Condividi sui tuoi social

¡Aquí estamos, ha llegado el año nuevo! Quizás nunca antes la mayoría de la gente ha deseado que el año terminara y pasara al nuevo, con la esperanza de que sea totalmente diferente. Cuántas veces he oído a la gente maldecir el año 2020, repitiendo que ha sido un año muy malo, probablemente el peor vivido hasta ahora; cuántas palabras llenas de rabia o resignación, pero en ambos casos con una actitud de separación del exterior, señalando con el dedo a alguien o algo, sin importar si se trata de una persona, los planetas, la sociedad o los políticos.
Pero, ¿estamos realmente seguros de que las dos realidades, nosotros y el exterior, estén separadas? ¿O no es cierto que el exterior es un espejo del interior y viceversa?
Aquellos de ustedes que trabajan conmigo o que me han estado siguiendo durante mucho tiempo, sin duda me han escuchado decirlo cientos o miles de veces, pero creo que es muy importante tenerlo en cuenta: «Como es arriba, así es abajo. Como es dentro, así es fuera». Entonces, ¿cuánto refleja la situación externa refleja y ha reflejado nuestro interior?
Es fácil señalar con el dedo a alguien o algo, pero si miramos dentro y nos preguntamos cuánto hemos contribuido a todo lo que hemos visto reflejado fuera, ¿podemos responder con total honestidad? Se necesita valentía para admitir que tal vez podríamos haber actuado de manera diferente, asumiendo la responsabilidad hace mucho tiempo, tanto en nuestro microcosmos como en el macrocosmos.
Sí, el 2020 no ha sido un año fácil, para nadie, pero ¿realmente sólo ha traído cosas malas? Ciertamente ha sido un año de muchas pruebas y desafíos, pero ¿realmente no nos ha dado nada bueno?
De hecho, varias personas me han dicho en los últimos meses que tienen miedo de decir que tienen mucho que agradecer a pesar de las muchas muertes que nos han acompañado este año. ¿Pero por qué deberíamos tener miedo de decir que este año, aunque duro para todos nosotros, también tuvo sus aspectos positivos? ¿Por qué no podemos sentirnos libres de expresar nuestra verdad sólo por miedo a los ataques de ira que otros nos lanzarían?
De hecho, tomando en consideración las cartas de los Arcanos Mayores del Tarot, comparamos el año 2020 con la carta IV, el Emperador, que representa a un hombre de poder que ha adquirido gran experiencia y autodominio, y su poder no es espiritual, sino terrenal; se sienta en un trono cúbico que representa la estabilidad.
Entonces, el 2020 nos pidió que desarrolláramos la autodisciplina (ser discípulos de nosotros mismos), que asumiéramos la responsabilidad de nuestras acciones, planificándolas y llevándolas a cabo de forma organizada y metódica; nos instó a tener confianza en nuestras capacidades y a creer en nosotros mismos, recordándonos que no podemos evolucionar y avanzar en nuestro camino si primero no ponemos orden y hacemos estable lo que no lo es.
Pero también podríamos sumar los dos números veinte y obtener cuarenta, un número que se encuentra a menudo en los textos bíblicos y que nos recuerda la cuarentena (¿te suena?).
Por ejemplo, Jesús pasó cuarenta días y cuarenta noches en el desierto para buscar la guía divina y poder comenzar su trabajo de predicación, así como pasó cuarenta días y cuarenta noches en el Monte Sinaí. El pueblo judío pasó cuarenta años en el desierto antes de llegar a la Tierra Prometida; el profeta Elías, para escapar de la ira de la reina Jezabel, caminó durante cuarenta días y cuarenta noches hasta el Monte Horeb (Monte Sinaí), donde el Señor le habló. Pero podría seguir, porque el número cuarenta vuelve una y otra vez.
Cuando designa un tiempo, el número cuarenta indica una situación provisional, de espera: por un lado, un tiempo de castigo y de penitencia, pero por otro, un tiempo de misericordia y de perdón; es el tiempo necesario para entrar en la intimidad con Dios, para comunicarse con él, para tomar conciencia de sí mismo y para prepararse para recibir los dones de Dios. Representa cambios, transformaciones, desafíos y decisiones, pero también tiempo y paciencia para que todo pueda asentarse y desarrollarse. Por lo tanto, nos habla de la muerte simbólica: indica una prueba iniciática, el paso que nos permite un segundo nacimiento, el espiritual. Está relacionado con la purificación, es decir, con un proceso en el que nos deshacemos de lo superfluo.
La letra hebrea que representa el número cuarenta es la letra Mem, que con su forma indica el vientre materno y también un manantial de agua, recordándonos así que los cuarenta días encierran un acontecimiento o una experiencia que, sí, se prolonga, pero que se abre a la vida.
Mem es la matriz dentro de la cual los fenómenos de la creación toman forma. Es la vibración de una fuerza centrípeta, un plegado interior, es el flujo de cambios que atraviesa la existencia humana: nacimiento, crecimiento, muerte, nueva vida. La Mem nos empuja a hacernos las grandes preguntas existenciales: ¿quién soy? ¿Cuál es el propósito de mi vida?
No por casualidad, en el Tarot esta letra está asociada a la carta de la Muerte, la carta que nos dice que algo debe morir para renacer, recordándonos que lo que muere no nos abandona sino que tiene la capacidad de transformarse y regenerarse. En esta carta el esqueleto sostiene un estandarte con una rosa blanca, para simbolizar la pureza y el poder que tiene la muerte; y la muerte se dirige hacia el sol, hacia el renacimiento.
Entonces, ¿hemos usado el 2020 y todo lo que nos ha traído, para bien o para mal, para reconectarnos con nosotros mismos y con nuestra divinidad interior? ¿Nos hemos permitido dejar morir algunos aspectos de nosotros para poder renacer y dejar emerger aquellas partes que necesitan expresarse y traer sus dones al mundo? Porque no es el nuevo año el que tiene que ser diferente, ¡somos nosotros!
Ahora hemos entrado en el 2021, un año cinco (2+0+2+1=5), un número que representa la exploración, la búsqueda constante de nuevas metas; es el puente entre el mundo material y el espiritual. Simboliza el amor por la libertad y la experimentación.
El arquetipo vinculado al número cinco es el Buscador, el que se orienta hacia la novedad, que está motivado por el deseo y la curiosidad y anhela experimentar y saborear todo. Pero también debe fijarse metas para que la experiencia tenga un propósito; y gradualmente debe comprender que las diversas experiencias también lo llevan a un viaje paralelo que lo lleva al interior, en busca de sí mismo y de su espiritualidad.
Cinco es también el número de la auto-expresión (quinta casa astrológica), así que es hora de entender las lecciones que la vida nos ha traído hasta ahora, saber lo que queremos hacer y tomar medidas para crear la realidad que deseamos. Cinco es también el número de niveles en los que el alma puede ser expresada: Nefesh (alma animal), Ruach (Espíritu o alma libre), Neshamah (alma superior), Chayah (alma cósmica) y Yechidah (alma divina).
La quinta letra del alfabeto hebreo es He, la letra de la auto-expresión, de la voluntad de revelar y revelarse. En la conciencia humana representa la fuerza que impulsa a nacer y renacer, a manifestarse en la inmanencia del mundo exterior, a actualizar las cualidades ocultas de uno. En el hombre es la conciencia de ser un creador, es decir, ser el creador de sí mismo y del universo.
Así que preparémonos para dar la bienvenida a este nuevo año con una nueva energía y nuevos sueños para realizar, que el número cinco representa la manifestación (el mensaje místico del número cinco según las enseñanzas de Yeshua es «La manifestación de los Cinco Elementos a través del cuerpo»).
Ahava, Francesca Zangrandi

 

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post