Columna “Lunes de mujeres”: MENSTRUACIÓN ABUNDANTE

Condividi sui tuoi social

Ya llegamos a la vigésima novena cita de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes de mes.
En los últimos números hemos hablado de las irregularidades menstruales y, concretamente, de las debidas a los cambios de ritmo, es decir, del ciclo precoz, del ciclo tardío y del ciclo desordenado. Y hoy quiero empezar a hablar de las irregularidades debidas a las alteraciones en la cantidad del flujo menstrual, que pueden dar lugar a una menstruación abundante, escasa o prolongada.

 

El flujo sanguíneo tiene una cantidad definida y una duración de 3 a 5 días continuos, que puede llegar a siete días y considerarse normal si el flujo no es demasiado copioso. Y cuando la cantidad de sangre es excesiva en comparación con el flujo normal, hablamos de menstruación abundante.
El término chino más común para la menstruación abundante es yuejing goudou. Este trastorno puede ir acompañado de un ciclo precoz o un ciclo tardío, pero es más frecuente que coincida con un ciclo precoz, hasta el punto de que algunos chinos tratan conjuntamente el flujo abundante y el precoz, considerando posible la superposición completa. Pero no tienen por qué coincidir, siempre hay excepciones; y a veces se dan situaciones contradictorias, de flujo escaso y adelantado o de flujo abundante y retrasado, así que vamos a ver más concretamente las distintas posibilidades.

 

Flujo abundante por déficit

 

La abundancia de flujo suele estar causada por la deficiencia de qi, sobre todo en el Bazo. En la medicina china, una de las funciones del Bazo es recoger la sangre y mantenerla en los vasos, pero si esta función se ve comprometida, por ejemplo por una preocupación constante, un exceso de trabajo o una dieta inadecuada, la sangre se desbordará en el momento de la menstruación.
Si esta situación se prolonga, puede desarrollarse un verdadero déficit sanguíneo (recuerda que la sangre menstrual se considera una sustancia preciosa, no sangre), que tenderá a comprometer el Corazón; y con el paso del tiempo el Riñón también se verá comprometido, empeorando la situación hasta llegar a una condición de frío vacío interno.

 

En el caso de una deficiencia, la sangre es de color rojo pálido o normal, de consistencia fluida, a veces con pequeños coágulos acompañados de líquido sanguíneo claro. La mujer tiene pocas ganas de hablar y su rostro aparece pálido; manifiesta debilidad de los miembros, disnea y sudoración al menor esfuerzo. También puede tener la sensación de que un peso le presiona la parte inferior del abdomen.

 

En estos casos es muy importante que la mujer descanse y se mantenga alejada de la ansiedad y las preocupaciones. La comida debe ser ligera y digerible, y estas son algunas indicaciones más específicas que hay que respetar:

  • evitar los alimentos fríos y crudos, así como los alimentos de naturaleza fría y fresca, como la carne de caballo, el pepino, los berros, el trigo, los brotes de soja, la lechuga, la berenjena, la cebada, el tomate, el apio, la soja verde;
  • evitar los alimentos que crean humedad, como los azúcares, la levadura, la harina, la leche, los zumos de frutas, el queso, pero también grandes cantidades de frutas y verduras que contienen mucha agua;
  • comer despacio, masticando durante mucho tiempo y bebiendo poco o nada durante la comida; y comer a un ritmo regular;
  • comer alimentos cocinados y calientes en cantidades moderadas;
  • tomar una infusión caliente al final de la comida;
  • preferir los alimentos de naturaleza tibia y sabor dulce, como las patatas, el maíz, la carne de ovejas, la carne de pollo o faisán, la calabaza, las zanahorias, las judías verdes;
  • preferir alimentos que fortalezcan el qi y la sangre, como la carne de vacuno, el faisán, el pollo, la perca y la trucha.

 

Flujo abundante por calor

 

En este caso la sangre será de color rojo brillante o rojo oscuro, de consistencia espesa, con posibles coágulos; generalmente no hay un verdadero dolor abdominal, sólo una sensación de constricción y molestia, y puede haber una sensación de calor al pasar el flujo. Los síntomas generales son sed, labios rojos y secos, agitación, orina escasa y amarilla, heces secas y estreñimiento.
Si se trata de una estasis de qi de Hígado que se convierte en calor, puede haber irritabilidad y opresión en el pecho, así como síndrome premenstrual con dolor abdominal. Si se trata de calor húmedo, también habrá leucorrea, picor y ardor vaginal. Si se trata de calor tóxico, habrá fiebre y malestar general. Y si se trata de calor vacío, la mujer tendrá enrojecimiento en los pómulos y rubor o simplemente una sensación de calor en la cara, boca seca, sudores nocturnos y calor en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

 

Dependiendo de la calidad particular del calor (lleno o vacío) y de la combinación con diferentes síndromes (estancamiento, humedad, toxicidad), se tomarán medidas más específicas, pero en general es importante alejarse de las fuentes de calor directas. En cualquier caso, no se recomienda aplicar compresas frías, como bolsas de hielo, porque el frío congela la sangre, lo que podría provocar coágulos y estasis.
Deben evitarse las relaciones sexuales, al menos durante la fase de flujo, ya que alimentan la hemorragia, aunque inmediatamente después del coito puede haber una reducción del sangrado que podría ser engañosa.

 

Para contrarrestar el calor será importante prestar atención a la nutrición; he aquí algunos consejos:

  • beber mucho para reponer los líquidos, ya que el calor seca y drena;
  • evitar los alimentos de naturaleza caliente y sabor picante, como el ajo, el café, el puerro, la cebolla, el cordero, el jengibre, el alcohol, la guindilla, la canela, la pimienta, el clavo, las carnes rojas, las salchichas y los embutidos, el chocolate, los cacahuetes; y los cigarrillos también calientan;
  • es mejor evitar la cocción a la parrilla o al horno (en la dietética china, el método de cocción también influye y cambia la naturaleza de los alimentos);
  • preferir los alimentos de naturaleza fresca, por ejemplo, cebada, granos de trigo, carne de caballo y de conejo, brotes de soja, soja verde, menta, orégano;
  • introducir más frutas y verduras frescas, por ejemplo, pepino, lechuga, fresas, peras, sandía; así como frutas ácidas y astringentes (por ejemplo, un jugo de limón puede frenar la pérdida de sangre y favorecer la formación de líquidos corporales).

 

Flujo abundante por estancamiento de la sangre

 

En este caso la sangre será de un color morado negruzco con coágulos, que con su paso alivian el dolor en el bajo vientre. Otros síntomas generales pueden no estar presentes, o puede haber un estado mental deprimido, que es a menudo la causa de esta condición.
En estos casos es importante que la mujer se mantenga en un estado de serenidad emocional; es mejor no usar tampones internos y se deben evitar a toda costa las relaciones sexuales durante la fase menstrual, porque la congestión y la contracción del útero en el momento del orgasmo impedirían la salida de la sangre, creando un estancamiento. En cuanto a la alimentación, es mejor evitar los alimentos fríos y crudos, ya que el frío congela la sangre, bloqueándola aún más, pero también es mejor evitar los alimentos grasos y calientes, como las frituras y las grasas, ya que una estasis de qi interfiere en la circulación sanguínea (en la medicina china se dice que “el qi mueve la Sangre y la Sangre es la madre del qi“).

 

Siempre insisto en la importancia de prestar atención a la propia ciclicidad y a la calidad y cantidad del flujo menstrual, y con esta columna espero dejar claro por qué es importante hacerlo. Como escribió Alexandra Pope, una de las mujeres y maestras de las que tanto he aprendido, sobre nuestro ciclo:

“Potencialmente, es un camino hacia la liberación. Si sufres de grandes molestias menstruales, entonces tu periodo puede ser efectivamente una limitación; sin embargo, recuerda que estos síntomas hablan de tu salud en general. Y también recuerda que el ciclo en sí no es el problema, sino que simplemente te está revelando un problema.”

 

Ahava, Francesca Zangrandi

 

PD. La próxima cita de esta columna será el primer lunes de junio, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes suscribirte al boletín en la página web www.quintadimensione.net, poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi, seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/ o puedes suscribirte al canal de YouTube Francesca Quinta Dimensione. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post