Close

2 November 2020

Columna “Lunes de mujeres”: PERINÉ, LUGAR SAGRADO Y NO RECONOCIDO

Aquí estamos en la undécima cita de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes del mes (al final encontrarás los enlaces para acceder a los artículos anteriores). Me parece increíble que ya haya pasado casi un año desde que empecé con este pequeño proyecto, que comenzó con una intuición que tuve durante unas pequeñas vacaciones en la víspera de Año Nuevo.
Y si en estos meses has seguido la columna, leyendo los distintos artículos, me gustaría saber cómo los has encontrado, si de alguna manera te han ayudado, si tienes sugerencias que darme o si hay algunos temas que te gustaría profundizar!

La última vez empezamos a entender un poco cómo es nuestra pelvis, la que contiene nuestra parte más oculta y mágica. Y como ahora el Sol está en Escorpio, el signo que se sumerge en las aguas profundas para buscar la verdad y traer luz sobre todo lo que es tabú, yo diría que podríamos hablar del periné, también conocido como suelo pélvico.
Desafortunadamente, esta parte del cuerpo está todavía demasiado desconocida. Por ejemplo, cuando hago los cursos de PIyM (Periné, Integración y Movimiento®), a los nuevos grupos o a los que se acercan a las reuniones de presentación siempre les pregunto qué es el periné, e invariablemente siempre hay quien me responde “Es esa parte de ahí abajo”, tal vez con un poco de vergüenza y sin saber cómo definirlo con más detalle; y luego, investigando un poco, me doy cuenta de que no tiene mucha conciencia de la zona, ni cognitiva ni corporal, y mucho menos sensorial.

De hecho, aunque tenga mucha responsabilidad en la determinación de la calidad de vida, especialmente de las mujeres, el periné es probablemente la parte menos conocida del cuerpo, tanto que incluso en los cursos de anatomía de las escuelas ni siquiera se menciona. Así que el resultado es que la mayoría de las veces las mujeres se encuentran oyendo hablar del periné sólo durante los cursos de preparación al parto, y por desgracia no siempre de forma clara y tal vez sin experimentarlo con el cuerpo, sino sólo oyendo hablar de él.
Entonces, ¿qué es este periné?

La última vez expliqué que tanto el término latino como el término chino para designar la pelvis nos devuelven a su función de contención y protección, como si fuera un recipiente que contiene agua. Pero la pelvis es sólo la estructura ósea, y en esta función de contención se apoya en un sistema muscular y ligamentoso, el periné.
Por lo tanto, podríamos decir que el periné representa el elemento Tierra sobre el que descansan los órganos y vísceras contenidos en la cavidad abdominal, y no por casualidad se le llama también suelo pélvico. Sin embargo, aunque el nombre suelo pélvico nos hace pensar en algo duro, en realidad el periné es compuesto por músculos, fascias y ligamentos que, junto con los músculos abdominales y el diafragma respiratorio, forman una delimitación suave y dinámica del espacio abdominal.

Por lo tanto, por un lado el periné contiene: las vísceras en su lugar, el bebé en el útero durante el embarazo, y a través de la uretra y el ano también contiene orina y heces.
Pero por otro lado el periné se abre y se convierte en una puerta de paso: tanto para permitir la micción y la evacuación, como para permitir el paso del bebé durante el parto, pero también para acoger a la pareja durante las relaciones sexuales (esto es cierto para nosotras, las mujeres, por supuesto, y esto ya nos dice que el periné femenino difiere del masculino).

Como cualquier otro músculo, el periné tiene su propia capacidad de contracción y relajación. Pero eso no es todo: los músculos y ligamentos que forman el periné encajan en la estructura ósea de la pelvis, por lo que esta parte del cuerpo se adapta al movimiento de la pelvis (¡y de nuevo vuelve la importancia de mover la pelvis!).
El periné se mueve con nosotros, vive con nosotros, respira con nosotros. No es casualidad que también se le llame diafragma pélvico y esté estrechamente relacionado con los otros diafragmas del cuerpo: el respiratorio, el de la lengua y el del paladar, que se originan en el mismo folleto embrionario.

Si consideramos el sistema de los siete chakras principales, el periné corresponde al primer chakra, que está relacionado con el elemento Tierra. El primer chakra es la primera piedra sobre la que descansan todos los demás, por lo que es de crucial importancia: está conectado a la Tierra y a todo lo que es sólido, como nuestro cuerpo, la salud, la supervivencia, la existencia material y monetaria, la capacidad de manifestar y enfocar nuestras necesidades.
En sánscrito se llama Muladhara, que significa “raíz”, y de hecho para la medicina china el periné representa el ancla que nos une a nuestra tierra, a nuestras raíces, entendidas como origen, por lo que también nos une a nuestros ancestros y ancestras.

Pero las raíces también están formadas por emociones instintivas programadas por nuestros recuerdos del pasado y nuestras tradiciones (lo que Carl Jung describe como el reino del inconsciente colectivo, un reino de instintos heredados y tendencias evolutivas), y cuando redescubrimos estas raíces, fortalecemos nuestra identidad y entramos en contacto con la sabiduría de este reino instintivo.
Y el periné se considera el asiento del inconsciente, un lugar de antiguos recuerdos y condicionamientos.

La materia es una realidad innegable, no podemos separarnos de ella, estamos compuestos de ella. Tampoco podemos negar nuestra conexión con la Tierra en la que vivimos. Negar la atención a nuestras bases es como construir sobre suelo arenoso, por lo que el objetivo del primer chakra, y en consecuencia también del periné, es solidificar este suelo.
Por lo tanto, podemos entender cuánto el periné tiene un papel central en nuestras vidas; y no es una coincidencia que esté justo en el centro de nuestro cuerpo.

La conciencia en el primer chakra está principalmente relacionada con la supervivencia física; es nuestra reacción instintiva por lo que decidimos si luchar o escapar. Y cuando nuestra supervivencia se ve amenazada, conocemos el miedo.
De hecho, las funciones del periné son complementarias a las del hipotálamo, que alberga importantes funciones neurovegetativas, instintos de supervivencia (como la eliminación, la sexualidad, la reproducción) y emociones e impulsos profundos (como los miedos y las ansiedades, el coraje, la fuerza, el placer intenso). Y como su principal función es proteger (las vísceras, el niño, las emociones, la integridad), es muy sensible a las señales de peligro, y la más mínima percepción lo pone en un estado de alarma y defensa.

Por lo tanto, a la luz de lo que he dicho hasta ahora, está claro que, aunque sea quizás la parte del cuerpo más descuidada y menos conocida, en realidad es fundamental comenzar un trabajo de conocimiento y conciencia del periné. Porque no sólo está en el centro de la dinámica del parto, sino que también está en el centro de nuestras emociones, nuestra feminidad, nuestra sexualidad y nuestro bienestar.
No es casualidad que en muchas tradiciones se considere sagrado, y por ejemplo los griegos lo llamaban perineos, que significa “alrededor del templo”, para recordarnos que es un área que debemos tratar con cuidado y respeto, ya que nos transita a un lugar sagrado donde podemos crear magia.

Diría que ya he dicho mucho por hoy, y la próxima vez empezaremos a explorar un poco la parte anatómica, porque creo que tener una imagen mental clara puede ayudarnos en la creación de una imagen corporal y sensorial. Pero mientras tanto, tal vez podrías empezar a prestar atención a esta parte de tu cuerpo, porque nuestra integridad también pasa a través del periné.

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita de esta columna será el primer lunes de octubre, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes suscribirte al boletín en la página web www.quintadimensione.net, poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi o seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
PELVIS FEMENINA
ANATOMÍA OCULTA DEL CLÍTORIS
EL PODER APOTROPAICO DE LA VULVA
SOBRE VULVA Y DIVERSIDAD
YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICAS
LAS MUJERES Y LA LUNA

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi