Wesak

18 May

Wesak

aaaa

Con la luna llena de esta noche celebraremos el Vesak, una ceremonia budista que es tan móvil como la Pascua, de hecho, se celebra todos los años cuando el Sol brilla en Tauro e ilumina la Luna en Escorpio.
Durante el Vesak, los budistas celebran el nacimiento del Príncipe Gautama Siddharta, que ocurrió quinientos años antes de Cristo, su iluminación a la edad de 35 años, cuando se convirtió en el Buda, que significa “despertar”, y su entrada en el Nirvana a la edad 80 años de edad: según las Escrituras, estos tres eventos parecen haber ocurrido durante el mes indio de Vaisakha (del 21 de abril al 21 de mayo) en la noche de la luna llena.

La tradición dice que el príncipe Gautama Siddharta optó por abandonar las comodidades y las riquezas y comenzó una nueva vida de ascetismo y meditación para comprender el origen del sufrimiento en el mundo; así fue como se convirtió en el Buda. Gracias a su muy alto nivel de evolución espiritual, alcanzó la perfección, liberándose así de la necesidad de volver a encarnar nuevamente en la Tierra, ya que ahora había recorrido todos los pasos del Conocimiento. Su muerte, o más bien el pasaje en la dimensión de la Luz, tuvo lugar en el año 486 Antes de Cristo e inmediatamente llegó al umbral del Nirvana, el lugar de la gran Liberación.
Habiendo cruzado el umbral, habría estado libre del ciclo doloroso de muerte y renacimiento, pero cuando estaba a punto de cruzar el umbral, miró hacia abajo y vio a todos los seres humanos aplastados por el sufrimiento, la fatiga, la enfermedad, el hambre, expuestos a la violencia de la naturaleza y su propia especie. Escuchó el grito de dolor de todas las criaturas, así que él, que había sido llamado el Maestro de la Compasión, decidió no irse y, frente a los Maestros de la Jerarquía Astral que lo esperaban, hizo el solemne juramento, es decir, no entrar en el Nirvana hasta que el último de los seres humanos no habrá entrado antes que él: hasta ese momento él, el Buda, permanecerá en el umbral con una expectativa amorosa, y cada año regresará a la Tierra en su cuerpo de Luz para traer su Bendición, su mano tenso para ayudar y fomentar la evolución espiritual de la humanidad.

 
Alice Bailey en su libro “La Reaparición del Cristo” afirmó el valor simbólico de este aniversario, no limitado a la esfera budista, y desde entonces se le ha llamado Wesak.
El Wesak, por lo tanto, tiene un significado muy amplio, no limitado a una sola religión, ya que toda la humanidad tiene la posibilidad de recibir la bendición conjunta de Buda, de Cristo y de los Grandes Maestros Espirituales, esos Seres Iluminados que siempre han vigilado para guiar la evolución espiritual del planeta. Es una cita para el alma adecuada para hombres de todas las razas, credos, culturas y filosofías de pensamiento; y es una oportunidad para abrir nuestros corazones y todo nuestro ser a la energía divina del amor.

Después de la guerra, en 1946, la Gran Invocación contenida en el libro de Alice Bailey consoló a millones de personas, dándoles esperanza:
“Desde el punto de luz en la mente de Dios,
que afluya luz a las mentes de los hombres,
que la luz descienda a la Tierra.
Desde el punto de amor en el corazón de Dios,
que afluya amor a los corazones de los hombres,
que Cristo retorne a la Tierra.
Desde el centro donde la voluntad de Dios es conocida,
que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres,
el propósito que los maestros conocen y sirven.
Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
que se realice el plan de amor y de luz
y selle la puerta donde se halla el mal.
Que la luz, el amor y el poder restablezcan el plan en la Tierra.”

 
Giuditta Dembech escribe: “Participar en el Wesak significa conectarse a través de la meditación para recibir y redistribuir la Gran Bendición impartida a la Humanidad por los Maestros. Significa cruzar la puerta dimensional en meditación; en esos pocos minutos extraordinarios, se irradia un inmenso río de energía sobre los presentes. Son Grandes Energías de Luz, Amor, Hermandad, Solidaridad y Unificación que a través de la meditación se concretan y expanden. No es una oportunidad comercial y no pertenece a ninguna religión o credo político. Es un regalo ofrecido cada año en un espíritu de fraternidad, con un corazón puro y un motivo desinteresado”.
Feliz Wesak, Francesca Zangrandi

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi