia la vulva, y se ensancha en la parte superior, hacia el fondo.
En la medicina china, la vagina se llama Yin Dao “Camino del Yin” o Yin Hu “Pequeña Puerta del Yin“, y en los textos taoístas se la llama de varias maneras, entre ellas “puerta de jade”, “puerta del cielo”, “puerta celestial” y “puerta del misterio”. Todos estos términos recuerdan las funciones de la vagina; de hecho, es un canal con paredes muy elásticas que actúa como pasaje durante la salida de la sangre menstrual, acomoda el pene durante las relaciones sexuales y permite el paso del bebé y de la placenta durante el parto (representa la última parte del canal de nacimiento).

Ilustración médica de Vicky Earle

Abajo, en el área de la vulva, tenemos el orificio vaginal, que es la abertura a través de la cual la vagina se comunica con el exterior. En el extremo opuesto, en cambio, se ensancha y encontramos la bóveda vaginal (o arco vaginal), en la que la vagina se fija en el cuello del útero. En este lugar, la parte inferior del útero, el cuello del útero, sobresale en la vagina en una formación abovedada. Debido a su orientación oblicua, la porción posterior de la vagina encaja sobre la porción uterina en un punto más alto que donde encaja la porción anterior (por lo que su longitud media es más corta cuando se considera la pared anterior y más larga cuando se considera la pared posterior).
La pared anterior de la vagina está en relación con la vejiga y el conducto uretral, la posterior con el recto.

La mucosa vaginal tiene pliegues transversales, dispuestos en serie y llamados arrugas o pliegues vaginales, que son más numerosos y desarrolladas en la parte inferior. Su presencia asegura la extensibilidad para adaptarse al tamaño del pene durante las relaciones sexuales y para permitir el paso del bebé durante el parto.
En la mucosa vaginal no hay glándulas y la lubricación del canal vaginal se confía al fluido que emana de los plexos venosos de la pared vaginal. El fluido vaginal representa una importante defensa contra los patógenos y un apoyo a la actividad de los espermatozoides.

Durante la excitación sexual, los músculos vaginales se contraen, poniendo la sangre de nuevo en circulación y empujándola rápidamente hacia los capilares que rodean las paredes de la vagina. El aumento del flujo sanguíneo hincha las paredes vaginales causando que aumenten de volumen (vasocongestión). La vasocongestión vaginal tiene dos efectos en las paredes vaginales: se lubrican y se estiran.
La reacción lubricante de la vagina es muy rápida: el fluido puede aparecer entre diez y treinta segundos después de la primera percepción de excitación sexual, pero puede desaparecer igual de rápido si se pierde. Hoy sabemos que la producción de este fluido lubricante es el resultado del suministro de sangre a las paredes vaginales, pero no ocurre sólo en coincidencia con la excitación sexual, y muchos tipos de actividades que ponen en juego los músculos pélvicos causan el mismo efecto.

Desde los años sesenta algunos experimentos también han demostrado que durante la excitación sexual las paredes vaginales se extienden. Todavía hay pocos estudios dedicados a este fenómeno, pero son suficientes para demostrar la extrema flexibilidad y extensibilidad de la vagina.
Por ejemplo, un experimento registró un alargamiento de la vagina anterior de 7,5 cm a 15 cm en estado de excitación, es decir, un crecimiento del cien por cien. La longitud posterior también aumenta, de 11 cm a 13-15 cm.

Entonces, ¿cuánta información se nos ha ocultado? ¿Y cuánto más necesitamos saber sobre nosotras mismas? ¿Cuánto más queda por descubrir? El conocimiento es poder, así que te animo a ir más y más profundo y difundir lo que descubras si lo encuentras interesante o importante.
Hablaremos más sobre la vagina, porque hay mucho que decir sobre ella. Mientras tanto, me interesa que empiece a prestarle más atención, porque después de todo es la puerta de la vida: a través de ella recibimos la vida y damos la vida.

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita de esta columna será el primer lunes de febrero, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes suscribirte al boletín en la página web www.quintadimensione.net, poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi o seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
ANATOMÍA DEL SUELO PÉLVICO
PERINÉ, LUGAR SAGRADO Y NO RECONOCIDO
PELVIS FEMENINA
ANATOMÍA OCULTA DEL CLÍTORIS
EL PODER APOTROPAICO DE LA VULVA
SOBRE VULVA Y DIVERSIDAD
YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICA
LAS MUJERES Y LA LUNA