Close

3 February 2020

Columna “Lunes de mujeres”: MUJERES LUNÁTICAS

Aquí estamos en la segunda cita con la columna “Lunes de mujeres”, que se lanzará cada primer lunes del mes. Si aún no has leído el primer artículo, en el que hablamos sobre la conexión de las mujeres con la luna, puedes encontrarlo aquí.
Y hoy quisiera profundizar un poco más esta conexión: de hecho, la luna gobierna muchos aspectos de la naturaleza, entre los cuales las mareas son el fenómeno más conocido y visible; y sabemos que nuestra sangre menstrual también está vinculada al agua y que en la medicina china se llama “agua lunar” o “agua del cielo” (tiangui), enfatizando la conexión entre la luna y el ciclo menstrual.

La fisiología femenina está dominada por la sangre, que se acumula en el útero; y nuestra sangre, ahora como menstruación, ahora como alimento fetal, ahora transformada en leche materna, con sus ritmos y sus manifestaciones, constituye el signo más importante para leer nuestro estado de salud.
En el Jing Yue Quan Shu o “Tratado completo de Jing Yue”, Zhang Jie Bin (1563-1640) escribió: “El factor clave en las mujeres es la sangre. Cuando la sangre y la esencia pueden unirse, tiene lugar la concepción. Si deseas examinar sus dolencias, las encontrarás en el área de la menstruación. Si quieres curar sus dolencias, sólo tendrás éxito si regularizas el yin. En consecuencia, el ciclo menstrual es sangre y la sangre es yin. Yin corresponde a la luna. Por esta razón, la distancia entre ciclos es siempre de un mes. Este es el estado normal”.

Entonces, la naturaleza femenina está estrechamente relacionada con la sangre y el ciclo menstrual, lo que con su tendencia cíclica hace que la mujer sea cambiante (de hecho, somos al menos cuatro personas diferentes, según la fase del ciclo menstrual en el que nos encontramos). Y a menudo el hombre nos llama histéricas.
La histeria siempre ha sido considerada una enfermedad que pertenece al universo femenino; en el siglo XIX era un diagnóstico exclusivamente femenino y terminó agrupando bajo este nombre toda una serie de síntomas físicos y emocionales de los que se quejaban las mujeres y para los cuales los médicos no tenían cura: malestar general, migraña, irritabilidad, nerviosismo, insomnio, fatiga, deseo sexual bajo o excesivo, retención de agua y cualquier comportamiento considerado indeseable para la sociedad. Hoy la histeria ya no tiene relevancia médica, pero su estigma de la naturaleza femenina aún no se ha agotado: de hecho, se acusa a una mujer de estar histérica cuando expresa sus emociones de manera incontrolada o inapropiada, como si quisiera negarle el derecho a sentir o actuar de esa manera.

Pero el término histeria deriva del griego ὑστέρα (hystera), es decir, útero; por lo tanto, cuando se dice que la mujer es histérica, significa que es uterina, humoral, apasionada, constantemente en contacto con su físico… Nada más cierto: como la luna cambia constantemente, así nosotras tenemos una emotividad cambiante e intensa, y podemos volvernos “lunáticas”.
En general, el término “lunático” tiene un significado negativo, probablemente debido al hecho de que en el pasado se le atribuyeron fenómenos que hoy sabemos que no son verdaderos, como la epilepsia y una cierta volatilidad del estado de ánimo, si no ataques reales de locura, causados ​​por las diferentes fases de la luna. Pero en realidad, “lunático” significa literalmente “de la luna, lunar”, y se utiliza para designar a aquellos que tienen un carácter extravagante, original e inconstante, con cambios repentinos de humor.

La palabra “emoción” proviene del latín “emovère” y significa “mover afuera”, es decir literalmente “llevar afuera, hacer mover”, por lo tanto, las emociones son energía en movimiento y están vinculadas al segundo chakra y al elemento agua. Las emociones están estrechamente relacionadas con el movimiento, se mueven y nos mueven; cuando las reprimimos, estamos limitando el movimiento, y cuando hay un bloqueo emocional, el movimiento nos ayuda a liberarlo.
Y en nosotras, las emociones siguen mucho las tendencias hormonales de las cuatro fases del ciclo menstrual, por lo que es normal actuar y comportarse de manera diferente durante los días, semanas y meses, pasando de fases más extrovertidas a otras más introvertidas. Somos cíclicas, como las estaciones, las mareas, la luna y el ciclo de la vida; vivimos continuamente ciclos de vida-muerte-vida y no debemos tratar de cancelar nuestra esencia, sino entender nuestro cuerpo, cómo funciona, ¡y nos daremos cuenta de que la naturaleza nos ha proporcionado muchas herramientas que pueden ayudarnos!

Nuestra naturaleza es “laberíntica”, pero ser humoral no es un problema, y ​​mucho menos una debilidad; de hecho, nuestra sensibilidad y emotividad son un activo precioso que nos permite contactar con los diferentes arquetipos que viven dentro de cada una de nosotras; y si nos reconciliamos con todos estos aspectos de nosotras, podemos darle al mundo la mejor versión de nosotras mismas. ¡Permitirnos experimentar todas nuestras facetas nos da la oportunidad de conocernos profundamente y ser verdaderamente nosotras mismas, reconociendo nuestro ser lunáticas y cambiantes como un gran regalo y no una gran desgracia o tortura! Sólo si permitimos que cada una de nuestras partes se exprese libremente, ¡podemos sentirnos verdaderamente completas!

Como escribe la psiquiatra Julie Holland: “Nos enseñaron a disculparnos por nuestras lágrimas, a reprimir nuestra ira y a ocultar nuestros temores por no ser llamadas histéricas y complacer a alguien más”, pero si aprendemos a vivir en paz con nosotras mismas y nuestra ciclicidad, al aceptarla y expresarla como una fuerza, siguiendo las diversas energías que nos caracterizan en todo momento, podemos elevarnos moral y socialmente.
Entonces, conectemos con nuestro cuerpo y nuestras emociones, volvemosnos íntimas con nosotras mismas, pasando por las fases de la luna y las ondas de nuestra ciclicidad, que la sangre y la menstruación están presentes en nuestra vida para enseñarnos a vivirla.

Ahava, Francesca Zangrandi

PS. La próxima cita en esta columna será el primer lunes de marzo, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi