Último cuarto lunar en Escorpio y cambio de signo de los nodos lunares

Condividi sui tuoi social

Mañana se perfeccionará el último cuarto lunar en el signo de Escorpio. Como ya sabemos, cuando la Luna está menguante, nos ayuda a limpiar, a soltar lo viejo para dar paso a lo nuevo, y esta vez además está en el signo que más nos invita a profundizar y transformar o soltar aquello que ya no vibra con lo que somos hoy.
Así que es hora de hacer una limpieza profunda. Cualquier resistencia al crecimiento o al cambio caerá, porque hemos escuchado la llamada de algo nuevo alto y claro, pero primero debemos estar dispuestos a dejar morir aquellas partes de nosotros que ya no resuenan con lo que hemos descubierto o sentido que somos hoy.

Se nos pide que miremos a la oscuridad, a nuestras propias profundidades, reconociendo lo que nos frena y así poder cerrar con todo lo que no ha sido completamente procesado y que de alguna manera todavía influye en nuestras vidas y nuestras elecciones. Escorpio es un signo de muerte y renacimiento y nos invita a la transmutación.
Y la Luna está en trígono con Júpiter y Eros en Piscis, el primero expandiendo la necesidad de buscar la verdad y el segundo invitándonos a expresar lo que está en línea con nuestros deseos.

Y la semana pasada, después de unos 18 meses, los nodos lunares cambiaron de signo, llevándonos a experimentar un nuevo crecimiento evolutivo. Ahora el Nodo Sur ha pasado del signo de Sagitario al de Escorpio, y el Nodo Norte ha pasado del signo de Géminis al de Tauro.
El eje de los nodos lunares está relacionado con el alma y su evolución: mientras que el Nodo Sur representa de dónde venimos, es decir, la memoria kármica, lo que conocemos bien y lo que nos pertenece, el Nodo Norte representa hacia dónde vamos, es decir, la dirección que nos permitirá evolucionar gracias a sus retos y enseñanzas.

El eje Sagitario-Géminis nos ha dado la oportunidad de soltar creencias que pensábamos que eran verdades absolutas y que nos limitaban de alguna manera, para abrirnos a nuevas perspectivas y nuevos puntos de vista; y al mismo tiempo nos ha ayudado a alejarnos de la verdad dictada por los gurús y acercarnos cada vez más a nuestro maestro interior.
Ahora el eje Escorpio-Tauro nos dará la oportunidad de aprender a confiar en los ciclos naturales de la vida, a estar abiertos al cambio cuando sea necesario. Ambos signos se preocupan por establecer y preservar su valor intrínseco: Tauro actúa sobre lo material, mientras que Escorpio busca cultivar los niveles emocionales y espirituales, destruyendo los límites físicos, por lo que tendremos la oportunidad de hacer un trabajo interior sobre el significado de la belleza, el dinero, la prosperidad, empujándonos a encontrar formas creativas de sacar a la luz los verdaderos valores. Francesca Zangrandi

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post