Close

28 December 2018

Los doce días de Navidad: día 3

Hoy, 28 de diciembre, la dedicación se hace a Géminis, un signo que representa fuertemente el concepto de velocidad, cambio, dinamismo y ligereza. Después de la explosión inicial de Aries y la expansiva calma del Toro, los Géminis ponen todo en movimiento (el espíritu ligero y dinámico, en continuo movimiento, es típico del elemento Aire); el capullo que arraigó está en plena floración y la acción simbólica es ahora la polinización.
Después de las figuras animales de los signos anteriores, en Géminis encontramos dos figuras humanas, como para subrayar el desapego de la fuerza instintiva y la prevalencia de la razón y la comunicación (que necesariamente requiere dos sujetos). De hecho, no sólo las flores, sino también las mentes, vienen fecundadas, y el signo de Géminis nos invita a cultivar la paz y el equilibrio, para que con su creatividad pueda estimular en nosotros el nacimiento de los pensamientos, la comunicación, la difusión de ideas y la creación de relaciones.

El discípulo relacionado con Géminis es Tomás: estaba tan íntimamente identificado con Cristo que sus dudas (naturales para la mente mortal) fueron trascendidas por una realización dinámica de los poderes de Cristo, previamente latentes en él; y después de esta transformación hizo muchos milagros maravillosos.
En el cuerpo, el centro relacionado con los Géminis son las manos, que podemos visualizar como centros luminosos capaces de traer energías curativas y bendiciones.

El pensamiento bíblico en el que podemos meditar hoy es: “Cesad y conoced que Yo soy Dios” (Salmo 46,10)
Como nos recuerda Igor Sibaldi, lo que Jesús y Dios llaman “el yo” no está dentro del individuo, no está en lo que sabemos de nosotros, ni en nuestra mente ni en la vida que llevamos y tratamos de igualar a lo que sabemos de nosotros. Más bien es una dimensión por descubrir y conquistar que está en todas partes: en nuestra forma de ver y, sobre todo, en la superación perpetua de nuestra manera de ver. Este “yo” superior se revela en cada nuevo horizonte y en cada nuevo descubrimiento, que podrían expandirse indefinidamente, si no los detuviéramos porque nos alejan demasiado de lo que sabemos sobre nosotros.
Y este “yo” superior está necesariamente también en otros: si es tan grande, de hecho, no puede contenerse en lo poco que sabemos de nosotros mismos y que creemos que somos.

Entonces, incluso nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestras intuiciones y todo lo que buscamos dentro de nosotros, están en realidad en todas partes, alrededor, dondequiera que llegue el horizonte de nuestra vida. Somos inmensidad, y cuanto más descubrimos nuestro yo, más nos damos cuenta de que es tan diferente de nosotros (de lo que ya sabemos sobre nosotros) que podemos hablar correctamente solo en tercera persona: “mi yo” en lugar de “yo”.
Ahava, Francesca