Condividi sui tuoi social

Aquí estamos, ¡un nuevo año ha llegado! Hemos dejado atrás el 2021, un número cinco (2+0+2+1=5), un año de exploración y búsqueda constante de nuevas metas, de amor por la libertad y la experimentación; y ahora hemos entrado en el 2022, un número seis (2+0+2+2=6).
El seis es el número de la Diosa, de lo femenino, de la armonía y del amor; en la antigüedad estaba consagrado a Júpiter y a Venus, considerado como símbolo de la belleza y la perfección (de hecho, si sumamos los números 1, 2 y 3, o los multiplicamos, seguiremos obteniendo el número seis).

Gráficamente, el número seis está representado por la estrella de seis puntas, conocida como Sello de Salomón o Estrella de David: mientras que la estrella de cinco puntas corresponde a la dimensión microcósmica, al hombre individual, la estrella de seis puntas corresponde a la dimensión macrocósmica, al hombre universal. La estrella de seis puntas está formada por dos triángulos equiláteros entrelazados: el triángulo con el vértice hacia abajo representa el Agua y la Tierra, los dos elementos más pesados, que tienden hacia abajo, mientras que el triángulo con el vértice hacia arriba representa el Aire y el Fuego, los dos elementos más ligeros, que tienden hacia arriba.
Por tanto, expresa la unión del Cielo y la Tierra, y podríamos decir que el número seis es el número de la armonía y que nos pide que encontremos un equilibrio entre la materia y la espiritualidad.

De hecho, en el Árbol de la Vida cabalístico, el número seis está representado por la Sephirah central, Tipheret, la belleza, que se sitúa a medio camino entre lo alto y lo bajo y entre la derecha y la izquierda. Tipheret es la revelación de la profunda belleza inherente a la creación y, por tanto, a su autor, y la verdadera belleza para los cabalistas es la que se basa en la verdad; quienes experimentan la belleza de la verdad pueden experimentar la armonía y la integración, logrando así la sanación.
En el cuerpo humano, Tipheret corresponde al corazón y a la capacidad de amar incondicionalmente. Y el Arcángel con el que se asocia es Rafael, el Maestro de la sanación, que en la tradición cabalística se conoce como Raphael: Resh-Aleph-Pe-Aleph-Lamed, que significa “sanación de Dios” o “Dios cura”.

El año 2020 nos trajo la demolición de estructuras hasta ahora conocidas, y en 2021 exploramos y experimentamos con nuevas posibilidades, buscando constantemente nuevas metas (después de todo, el arquetipo asociado al número cinco es el Buscador). Ahora 2022 nos invita a un proceso de sanación.
Y esta sanación se consigue cuando contactamos de verdad con nuestro corazón, con nuestra verdad profunda, unificando todas las polaridades en nuestro interior y llegando a la unidad.

Si consideramos las cartas de los Arcanos Mayores del Tarot, la carta VI es la de los Enamorados: en la baraja de Rider Waite esta carta se representa con Adán y Eva, el primero junto al árbol de la vida y la segunda junto al árbol del conocimiento; entre los dos, en lo alto del cielo, un sol resplandeciente (Tipheret se asocia con el Sol) y el Arcángel Rafael que parece bendecirlos diciéndoles que el amor y la unión son la clave de la curación.
En la carta Adán está mirando a Eva, y Eva está mirando hacia arriba: si asociamos a Adán con la mente racional, a Eva con la mente emocional y al Arcángel Rafael con el yo superior, el mensaje sería contactar con nuestro corazón y emociones, porque la mente racional no puede alcanzar un estado elevado de conciencia sin la parte emocional y nuestras vulnerabilidades. Y Adán y Eva están desnudos, lo que nos recuerda la importancia de ser sinceros y auténticos, de no ocultar nuestras vulnerabilidades sino de hacerlas nuestra fuerza; sólo mostrando nuestra verdad más profunda podemos impulsarnos hacia arriba y sacar lo mejor de nosotros. El amor es lo contrario del miedo: si no cedemos al miedo y decidimos seguir lo que desea nuestro corazón, nuestra verdad profunda, experimentaremos la unión y la sanación.

Pero el 2022 también podría verse como un triple dos, un número que nos habla de contrastes, de dualidad y de separación, y que subraya la necesidad de reconciliar los opuestos para volver a la unión, a la unidad.
El número dos en los Arcanos del Tarot es la carta de la Suma Sacerdotisa, también conocida como la Papisa, que representa la iluminación espiritual a través de la sintonía con la propia intuición, es decir, nos dice que busquemos las respuestas en nuestro interior, convirtiéndonos en dueños de nosotros mismos; nos pide que abracemos lo divino femenino honrando la conexión con nuestra propia intuición y sabiduría interior, equilibrando e integrando lo masculino y lo femenino dentro de nosotros mismos para luego encontrar esta colaboración de dos también fuera.

De hecho, en la carta la Suma Sacerdotisa está sentada en un trono entre dos columnas, una blanca y otra negra, que podrían compararse con el yin y el yang, recordándonos que vivimos en la dualidad y que todo tiene una polaridad, y que es importante salir de la individualidad para volver a la unión (al fin y al cabo, nos dirigimos cada vez más hacia la Era de Acuario, y Acuario tiende al colectivo).
Luego, a los pies de la Suma Sacerdotisa está la luna, que nos habla de la intuición, la receptividad, el instinto, el inconsciente, las emociones… Aunque su rostro es inexpresivo y no deja que se filtre ninguna emoción: como el pensamiento, la emoción también es fruto de la individualidad, pero la Suma Sacerdotisa se disocia en busca de la unión. Así que es como si este número dos, repetido tres veces, nos obligara a dar una nueva forma y una nueva lectura a los aspectos emocionales de las experiencias de la vida, evaluándolos dentro del conjunto y no sólo mirándolos desde nuestro punto de vista individual. En otras palabras, no nos fijemos en una sola parte de la historia; ambas partes, si están bien utilizadas y analizadas, dan una imagen real del conjunto.

No es casualidad que la sexta letra del alfabeto hebreo sea Vav, cuya función es la conjunción: podríamos considerarla como una columna vertebral que une la Tierra y el Cielo; la letra que nos recuerda que sólo podemos irradiar nuestra luz en unión y equilibrio. La energía de Vav nos ayuda a encontrar nuestro eje vertical, a estar con los pies en la Tierra, el Sol en el corazón y la cabeza en el Cielo de la conciencia universal. Y esta podría ser la definición del Nuevo Humano hacia el que caminamos.

Y uno de los tránsitos que caracterizarán el año 2022 será la conjunción de Júpiter y Neptuno en el signo de Piscis: ambos planetas ya están en el signo, pero se unirán en abril; antes de que se descubriera Neptuno, Júpiter era el regente de Piscis, luego pasó a Sagitario y Neptuno ocupó su lugar, pero sin embargo no ha cambiado el hecho de que Júpiter aquí puede expresar mejor sus características.
Neptuno es el dios de los océanos, de los mares y de las aguas subterráneas, por lo que representa perfectamente las fluctuaciones emocionales de Piscis, el último signo del elemento Agua; es el planeta de la fantasía, de los sueños, de las ilusiones, del misticismo, pero también del amor incondicional, por lo que nos recuerda que no hay fronteras, todo es uno, y nos enseña que para avanzar debemos dejar el control y fluir con la corriente, con la vida. Júpiter, el rey de los dioses, es expansión, nos invita a abrir la mente y dilata todo lo que existe dentro del arquetipo que toca.

El signo de Piscis es el último del zodiaco, el que se encuentra en el hueco entre el invierno y la primavera, entre los últimos alientos helados y los primeros rayos cálidos del sol, por lo que cierra un ciclo y reabre otro, o más bien sienta las bases y los supuestos para ello. Representa tanto el principio como el fin, la realidad y la visión, el espíritu y la materia.
Y para recordarnos que marca el paso de una fase a otra, el cierre de un ciclo y la reapertura de otro, está también la representación gráfica del signo, formada por dos peces que se mueven en direcciones opuestas, que podrían representar el pasado y el futuro, como si se tratara de purificar los acontecimientos que hemos vivido en el pasado, en las experiencias que ya hemos vivido, y al mismo tiempo nos lleva a sentirnos preparados para transformar algo o acoger lo nuevo.

El signo de Piscis no tiene fronteras, las trasciende para disolverse en el todo; representa el infinito, es imprevisible, esquivo y extático, es espiritual, intuitivo, soñador. Nos sumerge en el inconsciente y nos conecta con el aspecto más espiritual de la vida y con nuestra propia alma; nos insta a abrirnos a la imaginación, la intuición, la divinidad y las emociones. Y tiene una gran propensión a dedicarse a los demás: precisamente porque trasciende las fronteras, siente lo que sienten los demás, de ahí su deseo de ayudarles cuando siente que sufren. Y resulta que el arquetipo del número seis es el Ángel: compasivo, generoso, desinteresado, dedicado a los demás, que protege a los más vulnerables.
Pero si percibir y percibirnos por un lado nos permite aprender a confiar en nuestra voz interior, por otro lado puede llevarnos a la necesidad de escapar de la realidad. Y esto puede significar encontrar refugio en algo externo, como las drogas o el comportamiento desordenado y excesivo.

Como siempre digo, integrar la medicina de la polaridad opuesta es lo que nos ayuda a recuperar el equilibrio y volver a la unidad. La polaridad de Piscis es el signo de Virgo: mientras el primero es imprevisible, escurridizo y caótico, el segundo representa los detalles, es escrupuloso, centrado y concreto.
Por lo tanto, el orden de Virgo puede darnos concreción para que no corramos el riesgo de escapar de la realidad, y para que podamos utilizar la fe y la entrega total (cualidades piscianas) sin perder nuestros límites. ¿Cómo podemos utilizar la energía de Virgo? Creando pequeños rituales cotidianos que nos ayuden a recuperar el orden.

Así que demos la bienvenida a este nuevo año con una nueva energía y nuevos sueños por cumplir, teniendo el coraje (“teniendo corazón”) de contactar con nuestra alma y nuestra belleza más profunda, que el número seis representa el amor incondicional (el mensaje místico del número seis según las enseñanzas de Yeshua es “El poder de la oración y la belleza como códigos del Divino Femenino”).
La sanación se encuentra en el corazón, el lugar de unión de las polaridades, el punto de equilibrio entre lo alto y lo bajo, la derecha y la izquierda, el interior y el exterior, lo masculino y lo femenino.

Ahava, Francesca Zangrandi

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post

noticias

Primer cuarto lunar en Piscis

Esta tarde se perfeccionará el primer cuarto lunar en el signo de Piscis, el último del zodiaco.   Por un lado la Luna