Segunda luna llena en Acuario 2021

Condividi sui tuoi social

En las últimas semanas ha habido mucho movimiento a nivel energético: primero el Portal de Leo, que comenzó el 26 de julio, alcanzó su máxima expresión con la luna nueva en Leo el 8 de agosto y terminó el 12 de agosto; luego la conjunción de la Luna y Venus en el signo de Virgo. Sabemos que desde el Venus Star Point del pasado mes de marzo, Venus ha ido ascendiendo paulatinamente por el cielo, saliendo del mundo de abajo para alcanzar su máxima expresión y expansión: cada mes la conjunción de la luna creciente con Venus marca el paso de un portal a lo largo de este ascenso desde el mundo de abajo, y este mes nos ha hecho cruzar el portal de la comunicación, invitándonos a expresar nuestra auténtica voz, nuestra verdad, sacando a la luz nuestro templo interior y ofreciéndonos al mundo en servicio.
Así que en estas semanas todo nos ha empujado a reconocer nuestra verdadera esencia y a encontrar el valor para dejar que se exprese y se manifieste.

De hecho, también la luna nueva en Leo ocurrió justo entre las dos lunas llenas en Acuario: la primera ocurrió en julio, cuando la Luna estaba en el primer grado del signo, y la segunda ocurrirá el próximo domingo, 22 de agosto, cuando la Luna alcance de nuevo su plenitud siempre en el signo, pero esta vez en el último grado de Acuario.
El pasado mes de diciembre, con la gran conjunción de Júpiter y Saturno en Acuario que tuvo lugar junto con el solsticio de invierno, muchos empezaron a hablar del inicio de la Era de Acuario; y aunque no creo que fuera el inicio preciso de una era histórica, estamos en pleno proceso de transición. Y da la casualidad de que este año vivamos dos lunas llenas en el signo de Acuario.

Leo y Acuario son dos polaridades complementarias, y si has trabajado conmigo antes, sabes que insisto mucho en la integración de las polaridades, porque es en lo opuesto donde reside la medicina. En este caso, el eje Leo-Acuario confronta la individualidad con lo colectivo, es decir, nos recuerda que sí, que todos somos iguales (Acuario) pero que nadie es igual al otro (Leo), por lo que nos empuja a expresar nuestra identidad y singularidad frente a los demás. Así que en estas semanas se nos ha pedido que nos pongamos en contacto con nuestro corazón (Leo) y dialoguemos con él para entender sus deseos, para sentir lo que anhela nuestra alma.
Entonces, ¿estamos llevando una vida que nos gusta y que sentimos que está en consonancia con nosotros, o nos hemos conformado?
¿Nos dejamos esclavizar por algo en lo que no creemos?
¿Hay algo que tengamos que dejar atrás para ser quienes realmente somos?
¿Desde qué estado interior penetramos la realidad que nos rodea?
¿Cultivamos el espacio interior para poder registrar este estado y mantener un diálogo con él?
¿Nuestro uso de las redes sociales (Acuario) nos está desconectando de nosotros mismos y de los demás?

Porque para abrir caminos al mundo exterior (Acuario), primero hay que encontrar y reconocer el hogar dentro de uno mismo (Leo).

Entre otras cosas, Júpiter, Saturno, Neptuno, Plutón y Quirón están retrógrados, y a partir de hoy Urano también entra en movimiento retrógrado, por lo que se nos pide que actuemos con lentitud, cuidado y cautela: aunque el Sol en Leo nos impulsa a manifestar nuestra luz en la realidad para dar vida a lo que nuestro corazón desea, es mejor no impacientarse y apoyarse en Mercurio y Marte en Virgo, un signo que nos ayuda a poner en orden nuestras ideas y a analizar las cosas en profundidad antes de actuar. Y después de la luna llena del domingo, el Sol también se trasladará al signo de Virgo, que disecciona, analiza, separa, examina, clasifica para quedarse sólo con lo realmente importante.
Así que viene en nuestra ayuda ya que Acuario es inconformista, independiente, se sale de lo establecido, no puede quedarse en el camino trillado, siente la necesidad de destacar, de revolucionar las cosas y las ideas, y por eso a veces nos encontramos con un montón de ideas locas en la cabeza y la impaciencia por ponerlas en marcha. Pero Virgo nos ayuda a discernir y a no cometer los mismos errores de siempre.

Y Mercurio y Marte en Virgo estarán en trígono con Urano en Tauro y Plutón en Capricornio: por un lado, la mente se alinea con la acción (Mercurio y Marte); por otro, Urano (regente de Acuario) nos da nuevas ideas que nos empujan hacia el cambio, hacia la búsqueda de la libertad, pero manteniéndose flexible, permitiéndonos experimentar y cambiar si las cosas no están funcionando, y también dándonos mucha creatividad para buscar y probar diferentes caminos. Finalmente Plutón, que entró en el signo de Capricornio en 2008 y donde permanecerá hasta 2024, ha ido abriendo poco a poco una puerta que nos ha permitido entrar en un lugar de gran limpieza, sobre todo a nivel del alma: Plutón tiene una vibración energética muy alta, capaz de destruirlo todo, creando las condiciones ideales para empezar literalmente de cero, a través de una metamorfosis y una regeneración radical.

Y por último, la Luna estará en conjunción con Júpiter, un planeta que nos ayuda a expandirnos, a pensar en grande, a visualizar un futuro esperanzador y a ser visionarios. Así pues, abrámonos a una nueva visión de nuestra realidad, dirijamos nuestra mirada hacia el futuro y preparémonos para realinearnos con nuestros deseos y nuestra verdadera naturaleza.
Feliz luna llena, Francesca Zangrandi

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post