Luna nueva en Tauro y entrada de Júpiter en el signo de Tauro

Comparte en tus redes sociales

Un nuevo ciclo lunar comenzará hoy a última hora de la tarde bajo el signo de Tauro: el Sol y la Luna están conjuntos en este signo, lo que nos habla de manifestación, pero Tauro también es el signo más abarrotado en este momento; de hecho, también se encuentran aquí Mercurio, Urano, el Nodo Norte, el asteroide Vesta y el planeta Júpiter, que recientemente ha entrado en este signo después de unos 12 años desde que no transitaba por aquí.

Tauro es el primer signo que nos conecta con la forma y nos devuelve al contacto con el cuerpo, los sentidos, el placer, el disfrute de la vida, al contacto con la Madre Tierra, la materia, la abundancia, la prosperidad, la manifestación, el valor que damos a las cosas pero sobre todo a nosotros mismos. Tauro es el símbolo de la tierra, de la fertilidad. La estabilidad es la característica del elemento tierra y Tauro la manifiesta de forma inequívoca. La energía es la del crecimiento lento y progresivo, la del alimento generoso y abundante: tras el ímpetu vital de Aries, el retoño recién brotado comienza a crecer y necesita tiempo, calma y tranquilidad; necesita estabilidad y seguridad para echar raíces.

Pero en realidad en esta zona del zodiaco están ocurriendo muchos cambios desde hace bastante tiempo, por lo que es un territorio en el que apenas percibimos esa estabilidad.
En 2018 Urano entró en el signo de Tauro, y sabemos que Urano es el planeta de las revoluciones, de los cambios radicales, de lo inesperado, de romper los esquemas y estructuras existentes, para permitir que entre lo nuevo. A finales de noviembre de 2021, comenzamos a celebrar una serie de eclipses en el signo de Tauro, y el último que cerrará el ciclo ocurrirá a finales de octubre de 2023, precisamente cuando se producirá la luna llena asociada a la luna nueva de hoy. Desde enero del año pasado, el Nodo Norte se encuentra en el signo de Tauro y permanecerá allí hasta el próximo mes de julio. Y hace unos días, Júpiter también entró en Tauro.

Así pues, Tauro busca estabilidad, pero desde hace algún tiempo ésta es una zona del zodíaco en la que se ha producido y se está produciendo una gran revolución, y ahora Júpiter va a expandir la energía allí. De hecho, se le llama “el planeta de la fortuna” porque es expansivo, poderoso, un motor de logros y éxitos que marca el tiempo del crecimiento y la oportunidad; y nos invita a abrir la mente, expandiendo todo lo que existe dentro del arquetipo que toca.
En el signo de Tauro permanecerá aproximadamente un año, hasta el 26 de mayo de 2024, por lo que de alguna manera dará sentido a todo lo que ha sucedido y está sucediendo en esta zona del zodiaco. Pasaremos por una reestructuración de nuestro sistema de valores y de nuestra forma de ganarnos la vida, aprenderemos a dar cada vez más espacio a la creatividad y al placer, caminaremos hacia la manifestación concreta de la belleza en nuestras vidas, daremos nuevas raíces a nuestros sueños… pero sólo si hacemos lo que Júpiter en Tauro nos pide: ser y estar.

Júpiter, en conjunción con el Nodo Norte y Mercurio, ha comenzado su andadura en Tauro haciendo una cuadratura con Plutón en Acuario; en oposición a Júpiter tenemos el Nodo Sur en Escorpio y en oposición a Plutón tenemos a Marte en Cáncer, pero que mañana ya pasará al signo de Leo.
Esta figura geométrica que se forma en el cielo se llama la Gran Cruz Fija: todos estos son signos fijos, a los que no les gusta mucho el cambio, por lo que se crea tensión. Todo nos habla de cambio, pero podemos resistirnos a él, sintiendo la confusión y la incertidumbre que acompañan a todo momento de cambio, cuando aún no sabemos cómo será la nueva realidad, pero intuimos que las cosas ya no pueden ser como antes. Tenemos la oportunidad de ver todo aquello que ya carece de importancia para nosotros y nuestro crecimiento, y que por lo tanto necesita ser transformado.

Recordemos la enseñanza de Tauro: volver al cuerpo, estar, aprender a percibir y disfrutar con los cinco sentidos, simplemente ser, complaciendo nuestras necesidades reales.
Al fin y al cabo, para los indios americanos, la Madre Clan de este ciclo lunar es la Mujer que Escucha: esta Madre Clan nos enseña a entrar en el silencio y a escuchar los mensajes constantes de la naturaleza, de nuestro corazón, del punto de vista de los demás, del mundo del espíritu. En la tradición Séneca, entrar en silencio se llama “Tiyoweh” (pronunciado “tai-yo-wei”) y significa escuchar y oír la verdad, incluso la verdad sobre nosotros mismos que a menudo no queremos oír porque tememos que nos haga daño; pero disponernos a escuchar la verdad sobre nosotros mismos es un gran talento y puede curar nuestras heridas.

Feliz luna nueva, Francesca Zangrandi

Suscríbete al boletín

Recibe actualizaciones

Otros artículos

noticias

Segunda luna llena en Capricornio 2024

Mañana la Luna alcanzará su máxima expansión en el signo de Capricornio. Esta es la segunda luna llena en Capricornio. De hecho, el mes pasado tuvimos la primera luna llena

noticias

Primer cuarto lunar en Libra 2024

Esta noche se perfeccionará el primer cuarto lunar, que se produce cuando la Luna forma una cuadratura con el Sol. Por un lado, la Luna en Libra, signo de Aire,