Los doce días de Navidad: día 1

Comparte en tus redes sociales

Acabamos de pasar la Navidad, extremadamente poderosa desde un punto de vista espiritual y esotérico. Sin embargo, se cree que la fiesta espiritual del solsticio de invierno se complete el 25 de diciembre, pero en realidad marca sólo el comienzo de un período de profunda importancia: este período es el intervalo de los doce días entre Navidad y la Epifanía.

Estos doce días santos, además de representar los doce meses del año (en el pasado también fueron una predicción de cómo sería el año siguiente), también están vinculados a los doce espíritus Totem (que cubren los arquetipos de los doce signos zodiacales y trabajan orquestados por Cristo, el decimotercero), los doce discípulos y los doce centros espirituales a través de los cuales operan las doce fuerzas en el cuerpo humano.
La energía del solsticio de invierno continúa, aunque sea con intensidad decreciente, y podemos usar estos doce días para recuperar el contacto con la luz y renovarnos espiritualmente. De hecho, el número 12 es el símbolo de la prueba iniciática que hace posible moverse de un plano ordinario a un plano superior, sagrado (después del 12 hay el 13, número de transmutación, el Alquimista).
Y la duodécima letra del alfabeto hebreo es Lamed, que expresa la certeza o la fuerza para creer que existe un más allá y nuevas posibilidades, nuevos mundos por descubrir (en el futuro, dentro de nosotros mismos y en los demás); y el valor numérico de Lamed es 30, que corresponde a la época en que Jesús de Nazaret comenzó su apostolado, marcando así un nuevo camino.

Hoy, 26 de diciembre, se hace la dedicación a Aries, el signo del comienzo, el que comienza y da a luz (por esta razón se compara con el nacimiento).
Aries presenta el nuevo año solar y se llama el signo de la conciencia resucitada: ve lo divino en todo y quien ha alcanzado este estado de conciencia ve y conoce sólo vlo divino en todas las personas, cosas, circunstancias, condiciones y eventos; así que hoy nos pide que veamos solo la parte divina de la vida.

El discípulo relacionado con Aries es Santiago, hermano de Juan. Fue el primero en responder al llamado al discipulado y el primero en recorrer el camino del martirio: fue un verdadero pionero espiritual.
En el cuerpo, el centro relacionado con Aries es la cabeza, por lo que podemos visualizar la nuestra con todas sus partes despiertas, iluminadas y perfectamente eficientes.

El pensamiento bíblico en el que podemos meditar hoy es: «Mirad, yo hago nuevas todas las cosas» (Ap 21: 5)
El adjetivo «nuevo» se opone a «viejo», «obsoleto», adjetivos que identifican algo que ya no es efectivo. Por lo tanto, nuevo es algo mejor que nos abre a la esperanza; de ahí la alegría que acompaña el inicio de un nuevo año.
Feliz nuevo comienzo, Francesca Zangrandi

Suscríbete al boletín

Recibe actualizaciones

Otros artículos

noticias

Primer cuarto lunar en Libra 2024

Esta noche se perfeccionará el primer cuarto lunar, que se produce cuando la Luna forma una cuadratura con el Sol. Por un lado, la Luna en Libra, signo de Aire,

noticias

Luna nueva en Cáncer 2024

Esta noche se perfeccionará la luna nueva: el Sol y la Luna estarán ambos en Cáncer, el primer signo de Agua del zodíaco, que nos aleja de la actividad mental