Primer cuarto lunar en Libra

Condividi sui tuoi social

Esta noche se ha perfeccionado el primer cuarto lunar, que se produce cuando la Luna forma una cuadratura con el Sol. Por un lado la Luna en Libra, un signo de Aire, y por otro el Sol en Cáncer, un signo de Agua: por un lado la necesidad de equilibrio, de armonía, de sentido de la justicia, de relación con el otro, y por otro el impulso de emocionalidad, de sensibilidad, de receptividad, de cuidado, de apego.

En cierto modo, las dos luminarias nos hablan de las relaciones, pero en realidad forman una cuadratura en T con Quirón en Aries, que nos habla de una herida, un trauma o un desequilibrio: relacionarse con los demás no siempre es fácil; a menudo nuestra forma de vivir las relaciones humanas no es saludable. Hablamos mucho de paz y amor, pero hasta que no estemos en paz con nosotros mismos y nos amemos incondicionalmente, difícilmente podremos estar en paz con los demás y amarlos profundamente. Tal vez sea el momento de mirar dentro de nosotros mismos y considerar las emociones que aún no hemos procesado, las heridas que hemos preferido enterrar para no sufrir más (sin darnos cuenta de que al hacerlo el dolor aumentaría en lugar de disminuir).

Venus, el regente de este cuarto lunar, está en Géminis: el planeta del amor y de las relaciones interpersonales está en el signo que nos habla de la palabra, de la comunicación, de la curiosidad, enfatizando aún más la necesidad de aclarar nuestro punto de vista en las relaciones interpersonales, de recuperar el diálogo, de encontrar la manera de entendernos más, de establecer intercambios más sinceros. Y Venus está en estrecha conjunción con el asteroide Hekate, que representa a la diosa Hécate, que es tan inmensa que es difícil decir en pocas palabras quién es, y de hecho se le han dado muchos nombres diferentes, como trivia, que viene de «trivius», que significa «adorada en los trivios, en la encrucijada». De hecho, Hécate vigila y preside las encrucijadas, lugares de concentración de energías, donde se nos invita a elegir; no por casualidad, en algunas representaciones Hécate tiene tres cabezas, cada una mirando en una dirección diferente, y es la diosa de las elecciones y de la libertad de elección. Como asteroide, Hekate nos habla de libertad (de pensamiento, de palabra, de sexualidad, etc.), de emancipación, de predisposición a la adivinación y a la clarividencia, y nos recuerda que no debemos ignorar nuestras respuestas instintivas y emocionales; Hekate es el límite entre lo que fue, lo que es y lo que está por venir, y al enseñarnos que la verdadera sabiduría se encuentra en nuestro interior, nos conduce de vuelta a nuestra luz.

Marte y Mercurio han cambiado de signo, ambos dejan el signo que rigen. De hecho, Marte ha pasado del signo de Aries al de Tauro y Mercurio ha pasado del signo de Géminis al de Cáncer. Marte es la chispa que pone en marcha las cosas, pero en el signo de Tauro debe aprender a trascender la impulsividad a la acción rápida para actuar con paciencia y precaución. Mercurio representa la mente, pero en el signo de Cáncer debe aprender a ser menos mental y contactar más con las emociones, para que la comunicación sea más «desde el corazón», donde seamos realmente capaces de escuchar a la otra persona y reconocerla. Tanto Tauro como Cáncer nos piden de alguna manera que nos quedemos: el primero contactando con el cuerpo y el segundo contactando con lo más profundo, con las emociones. Pero con este primer cuarto, la Luna da el pistoletazo de salida a la semana más activa del mes, y al estar en el signo de Libra, nos invita a encontrar el equilibrio: entre nosotros y el otro, entre el hacer y el holgazanear, entre la acción y la reacción, entre el ir y el quedarse…

Por cierto, Marte se acerca poco a poco a Urano en Tauro: un momento de gran transición, de tránsito, de ruptura de viejas estructuras… Precisamente ayer, organizando el blog para la nueva web que se estrenará en unos días, me encontré con un artículo que escribí en mayo de 2019: el título es “Sanar es cambiar”, y algunas de las palabras me parecieron muy actuales, me resonaron mucho, así que si te apetece, te invito a leerlo también. Ya sea ligero o intenso, cada pasaje es una gran oportunidad; ¡depende de nosotros decidir cómo queremos aprovecharla! Francesca Zangrandi

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post