Close

6 July 2020

Columna “Lunes de mujeres”: SOBRE VULVA Y DIVERSIDAD

Aquí estamos en la séptima cita de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes del mes (si te has perdido los artículos anteriores, en la parte inferior encontrarás los enlaces para acceder directamente); el mes pasado comenzamos a hablar sobre los genitales externos como portal divino de nuestro cuerpo-templo.
Los genitales externos son la vulva y los anexos, es decir, el Monte de Venus, los labios mayores y menores, el clítoris, las glándulas vestibulares y la abertura uretral, por lo tanto, desde el punto de vista topográfico, corresponden en gran medida al triángulo anterior del periné, es decir, al espacio entre el margen inferior de la sínfisis púbica y la línea que une las dos tuberosidades isquiáticas.

Hace poco leí que en los últimos años, las operaciones de cirugía estética genital han aumentado, involucrando a mujeres pero, sobre todo, a mujeres jóvenes y adolescentes. El fenómeno se ha convertido en un verdadero boom, tanto que es objeto de un estudio realizado por la Universidad de Melbourne, que investiga por qué las chicas y las mujeres jóvenes buscan cada vez más la cirugía genital cosmetica.
Según las estimaciones, algunas de las intervenciones cosméticas genitales más comunes, como la labioplastia y la vulvoplastia, se han más que duplicado, pasando de 707 en 2002-2003 a 1.584 en 2013-2014. El número de solicitudes de intervención realizadas por mujeres de 15 a 24 años fue similar al número de mujeres de 25 a 44 años.

Los datos me parecen realmente alarmantes. Y la Dra. Emma Barnard, una investigadora de salud que pasó cuatro años entrevistando a chicas que preguntaron sobre cirugía o que decidieron someterse a cirugía, descubrieron que la mayoría de ellas deseaba saber más sobre lo que se considera “normal” en cuanto a la conformación de los genitales.
Según Barnard, el problema que experimentan estas chicas y mujeres es que existe una escasez real de imágenes precisas de la vulva que ha contribuido a la falta de comprensión común en torno a la gama normal de diversidad anatómica.

Si observas algunas páginas web de cirujanos plásticos, entre las diversas operaciones encontrarás vulvoplastia, que así se describe: “una cirugía estética que tiene como objetivo corregir cualquier anomalía o defecto en los genitales femeninos externos. A menudo, la asimetría y/o el desarrollo excesivo de los labios menores y su consiguiente protuberancia excesiva con respecto a los labios mayores son la base de los trastornos funcionales o psicológicos. Este procedimiento quirúrgico también puede asociarse con un aumento en el volumen de los labios mayores (lipofilling) para restaurar el tono y la firmeza. Estas imperfecciones pueden ser congénitas o adquiridas, por ejemplo, después del parto”.
¡Entonces comenzaría diciendo que cada mujer tiene sus propias características! Como cada una de nosotras tiene su propia conformación física, ciertos ojos, cierta forma de la cara, nariz y labios, cada una de nosotras tiene su propia vulva particular.

Por ejemplo, los labios internos de la vulva (labios menores) pueden no ser tan “internos” y sobresalir de los labios mayores; o pueden permanecer ocultos, bien escondidos dentro de la vulva hasta que los vayas a buscar.
Además, pueden ser de un tono único y homogéneo, o mostrar diferentes tonos de color, volviéndose más oscuros hacia los extremos. ¡Y en cada uno de estos casos son normales, saludables y hermosos! Largos, cortos, rosa, beige, marrón: ¡siempre normales!

Los labios mayores también varían de una mujer a otra: algunas están cubiertas de pelo grueso, que puede llegar hasta el muslo y alrededor del ano, mientras que otras tienen muy poco; algunos están hinchados, otros relativamente planos; algunos tienen el mismo color que la piel circundante, mientras que otros son más oscuros o claros. ¡Todos normales y todos hermosos!
Recuerdo que la cultura en la que vivimos influye en la idea que tenemos de los genitales y la sexualidad; y cuanto más podamos ver nuestro cuerpo por lo que es, y no por los significados que le impone la cultura, más podremos aceptarlo y amarlo tal como es, reconociendo su gran valor.

Hay una escasez real de imágenes precisas y científicas de los genitales femeninos, y esto ciertamente ha contribuido a garantizar que haya mucha confusión sobre lo que es “normal” y aquello que no lo es. Y luego las imágenes de pornografía se modifican con medios digitales para conformarlas a un modelo específico, con labios “hacia adentro” y colores homogéneos.
Entonces, las representaciones culturales de la vulva se limitan a una gama muy estrecha de variantes, cuando en realidad los genitales presentan diferencias significativas entre una mujer y otra; y casi nunca una de las muchas conformaciones posibles puede considerarse patológica.

Y esta forma limitada de representar el cuerpo femenino en realidad puede cambiar la percepción de las mujeres sobre cómo debería ser una vulva “normal”.
Por lo tanto, te recomiendo echar un vistazo a la obra “Great Wall of Vagina” del artista inglés Jamie McCartney, una pared de 400 modelos de vulvas en yeso. El trabajo se presentó por primera vez en 2012 en Londres y desde entonces ha viajado por Europa, y continúa sorprendiendo y escandalizando a miles de personas.

Detalle de “Great Wall of Vagina” del artista Jamie McCartney

Su mensaje es profundamente significativo: cada cuerpo es diferente de los demás, y es precisamente en esta diversidad que consiste la normalidad.
De hecho, el artista explica: “Si no tenemos un modelo saludable de lo que es ‘normal’, ¿cómo podemos saber si somos ‘normales’ o no? Las personas están perpetuamente obsesionadas con sus cuerpos, e incluso la esfera más íntima está ahora al alcance de la cirugía plástica, que trata de convencer a las mujeres de que son de alguna manera imperfectas.”

Después de todo, la pornografía y la cirugía estética transmiten mensajes desviados sobre el cuerpo y las diversas formas que puede tomar por naturaleza, y la consecuencia directa es la falta de conciencia del cuerpo y la intimidad.
¡Entonces recordemos que nuestros genitales, como todo nuestro cuerpo, son perfectos como son!

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita con esta columna será el primer lunes de agosto, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi o seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICAS
LAS MUJERES Y LA LUNA

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi