Luna llena en Escorpio y eclipse lunar

Comparte en tus redes sociales

La Luna acaba de entrar en el signo de Escorpio, donde alcanzará su máxima expansión mañana por la noche. Escorpio es el signo del inconsciente, de lo oculto, de todo lo tabú y esotérico; y en los días dominados por Escorpio experimentamos energías muy fuertes dictadas por la capacidad de transformación continua de este signo, que nos ayuda a lidiar con la novedad y el cambio.   Mañana también será la celebración de Wesak, y además, esta Luna llena vendrá acompañada de un eclipse lunar, el que cierra el ciclo de eclipses que han tenido lugar en el signo de Escorpio; por tanto, supone el cierre de un ciclo kármico, de un ciclo que nos ha exigido un intenso trabajo interior y que ha implicado muchas revoluciones a nivel emocional.

Escorpio es uno de los signos más transformadores del zodíaco. Y el tiempo de los eclipses es un espacio de gran movimiento y profundo poder, donde se crean cambios visibles, donde se manifiesta lo que requiere cambio, movimiento y acción concreta. En cierto modo, es como si nos encontráramos abandonados a nosotros mismos, sin luz exterior, y por tanto debemos confiar en nuestra propia luz, en nuestros propios recursos internos para avanzar; por eso los eclipses nos permiten dar un salto evolutivo.   Y el emparejamiento de Escorpio y eclipse se convierte en un momento verdaderamente poderoso para las revelaciones, los cambios y los inmensos descubrimientos psicológicos.

Escorpio, signo de Agua regido por Plutón, nos invita a enfrentarnos a nuestras emociones más profundas, recordándonos que podemos transformarlo todo, incluso las heridas más dolorosas, convirtiéndolas en perlas de sabiduría y atravesando así la tormenta con facilidad. Y la clave para trabajar con la energía de Escorpio es la disposición a sentir: se nos invita a acallar nuestra mente lógica, a sentir nuestro yo más profundo y a dejar espacio a todo lo que emerge de nuestro subconsciente.   Por cierto, la Luna está en conjunción con el asteroide Psyche: en el mito Psique era la personificación del alma, y si recordamos la historia “Cupido y Psique” narrada por Apuleyo, recordaremos cómo valiente, tenaz y pugnazmente vagó por todas partes en busca desesperada de su amor perdido, hasta que Cupido (Eros), conmovido por los sentimientos de Psique, preguntó a Júpiter si podía reunirse con ella. Así pues, esta conjunción entre la Luna y Psique en el signo de Escorpio nos lleva aún más lejos, a mirar más allá del velo y a profundizar, entrando en contacto con todo lo oculto y con el inconsciente, para dejar morir, transformar y dar nueva vida allí donde sea necesario.

Mirar bajo la superficie, en nuestro interior, y tomar conciencia de quiénes somos puede resultar difícil, incómodo y francamente desconcertante. Pero Escorpio nos recuerda que lo que hay bajo la superficie nos controla, aunque no lo reconozcamos; y sólo enfrentándonos a ello podremos liberarnos y tomar las riendas de nuestras vidas. Porque es Escorpio, junto con Plutón, quien nos reconecta con nuestro poder personal.

Pero sabemos que durante las lunas llenas tenemos la oportunidad de trabajar las polaridades: de hecho, el Sol está opuesto a la Luna, en el signo de Tauro. Pero en Tauro no sólo se encuentra el Sol, sino también Mercurio, Urano, el Nodo Norte y el asteroide Vesta.   Y Urano estará muy activo durante este eclipse: es el primero de los planetas transaturnianos, que en la astrología humanística se consideran trascendentes, es decir, estrechamente ligados a la evolución individual y colectiva; es el planeta de la independencia, la iluminación, la invención y la revolución, el que trastorna nuestras vidas poniendo de relieve zonas precarias que requieren cambios. Así pues, también cabe esperar la aparición de acontecimientos inesperados o repentinos, destinados a acabar con lo obsoleto para dejar espacio al futuro que nos aguarda.

Mientras Tauro se ocupa de la materia, los valores personales, las posesiones materiales y la seguridad, Escorpio rige la destrucción de la forma, las posesiones compartidas, el cambio y la transformación. El Sol en Tauro fomenta la felicidad por las cosas sencillas y tangibles de la vida, mientras que la Luna en Escorpio atrae nuestra atención hacia las complejidades, los intangibles y los misterios. La Luna en Escorpio nos conduce a experiencias profundas e intensas, y el Sol en Tauro nos pide que las vivamos en total presencia, sin huir de ellas.   El eje Tauro-Escorpio nos habla del ciclo vida-muerte-renacimiento, dándonos la posibilidad de dejar morir aquellas partes de nosotros que ya no nos corresponden y dar paso a otras para que se expandan y se muestren: la vida es muerte y la muerte sólo nos conduce a la vida; si queremos vivir sin morir, moriremos sin vivir. Como nos recuerda el mito de Eros y Tánatos, el primero representa la pulsión de vida y construcción, y el segundo la pulsión de muerte y destrucción.

Así que esta luna nos insta a volver a las profundidades para ver nuestra sombra, nuestros miedos, nuestras emociones, dándonos la posibilidad de bendecir toda nuestra vida, incluso y especialmente aquella parte que nos asusta, sacando a la luz aquello que ha permanecido oculto durante tanto tiempo, para que podamos transformarlo definitivamente, convirtiéndolo de limitación en potencial. La luna llena va a iluminar todo lo que está en la oscuridad, tanto personal como colectivamente, y Escorpio nos permite purificar y transformar; y no debemos temer esta transformación, esta enésima muerte, porque donde hay sombra y oscuridad, también hay debilidad, pero si le aportamos luz, se convierte en fortaleza.   Esta luna llena actúa como catalizador cósmico de una profunda metamorfosis, impulsándonos a despojarnos de nuestro viejo YO y a resurgir como el mítico Ave Fénix.

Y en este pasaje nos acompaña la luz divina derramada sobre el mundo por los maestros iluminados: es el Wesak, la gran bendición para toda la humanidad y para todo lo que vive en el planeta. Celebramos un retorno, el advenimiento de una gran luz que ayudará al crecimiento, la evolución y la liberación de los seres humanos.   Feliz luna llena y feliz Wesak, Francesca Zangrandi

 

 

Suscríbete al boletín

Recibe actualizaciones

Otros artículos

noticias

Primer cuarto lunar en Libra 2024

Esta noche se perfeccionará el primer cuarto lunar, que se produce cuando la Luna forma una cuadratura con el Sol. Por un lado, la Luna en Libra, signo de Aire,

noticias

Luna nueva en Cáncer 2024

Esta noche se perfeccionará la luna nueva: el Sol y la Luna estarán ambos en Cáncer, el primer signo de Agua del zodíaco, que nos aleja de la actividad mental