Close

4 May 2020

Columna “Lunes de mujeres”: UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA

Aquí estamos en la quinta cita de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes del mes; el mes pasado comenzamos a hablar sobre el útero, el centro energético que nos permite conectar con el potencial creativo del universo y dar a luz nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevas posibilidades.

El Útero para la medicina china está conectado a varios Zhang Fu (órganos y vísceras), como el Riñón y el Corazón, a los cuales el Útero está conectado de una manera especial: el Útero está conectado al Riñón a través del canal del Utero (Bao Luo) y al Corazón a través del vaso del Útero (Bao Mai).
Bao Mai es un vaso colateral del meridiano Dai Mai y se sabe poco sobre él, tanto que apenas se menciona en los textos clásicos. Pero en el libro Huangdi Neijing Suwen se afirma que “el Bao Mai es el recipiente que tiene una relación adictiva con el Corazón y que está vinculado a la matriz (Bao Gong)”, es decir, que es un vaso que hace que el Útero se comunique con el Corazón, o más bien el Maestro del Corazón (Pericardio). Y el Dr. Dante De Bernardinis cree que Bao Mai sea un vaso que permite que la sangre suba desde el útero hasta el pecho y luego vaya a la cabeza.

Entonces, en cierto sentido, diría que conecta los tres Dan Tian, ​​Inferior, Medio y Superior, que son los tres centros de energía que en diferentes culturas se consideran los tres fuegos creativos.
La última vez escribí que el Dan Tian Inferior se encuentra en la parte inferior del abdomen, en el área del útero de la mujer. Este centro energético se considera el lugar donde se puede contactar con la propia energía y está relacionado con la autoafirmación. El Dan Tian Medio, por otro lado, se encuentra en el área del pecho, en profundidad, en el área del timo y del corazón; y se considera el lugar de interacción, de relaciones con otros, de comunicación, de emociones. A través de las relaciones nos damos cuenta, nos damos cuenta de lo que es bueno para nosotros y lo que no, y de esta manera podemos avanzar en nuestro camino evolutivo.

Y el Dan Tian Superior se encuentra entre las cejas, en el punto extra meridiano Yintang (donde según el sistema de los chakras hay el sexto chakra, conocido como el tercer ojo), pero profundo, en el cerebro, en lo que es el área de la glándula pineal (epífisis). Este centro energético se considera el lugar donde se puede contactar con el Cielo, por lo tanto, está correlacionado con la conciencia y la espiritualidad.
Este centro está conectado con los aspectos mentales, Shen: el ideograma de la palabra Shen parece representar las influencias celestiales que descienden sobre el hombre y la tensión del hombre hacia el cielo, su anhelo por lo que lo domina, su búsqueda de aquello que lo precede, como una nostalgia irreprimible del origen. Por lo tanto, es un rayo trascendente, un Espíritu que se vuelve inmanente e ilumina de vida nueva un proyecto y lo transforma en un proyecto en curso; es una manifestación celestial y representa el concepto de fertilidad que irradia del Cielo a la Tierra.

Pero el Shen pertenece al Corazón, que lo acoge y lo convierte en su hogar. El Corazón realiza en nuestro microcosmos esa función de emanador vital que en el macrocosmos es realizada por el Sol. En particular, el Corazón es el organizador de cada función orgánica, el depositario del orden corporal, por esta razón el término Xin indica tanto el órgano cardíaco del corazón que la conciencia mental.
Entonces, la actividad mental y espiritual se lleva a cabo en el corazón, que es el coordinador general de la función psíquica, el verdadero director de esta trama de impulsos, sensaciones, intuiciones, sentimientos, pensamientos, abstracciones, donde lo racional, lo emocional y lo irracional a menudo se entrelazan.

El corazón tiene una relación especial con la sangre: es el sitio donde se forma la sangre y gobierna su circulación dentro de los vasos. Y el hecho de que sea el asiento del Shen, es decir, nuestros aspectos mentales, psicológicos, emocionales y espirituales, y que esté directamente conectado con el útero, nos explica por qué las emociones que experimentamos influyen mucho en nuestro ciclo lunar, embarazo, parto y menopausia.
Por esta razón, es importante mantener el vacío del corazón, para estabilizar el hogar del Shen: para la medicina china, los órganos están llenos, fabrican y almacenan sustancias esenciales, y el corazón siempre está atravesado por la sangre, que llena las aurículas y los ventrículos, pero en un nivel sutil, necesita el vacío para deshacerse de lo que está estancado y obstruye el flujo libre del Shen, como emociones y pensamientos recurrentes o desordenados, patrones mentales que nos empujan a hacer siempre las mismas cosas y pensar siempre de la misma manera.

La idea del vacío podría hacernos sentir incómodos porque durante miles de años nuestra sociedad se ha ocupado sólo de la forma y la materia, pero en Oriente también hay vacío en el rango de experiencias humanas, especialmente en las espirituales. Esta cualidad del corazón espiritual contiene un profundo sentido de aceptación, un sentimiento de que todo es como debería ser; que no hay necesidad de luchar y esforzarse, preocuparse y angustiarse; que no hay necesidad de condenar o aprobar, juzgar o perfeccionar lo que ya es. La aceptación da espacio a lo que sea que estamos experimentando, porque la aceptación es espacio, es vacío; y a través de este espacio, este vacío, podemos acceder a todo lo que ha permanecido oculto y reprimido, podemos sacarlo a la luz y transformarlo.

En el vacío del corazón todo se acepta y nada se retiene; y este vacío que se renueva constantemente nos permite vivir cada experiencia con plena pasión y desapego pacífico, fijando nuestra atención en los elementos más auténticos de la vida. Cuando el corazón está vacío, el Shen puede moverse libremente y, por lo tanto, darnos una visión clara de quiénes somos, cuáles son nuestras cualidades, qué queremos hacer y dar al mundo, lo que ya no necesitamos y queremos dejar ir.
Por lo tanto, Útero y Corazón no sólo están estrechamente relacionados gracias al vaso Bao Mai, sino que también son similares en su necesidad de llenarse y luego vaciarse, recordándonos la importantancia del movimiento, la alternancia y el flujo libre de energías.

Todo esto para recordar la importancia, para nuestro camino de conciencia femenina, de trabajar también el centro energético del corazón, no sólo en el útero, porque todo lo que le sucede a uno de los dos también influye en el otro.
Weng Tzu dice: “Si tu vida está en la periferia, pero estás en el centro de tu corazón, significa que tomas tu vida en serio y naturalmente te beneficiarás de ella. Si aún no puedes mantener tu centro, entonces sigue a tu corazón y tu espíritu no será dañado. Si aún no puedes mantener tu centro y no puedes seguir a tu corazón, entonces serás doblemente dañado, y quien sea doblemente dañado no tendrá una larga vida”.

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita con esta columna será el primer lunes de junio, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi o seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICAS
LAS MUJERES Y LA LUNA

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi