Condividi sui tuoi social

Mañana no sólo será el novilunio en el signo de Acuario y la festividad de Imbolc, sino también el Año Nuevo chino, que no tiene fecha fija porque sigue el calendario lunar y coincide con la segunda luna nueva después del solsticio de invierno.
El Año Nuevo chino, también conocido como Fiesta de la Primavera o Año Nuevo Lunar, es la fiesta más importante del año en China, y el periodo festivo dura dieciséis días. La gente se reúne con sus familias, hace ofrendas a las deidades y a los antepasados, limpia sus casas para deshacerse de lo viejo y dar paso a la felicidad y la buena fortuna que trae el Año Nuevo, etc…

El origen del Año Nuevo chino se remonta a una leyenda de un tiempo lejano, cuando vivía en China (en las profundidades del mar o en las montañas) el monstruo Nian que, una vez al año, salía de su escondite para cazar a los humanos y especialmente a los niños. Según la leyenda, el monstruo tenía dos puntos débiles: el color rojo y los ruidos fuertes.
Por eso el rojo se ha convertido en el color del Año Nuevo chino (todo se decora de rojo, el color de la buena suerte, y se cuelgan farolillos rojos por todas partes), y la tradición incluye muchas actividades “ruidosas”, como cantos, bailes, música, fuegos artificiales y petardos.

En la tradición china, se asignan cíclicamente doce animales diferentes a distintos años: la leyenda dice que estos animales (el ratón, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo) fueron seleccionados porque respondieron a la llamada de Buda.
Estos animales están relacionados con la vida cotidiana de los antiguos chinos o son importantes en la cultura tradicional por su significado simbólico; y se suceden en un orden muy preciso, determinado por la alternancia del yin y el yang.

Dejamos el signo del Buey, el segundo animal del zodiaco chino, asociado a la paciencia; de hecho, este animal es trabajador, metódico, incansable, capaz de superar todo tipo de dificultades y de alcanzar cotas muy altas de éxito gracias al trabajo duro, la capacidad de planificación y la perseverancia. Y entramos en el año del Tigre.
Según la teoría de los elementos, cada signo del zodiaco se asocia cíclicamente con uno de los cinco elementos, y este año se asocia con el elemento Agua. El signo del Tigre se asocia con el valor y la fuerza, pero también con la impulsividad, la terquedad y la determinación.

Así que este año se nos pedirá que tengamos el valor de perseguir nuestras ideas y que seamos decididos a intentar realizar nuestros deseos, aprovechando la agudeza del tigre y la viva creatividad que nos da. Al fin y al cabo, estamos en el año seis, el número que representa el amor incondicional y la palabra “coraje” podríamos traducirla como “tener corazón” (viene del latín “coratĭcum” o también “cor habeo”, un adjetivo que deriva de la palabra compuesta “cor”, “cordis” -corazón- y el verbo “habere” -tener-).
Igor Sibaldi también señala que, como muchas otras palabras que terminan en “aje”, la palabra “coraje” indica una acción que tiene un propósito preciso (por ejemplo, “aterrizaje” es llegar al suelo y “anclaje” es anclarse) y también el alcance de algo (por ejemplo, “voltaje”, “amperaje”, etc.); y por lo tanto sugiere que “coraje” significa hacer cosas que revelan, especialmente a nosotros mismos, nuestro corazón, nuestra autenticidad.

Así pues, ¡que el Año del Tigre sea un buen augurio para que podamos conectar con lo más profundo de nuestro corazón, nuestra alma, y dejar que se exprese con toda su verdad! Francesca Zangrandi

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post

noticias

Primer cuarto lunar en Capricornio

La Luna está transitando en el signo de Sagitario, pero mañana por la noche se completará el primer cuarto lunar en el signo de Capricornio.