Luna Nueva en Piscis 2021

Condividi sui tuoi social

Mañana comenzará un nuevo ciclo lunar y esta lunación cae en la fase del inicio de la primavera, cuando la fuerza no utilizada, acumulada en las profundidades, irrumpe al exterior; cuando en la naturaleza ya se vislumbran los primeros brotes, la posibilidad del renacimiento. De hecho, la Luna estará en el signo de Piscis, el último del zodiaco, el que se encuentra en el espacio entre el invierno y la primavera, entre los últimos soplos helados y los primeros rayos cálidos del sol; por lo tanto, representa tanto el principio como el final, la realidad y la visión, el espíritu y la materia.
No sólo la Luna y el Sol estarán en este signo, sino también Venus y Neptuno, por lo que el elemento Agua estará muy presente, y este elemento se caracteriza por la mutabilidad y la capacidad de disolver cualquier barrera y división. Es el último elemento en términos de sucesión y representa nuestro lado más sensible, el emocional, que es también el que más nos permite crecer y evolucionar.
Y esta gran presencia del elemento Agua nos da un poco de ligereza: después de la gran presencia del elemento Aire en los últimos meses (que aún permanece porque Mercurio, Júpiter y Saturno están en Acuario), por fin apartamos nuestra atención de la mente y nos concentramos más en el sentimiento. Esto implica menos pensamiento y más conexión.
De hecho, la mente acuariana es muy rápida, pero nos distrae del cuerpo y del sentimiento. El signo de Piscis nos sumerge en el inconsciente y nos conecta con nuestra alma; nos empuja a abrirnos a la imaginación, los sueños, la intuición, la divinidad, el infinito y las emociones. Y sentir y sentirnos, nos permite aprender a confiar en nuestra voz interior.
No es una coincidencia que la Madre Clan de este ciclo lunar sea La que evalúa la Verdad, la guardiana de la justicia, la que nos enseña la ley divina y cómo aceptar la verdad: si nos miramos a nosotros mismos con un ojo desapegado, aceptando lo que vemos, la verdad de nuestras fortalezas y debilidades destruirá las ilusiones que limitan nuestro potencial.
Así que esta luna nueva está dispuesta a guiarnos hacia el interior, hacia nuestras profundidades, en busca de nuestro potencial pero también de nuestra conexión con lo divino. De hecho, el signo de Piscis representa nuestra llamada personal a lo divino: hemos aprendido todos los matices de la individualidad, hemos pasado por todas las etapas de la experiencia, y ahora estamos preparados para volver a nuestra dimensión más espiritual, pasando del «yo soy» al «nosotros somos», disolviéndonos en el universo entero, donde todo es uno.
Esta luna nos devuelve a nuestros orígenes, a lo que realmente somos en lo más profundo; el agua revela en nosotros todo el mundo de los sentimientos y nos pide que tengamos fe. La palabra «fe» viene del griego «pìstis» y se refiere al que tiene confianza, al que confía, al que se fía, por lo que podríamos decir que esta lunación nos pide que nos entreguemos con confianza a nuestro sentimiento y que fluyamos en el movimiento ondulatorio de la vida.
Neptuno es el planeta que rige el signo de Piscis, donde se encuentra ahora: es el planeta del amor incondicional, nos recuerda que no hay fronteras, todo es uno, y nos enseña que para avanzar debemos soltar el control y fluir con la corriente, con la vida. Neptuno está ahora en conjunción con Venus, el planeta del amor físico, por lo que juntos nos invitan a devolver la atención a nuestro corazón.
El chakra del corazón está situado justo en el centro en el sistema de los siete chakras principales, une las fuerzas de arriba y de abajo, de dentro y de fuera; aquí se encuentran lo material y lo espiritual, y representa la puerta del alma, donde se origina todo el amor. Así que conectemos con nuestro corazón, expandámoslo y dejemos que el amor fluya de nosotros al todo y del todo a nosotros, reconectando con nuestra verdadera esencia, que es el amor mismo.
Feliz luna nueva, Francesca Zangrandi

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post