Primer cuarto lunar en Escorpio

Condividi sui tuoi social

Mañana se perfeccionará el primer cuarto lunar, que se produce cuando la Luna forma una cuadratura con el Sol. Por un lado la Luna en Escorpio, un signo de Agua, y por otro el Sol en Leo, un signo de Fuego: por un lado la necesidad de mirar nuestro lado de sombra, confrontando nuestras emociones más profundas y así poder cerrar con todo aquello que no ha sido completamente procesado y que de alguna manera aún influye en nuestra vida y nuestras elecciones; y por otro lado el impulso de dejar brillar nuestra luz, mostrando al mundo nuestras capacidades y nuestra fuerza de voluntad.

La Luna está en conjunción con el Nodo Sur y el asteroide Hygiea. Hygieia era la diosa griega de la salud y la higiene, hija del dios de la medicina Asclepio y de Epione, “la que alivia, la que mitiga, la que cura”, invocada como ayuda preventiva en las enfermedades, se ocupaba de la medicina preventiva (cómo cuidar el cuerpo físico y mental para evitar las enfermedades, en lugar de curarlas una vez contraídas). ¿Qué necesita ser transformado en nuestras vidas? ¿Qué necesitamos sanar a nivel inconsciente, especialmente con respecto a nuestro pasado, para poder continuar hacia nuestro destino?

En oposición a la Luna encontramos a Marte, Urano y el Nodo Norte en el signo de Tauro, y esta triple conjunción abre el camino a lo nuevo, que no necesariamente corresponde a lo deseado o cómodo, sino más bien a lo contrario. Pero recordemos que el Nodo Norte nos habla de la dirección que debemos tomar para crecer y evolucionar, por lo que los cambios que se avecinan nos llevarán en la dirección correcta para abrazar nuestro destino. Y estas dos posiciones opuestas forman una cuadratura en T con el Sol en Leo, que está en conjunción con los asteroides Isis, Ceres y Eros: para que nuestra luz brille, no sólo necesitamos alimentar y proteger nuestros deseos, sino que puede que necesitemos destruir algunas cosas para recuperar lo que hemos perdido y volver a reensamblar algunas partes de nosotros que habían sido desmembradas para volver a ser enteros y poderosos.

Plutón, regente de este cuarto lunar, está en el signo de Capricornio, opuesto a Venus y Persephone en Cáncer: cuando reconocemos y abrazamos nuestra sombra, ocupamos nuestro espacio y nos valoramos. Al soltar lo que no es esencia, recuperamos la integridad. Sólo entonces podremos volver a sentirnos suficientemente alimentados y dar generosamente sin vaciarnos. Francesca Zangrandi

 

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post