Close

1 June 2020

Columna “Lunes de mujeres”: YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO

Aquí estamos en la sexta cita de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes del mes (si te has perdido los artículos anteriores, en la parte inferior encontrarás los enlaces para acceder directamente); en las últimas citas hablamos sobre el útero, especificando que con este término la medicina china se refiere a casi todos los órganos genitales internos. Pero además de la parte más oculta, también tenemos una parte más visible, o sea los genitales externos, y hoy me gustaría comenzar a hablar un poco sobre eso.
Sé que para algunos puede parecer un tema elemental, pero les aseguro que todavía escucho llamar a la vulva con demasiada frecuencia vagina, ¡así que me gustaría aclarar un poco!

El sistema genital femenino es el conjunto de órganos y estructuras anatómicas responsables de la producción de óvulos y hormonas sexuales femeninas y, en general, de todo el mecanismo de reproducción, desde el apareamiento hasta la maduración del feto.
El sistema genital femenino consta de dos partes, los genitales internos (ovarios, trompas de Falopio, útero y vagina) y los genitales externos (vulva y anexos).

La medicina china usa el término yin para nombrar el sistema genital femenino, lo que nos recuerda que las mujeres están vinculadas al yin en comparación con los hombres.
Y no estoy diciendo que la mujer es yin y el hombre yang, porque estos dos términos no son absolutos sino relativos, representan las dos polaridades, dos categorías que nos permiten describir cómo funcionan las cosas en la naturaleza en relación entre sí y en relación con el universo; es decir, nos ayudan a comprender e interpretar la naturaleza de todas las cosas.

Estas dos fuerzas son siempre opuestas y antagónicas, pero al mismo tiempo complementarias, ya que cooperan y se combinan continuamente, tanto dentro como fuera del cuerpo. Entonces, si comparamos al hombre con la mujer, podemos decir que el hombre es yang con respecto a la mujer y la mujer es yin con respecto al hombre.
Yin y yang no se refieren a cosas reales, sino a conceptos: simbolizan la oposición de las cosas, de los acontecimientos diarios, del movimiento de la vida misma; no son más que palabras creadas específicamente para poder hablar de las dualidades representadas por las manifestaciones cósmicas.

En la medicina china, el sexo femenino se llama Yin Xing, donde Xing tiene un sentido de “naturaleza”; por el contrario, Yang Xing es la “naturaleza masculina”, también con un sentido de “positivo”, en oposición a la naturaleza femenina: la mujer es el polo negativo, el hombre es el polo positivo, pero no es una mejora o una connotación peyorativa; más bien denota que las características de la mujer están más relacionadas con la recepción, la absorción y las del hombre con la actividad, la acción.
Pero en realidad, tanto hombres como mujeres tenemos ambas polaridades dentro de nosotros, es decir, tenemos dos centros de energía, uno con un polo positivo y otro con un polo negativo. En los hombres, el polo positivo se encuentra en los genitales y el polo negativo en el corazón, mientras que en las mujeres el polo positivo se encuentra en el corazón y el polo negativo en los genitales. La energía fluye del polo positivo al polo negativo, por lo tanto, cuando la mujer y el hombre entran en una relación, a nivel físico el polo positivo del hombre (genitales) va hacia el polo negativo de la mujer, mientras que a nivel sutil el polo positivo de la mujer (corazón) se dirige hacia el polo negativo del hombre. (Entonces, hay una manera femenina de experimentar la sexualidad y una masculina).

Entonces, como dije antes, los órganos genitales externos son la vulva y los anexos (por lo tanto, no la vagina, ¡un término que indica el canal que conecta la vulva con el útero!). La vulva en la medicina china se llama Yin Men “Puerta del Yin” y es la apertura externa de los genitales femeninos; incluye el Monte de Venus, los labios mayores y menores, el clítoris, las glándulas vestibulares y la abertura uretral.
Sin embargo, la vulva también se llama con otro nombre, incluso si ahora ha caído en desuso: pudendo muliebre. Este extraño nombre deriva del verbo latino “pudere”, que significa “estar avergonzado”, lo que nos lleva de vuelta a la idea de algo de lo que te avergüenzas o tienes que avergonzarte. De hecho, en la Edad Media, el razonamiento de los anatomistas, impregnado por una ética sexual de pureza, era más o menos esto: si los genitales de las mujeres están ocultos, mientras que los de los hombres están expuestos, ¡significa que es una parte de la que avergonzarse!

Además del hecho de que espero que sea obvio para todos que la verguenza no es la razón por la cual los genitales de las mujeres se encuentren en un área protegida del cuerpo, no hay duda de que muchas mujeres todavía no sólo no conocen bien sus órganos genitales, sino que incluso están desconectadas de esta parte de su cuerpo o no tienen una buena relación con sus genitales (por ejemplo, los ignoran, los detestan o tienen complejos con respecto a su forma, olor, etc.).
Así que creo que es importante recuperar la conexión con nuestros genitales y nuestro perineo, que son la puerta de nuestro templo sagrado.

No es casualidad que los genitales femeninos se consideren el origen simbólico del mundo, la fuente de la vida, en muchas religiones y en muchos sistemas de creencias, tanto modernos como antiguos. De hecho, poseen poder creativo y son la puerta de entrada visible a este mundo, por lo que no debería sorprendernos que los genitales femeninos también sean venerados como algo sagrado o como la divinidad misma.
Por ejemplo, en sánscrito la palabra “Yoni” se usa para indicar los genitales femeninos, tanto internos como externos, y este término también alegóricamente indica el nacimiento, el lugar de descanso, el origen, la casa, la fertilidad, ya que significa “grembo”, pero también “origen” y “fuente”. Y en la filosofía india, el Yoni es considerado el templo sagrado que da vida, el espacio donde habita la energía universal o Shakti, la naturaleza femenina de la divinidad, que representa la energía que da vida y forma al mundo, el impulso creativo.

La definición de Yoni es en capas: el primer significado se refiere a los “genitales femeninos, vistos como un símbolo divino del placer sexual, la matriz de generación y la forma visible de Shakti”; el segundo significado se refiere a una “imagen de los genitales femeninos como objeto de veneración”. Por ejemplo, un antiguo texto hindú informa que aquellos que adoran “este altar del amor” verán cumplidos todos sus deseos.
Entonces, está claro cuánto influye la cultura en la que vivimos en la idea que tenemos de los genitales y la sexualidad; y cuanto más podamos ver nuestro cuerpo por lo que es, y no por los significados que le impone la cultura, más podremos aceptarlo y amarlo tal como es, reconociendo su gran valor.

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita con esta columna será el primer lunes de julio, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi o seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICAS
LAS MUJERES Y LA LUNA

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi