Condividi sui tuoi social

Mañana por la mañana nos acompañará la última luna llena del año: la Luna está en el signo de Géminis, mientras que el Sol está en el signo opuesto y complementario, Sagitario; y ambos signos están bien concurridos en este momento.
En el signo de Géminis también se encuentran Lilith, Persoephone, Ceres y el Nodo Norte, mientras que en Sagitario también se encuentran Vesta, Marte y el Nodo Sur. Y los nodos lunares están en el grado cero, listos para cambiar de signo (siempre se mueven en movimiento retrógrado) y marcar la dirección energética del próximo año y medio.

Géminis es un signo de Aire, por lo que está relacionado con la comunicación y nos conecta con el poder de la palabra, ayudándonos a expresar quiénes somos y qué queremos. Sabemos que cada luna llena es la culminación de algo que plantamos seis meses antes, cuando la luna era nueva en el mismo signo del zodiaco.
Así que el pasado mes de junio, exactamente el día 10, la Luna era nueva en el signo de Géminis y, conscientes o no, nos dedicamos a sembrar nuestros propósitos para los próximos seis meses. En aquella ocasión la Luna vino acompañada de un eclipse solar anular, que nos instó a salir de todo lo que se había convertido en habitual y cómodo para nosotros, a abrirnos a nuevas perspectivas y nuevos puntos de vista, y que también exigía coherencia entre lo que pensábamos, sentíamos y hacíamos.

¿Qué ha pasado en estos seis meses?
¿Qué hemos hecho?
¿Dónde estamos ahora?
Mercurio, el regente de esta luna llena, está en el signo de Capricornio. En el mito representa a Hermes, el mensajero de los dioses que ponía en comunicación al Olimpo con los diferentes reinos, por lo que podemos decir que Mercurio tiene que ver con todo lo relacionado con lo mental y con la comunicación. Y en el signo de Capricornio invita a la comunicación racional y a los pensamientos lógicos, estructurados y ordenados. Pero está en trígono con Urano en Tauro, lo que nos dice que ha llegado el momento de empezar a integrar cambios sustanciales en nuestra vida, dejando ir las viejas estructuras y abrazando nuevos valores y alternativas.

El maestro está dentro, no fuera

Durante los últimos meses con Escorpio hemos transitado por la oscuridad en busca de nuestras verdades ocultas, luego con Sagitario hemos continuado el viaje en busca de la maestría, y ahora el Sol está casi listo para transitar hacia el siguiente signo, Capricornio.
En este momento en Capricornio no sólo está Mercurio, sino también Plutón, Venus y Juno, y esta luna llena nos acompañará en nuestro viaje hacia la estación invernal, hacia las noches más oscuras y frías del año, ya que se produce sólo el día antes del solsticio de invierno (en el hemisferio norte, porque en el hemisferio sur se celebrará el solsticio de verano), cuando el Sol entrará en el signo de Capricornio.

Capricornio, signo deTierra, representa la fase de la semilla que, enterrada en la tierra, está en camino de nacer, y por ello nos habla de autocontrol, paciencia, lentitud, introspección, perseverancia y disciplina interior. Su primera característica es una excepcional capacidad de resistencia física y espiritual, como nos recuerda el símbolo animal que lo caracteriza, la cabra, que vive en lugares áridos y se enfrenta a las dificultades de la supervivencia en la búsqueda de alimentos entre las cumbres impermeables.
Capricornio está regido por Saturno, un planeta esencial para nuestro crecimiento personal: representa la autoridad, una especie de padre interior; es el regente absoluto del sacrificio y la renuncia, por lo que su forma de actuar puede ser a veces dura, áspera y puede llevar a situaciones difíciles, pero normalmente impone cortes y problemas que debíamos afrontar para mejorar nuestra situación a largo plazo. Por eso nos invita a reconocer a nuestro Maestro interior, a convertirnos en nuestros propios maestros, a dejar de depender de alguien externo, dejando a un lado el miedo a la soledad y reconociendo, en cambio, nuestros propios méritos, los que nos acompañarán a lo largo de nuestro viaje; y entendiendo que es nuestro viaje personal, y ciertas cosas sólo podemos hacerlas por nosotros mismos, teniendo confianza en nosotros y en nuestras capacidades.

Poder interior como posibilidad de transformación

Venus también está en este signo y se encuentra estacionario, cerca de la retrogradación: suele permanecer algo menos de un mes en un signo, pero gracias a la retrogradación, en Capricornio permanecerá allí hasta marzo; y cuando un planeta permanece mucho tiempo en un signo, es porque tiene un mensaje para nosotros. Estando inmóviles ahora, podríamos encontrarnos viviendo un momento de grandes dudas existenciales, pero en los próximos meses nos invitará a responsabilizarnos de nuestras relaciones, revisándolas y evaluando si hay perspectiva de crecimiento en ellas o no.
Y por relaciones no me refiero sólo a las relaciones amorosas, sino a todas las relaciones que tenemos, incluso con nosotros mismos, nuestro trabajo, etc…

Venus también nos habla de armonía.
¿Cuánta armonía y belleza reflejan nuestras relaciones?
¿Qué valor les damos?
¿Asumimos la responsabilidad de hacer que las cosas funcionen?
¿O estamos delegando la responsabilidad en otros?

Y Venus está en conjunción con Plutón, el Dios del inframundo, el que rige lo subterráneo e inconsciente y que nos habla de poder.
¿Cómo es la dinámica de poder en nuestras relaciones?
¿Estamos ejerciendo alguna forma de control? ¿Tal vez a nivel inconsciente?
¿Experimentamos algún tipo de poder en las relaciones? ¿En cuáles? ¿Cómo?
¿Por qué sentimos la necesidad de controlar?
¿Por qué nos dejamos someter?
¿Reconocemos nuestro poder personal? ¿Lo utilizamos? ¿Cómo?

Respiramos profundamente (el signo de Géminis rige el sistema respiratorio) y a través de la respiración consciente tratamos de contactar con nuestra verdad y sintonizar con nuestro poder personal.
El poder está en nuestras manos. Dejemos a un lado nuestros miedos, pensamientos y creencias limitantes, los programas que hemos heredado o absorbido, y utilicemos nuestro poder personal para abrir nuevas posibilidades de realizar nuestros deseos.

Feliz luna llena, Francesca Zangrandi

 

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post

noticias

Primer cuarto lunar en Piscis

Esta tarde se perfeccionará el primer cuarto lunar en el signo de Piscis, el último del zodiaco.   Por un lado la Luna