Venus Star Point y luna llena en Libra

Condividi sui tuoi social

El pasado fin de semana fue el equinoccio de primavera (en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur se celebró el equinoccio de otoño) y también comenzó el nuevo año astrológico con la entrada del Sol en el signo de Aries (esto para ambos hemisferios), por lo que estamos en todos los sentidos en una época de gran renacimiento y renovación.

Cada ocho años, el planeta Venus inicia un nuevo ciclo durante el cual pasa a formar un patrón geométrico perfecto en el cielo que se parece a una rosa y que recibe el nombre de Estrella de Venus. Cada pétalo de esta figura geométrica se forma según el tránsito de Venus por el cielo en un ciclo de dieciocho meses. Después de cinco de estos ciclos, Venus vuelve al mismo punto de partida, completando la forma geométrica, y entonces comienza un nuevo ciclo. El 3 de junio de 2020 se abrió un nuevo ciclo de Venus.
Las primeras observaciones del planeta Venus se remontan a los babilonios, es decir, hacia el año 600 a.C., pero durante mucho tiempo se les escapó a los observadores que Venus aparece en el cielo por la tarde o por la mañana, según la época. Durante muchos siglos se la llamó Vespero, es decir, «estrella de la tarde», o Lucifer, es decir, «lo que trae la luz», según el momento en que apareciera en el cielo, aunque se pensara que eran dos estrellas diferentes.

Cada vez que Venus, el Sol y la Tierra se alinean, se produce lo que se llama Venus Star Point, y a partir de ahí cambia el momento en que vemos a Venus desde la Tierra. En un ciclo de ocho años Venus se pone retrógrado cinco veces y en cada una de estas retrogradaciones se crea una alineación entre Venus, el Sol y la Tierra en la que Venus se encuentra entre el Sol y la Tierra. Estas cinco retrogradaciones son el equivalente a una luna nueva, ya que inician el ciclo de dieciocho meses que formará un pétalo del pentagrama, y cada pétalo es una escuela arquetípica bajo la influencia de un signo zodiacal.
En junio de 2020 se produjo esta alineación con Venus retrógrado, bajo la influencia de Géminis; luego, en agosto, Venus alcanzó el punto más alto del cielo como estrella de la mañana, y desde entonces cada mes, uniéndose a la Luna menguante, ha descendido gradualmente en el cielo, cruzando las siete puertas, desnudándose como lo hizo Inanna cuando descendió al Kur, el inframundo. Desde el pasado mes de febrero, Venus es invisible en el cielo, está demasiado cerca del Sol para ser vista.

Nueve meses después de la alineación, se produce un nuevo Venus Star Point, pero esta vez Venus está directo y el Sol está entre Venus y la Tierra. Esta alineación es el equivalente a una luna llena, en el sentido de que es el momento en que culmina el ciclo de Venus.
Y mañana, 26 de marzo, el Sol se situará entre Venus y la Tierra, rompiendo la conexión electromagnética entre ambos durante tres días. Al igual que Inanna estuvo colgada en un gancho durante tres días y tres noches antes de renacer, Venus permanecerá oculta detrás del Sol durante tres días y tres noches, y luego comenzará su ascenso al cielo y renacerá como la estrella de la tarde.

En la culminación de estos tres días nos acompañará también la Luna llena en el signo de Libra, el signo regido por Venus, y el Sol está en el signo de Aries, regido por Marte. Estos dos planetas producen el movimiento de atracción y separación que rige el mundo, representando la pasión con la que la fuerza creadora lo crea todo.
Venus, la diosa del amor, expresa la afinidad, la unión, la atracción por el otro, características que se manifiestan en la relación como la capacidad de fundirse con el otro en una experiencia creativa, en un acto creativo que lleva a una evolución, a un cambio de lo que eran antes los componentes de la relación. Es la energía del amor, de la atracción, la que nos atrae, la que nos transforma, la que nos cambia, la que hace nacer algo nuevo. Marte, nuestro guerrero interior, nos empuja en cambio a actuar, nos pide que nos hagamos valer y nos pongamos por delante de los demás; representa la carga de energía vital que se expresa a través del dinamismo y la agresividad, en el sentido más etimológico del término, «ir hacia» (del latín «ad-gredior»), por lo que es quien saca nuestro lado animal e instintivo, el coraje y la determinación.

Por lo tanto, podríamos decir que Marte y Venus representan los dos polos de una misma energía: tanto Venus representa una energía femenina y receptiva, cuanto Marte representa una fuerza masculina y activa. Y la Luna en Libra y el Sol en Aries nos hablan de la oposición entre el yo y el nosotros, el dar y el recibir, lo femenino y lo masculino.
La mediación de este conflicto permite un equilibrio interior indispensable para una correcta capacidad de relación y encuentro con los demás, y requiere de la energía necesaria para sanar el conflicto interiorizado entre el yo y el otro de mí, entre el egoísmo y el altruismo, dado por tener un primer lugar para ponerse a sí mismo o a los demás.

Y luego, mientras Venus está pasando por este proceso de muerte y renacimiento, Marte está en el signo de Géminis, conjunto con el Nodo Norte de la Luna, es más, justo a 13°, el mismo grado y el mismo signo en el que Venus estaba durante el primer Venus Star Point que abrió las danzas de este ciclo.
Como si custodiara el lugar donde Venus fue fecundada, mientras puede vivir tranquilamente su proceso de muerte voluntaria y posterior renacimiento. Porque al fin y al cabo, esto es lo que hace un masculino sano: no entra en el caos de lo femenino, sino que lo apoya desde fuera, vigilando sus límites, esperando, para que lo femenino pueda vivir su transformación en total libertad, sin miedos ni preocupaciones, simplemente viviendo el proceso.

Libra, perpetuamente en busca del equilibrio, es en realidad consciente de que el verdadero equilibrio no se encuentra estando a solas con uno mismo, sino en la relación con el otro; y puesto que lo externo es sólo un reflejo de mi interior, ¿cómo puedo relacionar lo masculino y lo femenino dentro de mí y encontrar el equilibrio adecuado entre ambos? ¿Es mi masculino interior lo suficientemente responsable para cuidar la semilla, el espacio sagrado, mientras mi femenino interior experimenta su iniciación? ¿Está dispuesto a servir al corazón femenino apoyándolo sin interferir en su transformación, sino encontrando inspiración en él?
Al igual que sólo dos personas completas pueden crear una relación auténtica y verdadera, también nosotros sólo podemos sentirnos en paz si hemos integrado lo masculino y lo femenino en nuestro interior. Debemos buscar la integración de estas dos partes, conscientes de que no son opuestas, sino complementarias, y de que cada una necesita su contraparte para vivir en armonía. Por lo tanto, es hora de unir estas dos partes en una danza melodiosa, que nos lleve cada vez más a ser íntegros y honestos con nosotros mismos.

Por último, el ciclo que culmina ahora había comenzado hace cuatro años, el 25 de marzo de 2017, cuando Venus estaba retrógrado y había un Venus Star Point en Aries (equivalente a una luna nueva). Pero el Sol y Venus también están en conjunción con Quirón, el sanador herido, así que es el momento de replantearse las relaciones de los últimos cuatro años: ¿qué efecto han tenido en nosotros? ¿Hay heridas que ya es hora de dejar atrás? Quirón nos muestra toda la rabia, la frustración y el dolor que hemos experimentado, pero al mismo tiempo también nos muestra lo mucho que hemos hecho internamente para superarlo todo. Y esta luna llena nos limpia el corazón, nos empuja a ir más allá, nos abre a la vida y nos pide que aprendamos a volar.

Feliz luna llena, Francesca Zangrandi

https://youtu.be/TOk96rF2BlE

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post