Luna nueva en Acuario 2022

Condividi sui tuoi social

El mes de febrero empezará con fuerza: no sólo comenzará la temporada de Imbolc, sino que también será el Año Nuevo Chino y comenzará un nuevo ciclo lunar.

De hecho, el martes por la mañana se perfeccionará la luna nueva en el signo de Acuario y la Luna estará en el perigeo, es decir, en el punto de mínima distancia de la Tierra, o bien, será una superluna.
En algunas culturas el ciclo lunar de febrero se denomina “luna inmaculada”, del latín “immaculatus”, “in-macula”, que significa sin mancha o sin transformación. La Diosa Doncella aún no ha dado a luz y lleva en su vientre la semilla de la transformación.

A diferencia de lo habitual, aunque estamos en la estación de Acuario, muchos planetas están en el signo de Capricornio (Marte, Venus, Mercurio y Plutón, además de los asteroides Vesta y Juno), pero en el momento del novilunio el Sol y la Luna estarán en Acuario, a sólo tres grados de Saturno.
Acuario es un signo de Aire que nos invita a salir de nuestra zona de confort y a tomar una nueva dirección dándonos una nueva visión de las cosas y abriéndonos al cambio. De hecho, se representa con un hombre que lleva un ánfora (a veces dos) de la que se vierte agua en el suelo, símbolo de bendición y protección. Todavía es invierno y hace frío, pero los días se alargan; la tierra sigue desnuda, pero pronto dará sus primeros signos de renacimiento; y el anuncio del renacimiento primaveral hace de Acuario un signo proyectado hacia el futuro, inclinado a crear y hacer planes.

Cuando la energía de Acuario es muy fuerte, nos invita a salir de nuestra zona de confort, a tomar una nueva dirección dándonos una nueva visión de las cosas y abriéndonos al cambio, pero al mismo tiempo existe el riesgo de quedarnos demasiado en la mente. Y demasiada energía mental es contraproducente, porque nos desconecta de lo que somos y puede llevarnos a perseguir lo que queremos hacer, conseguir, alcanzar, alejándonos del presente, del placer que sentimos en el aquí y ahora, de nuestro propio cuerpo.
Pero muchos planetas están en Capricornio, el signo de la responsabilidad y la disciplina, pero también de la aspiración, el que quiere llegar a la cima. Así que tenemos la oportunidad de poner en marcha lo que hemos estado tramando y planificando en los últimos meses, y una gran oportunidad de conseguir nuestros objetivos.
Hacia la dimensión más profunda de nuestro ser

El Sol y la Luna están en conjunción con Saturno, así que si por un lado Acuario nos da el impulso de huir, por otro Saturno nos insta a asumir responsabilidades y respetar los límites.
Saturno, que rige el signo de Capricornio, es un planeta esencial para nuestro crecimiento personal: representa la autoridad, una especie de padre interior; es el regente absoluto del sacrificio y la renuncia, por lo que su forma de actuar puede ser a veces dura, áspera y puede llevar a situaciones difíciles, pero normalmente impone cortes y problemas que debemos afrontar para mejorar nuestra situación a largo plazo. Así que con esta luna puede que nos enfrentemos a algo de lo que no nos hemos responsabilizado en nuestra vida, o puede que nos enfrentemos a un reto necesario para conseguir nuestros objetivos, para seguir ascendiendo y llevar la vida a la que estamos destinados. Pero aunque Saturno nos ponga algunos obstáculos, también nos da la resistencia para superarlos.

Porque, al fin y al cabo, Saturno quiere ayudarnos a encontrar nuestro camino. Y nos da la oportunidad de plantar semillas para crear objetivos a largo plazo.
Y Marte está en el signo de Capricornio: no sólo es el planeta de la guerra, sino el que rige la acción, la energía, la motivación y el espíritu emprendedor; y Capricornio está decidido a llegar a la cima, no importa el tiempo que tarde, lo importante es llegar, y es paciente y decidido. Y Marte está en conjunción con Venus (el deseo) y Vesta (nuestro fuego interior), también en trígono con Urano en Tauro, así que de alguna manera nos están diciendo que no nos limitemos a mirar la meta, sino que disfrutemos del proceso de llegar a ella.
Honrar la verdad, lo divino que vive en cada uno de nosotros

Y por último, el Clan Madre de este ciclo lunar es la Guardiana de la Sabiduría, la que nos recuerda que la historia de todo lo que ha sucedido en el planeta está forjada en piedra y que la Madre Tierra está dispuesta a transmitir las memorias a quienes deseen aprenderlas. Este Clan Madre también nos enseña que todo lo que hemos vivido puede ser sacado de los cajones de la memoria en cualquier momento para darnos apoyo y ayuda en cada lección de la vida. Por último, la Guardiana de la Sabiduría nos recuerda que cuando prestamos atención al aquí y al ahora, no nos perdemos en preocupaciones sobre el pasado o el futuro, y que es estando plenamente en el presente como podemos aprender el arte de la expansión a través del autodesarrollo.

Así que tratemos de mantenernos centrados en el aquí y ahora, abriéndonos a nuestra esencia y originalidad: etimológicamente, la palabra “original” deriva del latín “originàlem”, un derivado de “origo-gĭnis”; cuando se utiliza como adjetivo significa “de origen, no copiado ni imitado, nuevo, que tiene carácter propio”, y como sustantivo significa “cualquier cosa y cualquier obra de arte que es la primera que se hace”. En otras palabras, atrevámonos un poco más, aceptemos ser nosotros mismos al máximo, mostrando al mundo nuestra verdad y singularidad, dando voz a nuestra alma. Francesca Zangrandi

PD. El martes a las 19:00 hora de España tendremos una CEREMONIA DE LUNA NUEVA E IMBOLC: la reunión será vía zoom y gratuita, ¡contacta conmigo para inscribirte!

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post