Close

14 August 2019

Luna llena en Acuario

Mañana habrá luna llena en Acuario…
Hace unos seis meses, cuando tuvimos la luna nueva en Acuario (exactamente el 4 de febrero), el Sol, la Luna y Mercurio se unieron en el signo de Acuario, y en ese momento, conscientes de ello o no, estábamos ocupados sembrando nuestras intenciones para los siguientes seis meses, y lo más probable es que nuestras intenciones estuvieran relacionadas con la mejora de nuestras relaciones o para poder atraer en nuestra vida a personas más parecidas a nosotros, o para encontrar una manera de llegar a más personas con nuestro trabajo y nuestros proyectos, porque Acuario es el signo de la hermandad y necesita crear su propia tribu a su alrededor (no por casualidad es el signo central del invierno, del período más frío del año, cuando todo está quieto y congelado, cuando es más difícil sobrevivir solo y “la unidad es fuerza”).

En los meses siguientes, cuando la luna cayó en el signo de Acuario, siempre estaba en fase menguante, así que en todo este tiempo hemos pasado por un proceso de revisión de las intenciones plantadas con la luna nueva de febrero: tal vez nos dimos cuenta de que lo que pedimos no era exactamente lo que queríamos, o que las razones por las que pedimos esa cosa no eran las más adecuadas, por lo que tuvimos que centrarnos cada vez más en nuestro propósito y entender por qué queremos lo que pedimos.
Ahora, con la luna llena en Acuario, nuestras intenciones comenzarán a manifestarse, y tendremos la posibilidad de hacer una especie de presupuesto, evaluar los resultados obtenidos en los últimos meses y darnos cuenta de si las intenciones que hicimos realmente expresan lo que queremos (no olvidemos que el Sol está en el signo de Leo, el signo de la autenticidad). Luego, en los próximos meses, hasta febrero (cuando tendremos luna nueva en Acuario), cuando la luna caiga en el signo de Acuario, se encontrará en una fase creciente, por lo que tendremos la oportunidad de dar forma a nuestro propósito a partir de la información que sacaremos del presupuesto que haremos en esta luna llena, acercándonos cada vez más a la plena manifestación de nuestros deseos.

Poco a poco, Venus se acercó al Sol hasta que ayer se unió a él en el signo de Leo: aquí ofrece todo lo que aprendió en los últimos meses y cuyo aprendizaje comenzó en agosto de 2015, cuando emprendíamos un viaje personal para comprender nuestro miedo al brillo, un viaje en el que Venus nos inició en la verdad del amor propio y el cuidado de la propia esencia.
Sabemos que el signo de Leo nos pide que hagamos brillar nuestra luz, pero recordemos que el sol que debe brillar es el de nuestro corazón: el sol del corazón (compuesto de nuestros talentos, de los dones que tenemos que dar a los demás) es nuestra medicina, y ahora nos pide que elijamos la simplicidad, llenando los espacios con nuestra presencia y no con cosas.

“¿Cómo servirás al mundo? ¿Necesitan algo que tu talento pueda dar? Esto es todo lo que necesitas entender, puedo decirte por experiencia, el efecto que tienes en otras personas es la mejor moneda que existe, porque al final no somos los avatares que creamos, no somos las imágenes de la película, somos la luz que brilla, todo lo demás son sólo vapores y espejos que distraen pero que realmente no convencen. Lo que somos yace más allá de la personalidad, más allá de la percepción de los demás, más allá de la máscara y la ficción e incluso más allá del esfuerzo mismo. Puedes participar en el juego, luchar en guerras, jugar con formas, lo que quieras, pero para encontrar la verdadera paz tienes que soltar la armadura. Tu necesidad de ser aceptado puede hacerte invisible en este mundo. No dejes que nada oscurezca la luz que brilla en tu forma, corre el riesgo de ser visto en toda tu gloria “.
Con estas palabras de Jim Carrey les deseo feliz luna llena, Francesca Zangrandi