Condividi sui tuoi social

Mañana tendremos luna nueva en el signo de Virgo, así que el Sol y la Luna estarán conjuntos en este signo.
Virgo es un signo que busca la integración individual, tanto física como mental, emocional y espiritual: ha pasado por todas las etapas de los signos anteriores, es decir, por el coraje impulsivo de Aries, la estabilidad de Tauro, la curiosidad de Géminis, la necesidad de enraizamiento de Cáncer y la creatividad de Leo, y ahora trata de reordenar todo lo que ha adquirido para preparar los fundamentos que luego permitirán la salida al mundo y la colaboración con lo exterior.

Para Virgo todo debe integrarse, coincidir, mezclarse: su tarea es consolidar todas las diferentes etapas de la experiencia en un todo orgánico que funcione, preparando el terreno para los próximos signos del zodíaco, que representan las relaciones con los demás, la sociedad y el mundo.
Así que podríamos decir que representa el final de un ciclo y el comienzo de otro: la tierra fértil de Tauro ha llegado al final de su ciclo, y ahora ya no es necesario cosechar los frutos para alimentarse (típico de Leo), sino preservarlos en vista de la temporada de invierno. Es hora de proteger la cosecha, por eso para Virgo es esencial el control: las energías están en fase descendente, el futuro es incierto, por lo que es bueno comprender bien la situación y encontrar un esquema de referencia a seguir metódicamente, porque Virgo necesita que todo esté perfectamente en orden.

El glifo de Virgo se parece a la letra eme, pero termina con la tercera pata doblada hacia adentro, como para subrayar su naturaleza introvertida y su necesidad de protegerse: así como la tierra se encierra para proteger sus riquezas de los rigores del invierno, así nosotros necesitamos proteger nuestra propia semilla de luz; es decir, este es el momento de reunirnos para prepararnos para el salto de calidad que nos espera, aprovechando la experiencia adquirida y corrigiendo cualquier imperfección.

La energía de la Tierra estará muy presente en esta nueva luna: no sólo la Luna y el Sol están en el signo de Virgo, sino que Urano está en el signo de Tauro y Júpiter, Saturno y Plutón están en el signo de Capricornio.
Toda esta energía de la Tierra nos impulsa a centrarnos en los aspectos prácticos buscando soluciones a los problemas reales a los que nos enfrentamos. También nos hace más conscientes del daño que estamos infligiendo a la Madre Tierra, de cómo la corrupción y la ineficiencia del sistema político y económico están dañando nuestro planeta; y nos ayuda a darnos cuenta concretamente de lo que estamos haciendo y de lo que todo esto conlleva. En particular, Urano en Tauro nos está mostrando cuánto dolor hemos infligido a la Madre Tierra, y los planetas en Capricornio nos están diciendo que es hora de asumir la responsabilidad.

El signo de Virgo rige el abdomen y el intestino. La medicina tradicional siempre ha considerado el intestino fundamental para nuestra salud, y para la Medicina Tradicional China el intestino separa lo puro de lo impuro. De hecho, Virgo diseca, analiza, separa, examina, clasifica para preservar sólo lo que es realmente importante; las palabras clave para Virgo son «diferenciación» y «discernimiento».
Entonces, ¿qué intenciones y propósitos queremos plantar para el nuevo ciclo con respecto a nuestro cuerpo y a la Madre Tierra? ¿Qué cambios queremos hacer en nuestra rutina? ¿Qué hábitos queremos abandonar porque no son saludables para nosotros o para el planeta Tierra?

Virgo es el signo que nos impulsa a prestar atención y cuidar todo lo que hacemos, y nos enseña que cada pequeño paso nos acerca al objetivo. Así que usemos esta luna nueva para plantar nuestras intenciones que nos llevarán a construir un nuevo estilo de vida, para sentar las bases de nuevos hábitos y rutinas que nos ayudarán tanto a nosotros como a la Madre Tierra.
Feliz luna nueva, Francesca Zangrandi

 

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post