Último cuarto lunar en Tauro y Sol en Virgo

Condividi sui tuoi social

Mañana por la mañana se perfeccionará el último cuarto lunar. Cuando la Luna está menguante, nos ayuda a limpiar, a soltar lo viejo para dejar espacio a lo nuevo; el mes pasado el último cuarto lunar tuvo lugar en el signo de Aries, mientras que esta vez será en el signo de Tauro. La Luna está en conjunción con Marte, Urano y el Nodo Norte, y forma una T cuadrada con el Sol en Leo (que a su vez está en conjunción con el asteroide Eros) y con Saturno en Acuario.

La energía de Tauro nos conecta con la forma y nos devuelve al contacto con el cuerpo, los sentidos, el placer, el disfrute de la vida, al contacto con la Madre Tierra, la materia, la abundancia, la prosperidad, la manifestación, el valor que damos a las cosas pero sobre todo a nosotros mismos. Y seguimos en la lunación de Leo: en este mismo signo, no sólo está el Sol en conjunción con el asteroide Eros, sino que también se encuentran Venus y los asteroides Ceres y Persephone, por lo que sentimos un fuerte impulso a ser nosotros mismos, a expresarnos libremente y a compartirnos con el mundo, otorgando nuestros dones, nuestros talentos, nuestra medicina. Y estas dos energías también dialogan con Saturno en Acuario: Saturno es Cronos, el dios del tiempo, pero también es el planeta del karma; de alguna manera nos habla de estructura, limitaciones, resistencia y conservadurismo, pero el signo de Acuario nos lleva a pensar fuera de la caja para ver las cosas como son, yendo más allá de la realidad aparente.

Sol en Virgo

El próximo martes, aproximadamente una hora antes del amanecer, el Sol entrará en Virgo, el segundo signo de Tierra del zodiaco. Virgo representa el cierre de un ciclo y el comienzo de otro: la tierra fértil de Tauro ha llegado al final de su ciclo, y ahora la necesidad ya no es recoger frutos para alimentarse (típico de Leo), sino conservar para la temporada de invierno; el amor de Leo nos ha llevado al servicio de Virgo, la Madre del mundo, la instructora que nos muestra el principio femenino en términos concretos y que mantiene el modelo cósmico de una Tierra purificada y revigorizada en el planeta. Virgo es un signo que busca la integración individual, tanto física como mental, emocional y espiritual: ha pasado por todas las etapas de los signos anteriores, es decir, por la valentía impulsiva de Aries, la estabilidad de Tauro, la curiosidad de Géminis, la necesidad de arraigo de Cáncer y la creatividad de Leo, y ahora busca reordenar todo lo que ha adquirido para preparar las bases que le permitirán luego salir al mundo y colaborar con el exterior. Para Virgo, todo debe integrarse, encajar, mezclarse: su tarea es consolidar todas las diferentes etapas de la experiencia en un todo orgánico que funcione, preparando el terreno para los siguientes signos del zodiaco, que representan las relaciones con los demás, la sociedad y el mundo.

¿Qué aceites esenciales pueden ayudarnos en esta temporada? Por ejemplo, el Mirto ayuda a desarrollar las habilidades de organización y priorización. O el Romero, que da apoyo en momentos de transición y cambio, ayudándonos a cambiar de perspectiva si es necesario. O el Ciprés, que ayuda a dejar de lado el deseo de control, el perfeccionismo y la rigidez. O la sinergia Surrender, cuyo nombre significa rendición, y que por tanto ayuda a entregarse, a dejar ser lo que ha de ser, permitiéndose fluir con la vida. (Si necesitas consejo sobre los aceites esenciales más adecuados para ti, o si quieres comprarlos pero no sabes por dónde empezar para elegir los de mejor calidad, puedes ponerte en contacto conmigo)

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. El viernes 26 de agosto a las 20:00 horas nos reuniremos vía zoom para la CEREMONIA DE LUNA NUEVA: el encuentro será gratuito, y si quieres participar, escríbeme para que te envíe el enlace para acceder al encuentro.

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post

noticias

Primer cuarto lunar en Piscis

Esta tarde se perfeccionará el primer cuarto lunar en el signo de Piscis, el último del zodiaco.   Por un lado la Luna