Último cuarto lunar en Sagitario 2023

Comparte en tus redes sociales

Esta noche se perfeccionará el último cuarto lunar. Cuando la Luna está menguante, nos ayuda a limpiar, a soltar lo viejo para dar paso a lo nuevo; el mes pasado el último cuarto lunar ocurrió en el signo de Escorpio, mientras que esta vez estará en el signo de Sagitario, y una característica común de los dos signos es «ir más allá».
Escorpio nos enseñó a profundizar para encontrar la vida debajo de la muerte aparente, a cavar bajo la superficie de las cosas para transformar o dejar ir lo que ya no vibraba con nosotros y sacar a la superficie las verdades que se escondían más allá de las apariencias. Y ahora Sagitario nos invita a captar el significado de las cosas, a entender el principio más allá del fenómeno, a captar la razón de las cosas más allá de su manifestación, a sentir el orden superior más allá de la perspectiva limitada que tenemos en este plano de la realidad.

Sagitario abre horizontes y nos permite ir más allá de los límites de nuestro hábitat hacia nuevos lugares, tiene una visión amplia de las cosas, y no se limita a lo particular, no se enreda en los detalles. Mientras que Escorpio es un signo fijo y, por tanto, tiende a aferrarse a sus posiciones, Sagitario es un signo mutable, naturalmente inclinado al movimiento y al cambio, hambriento de experiencias y de nuevos horizontes que conquistar.
Así, por un lado tenemos a la Luna, que nos invita a ser confiados, positivos, abiertos al cambio, y que nos da la visión de horizontes lejanos por conquistar y una gran necesidad de libertad; y por otro tenemos al Sol en Piscis, otro signo mutable que nos sumerge en el inconsciente y nos pone en contacto con nuestra alma, con nuestro mundo interior.

Dos energías que parecen estar en contraste: por un lado, el Fuego (Sagitario) que nos anima a lanzarnos hacia fuera, hacia lo nuevo, y por otro, el Agua (Piscis) que nos invita a conectar con el interior. Pero ambos son signos mutables, y además el signo de Piscis es el último del zodíaco, se encuentra en la brecha entre el invierno y la primavera, entre los últimos alientos helados y los primeros rayos cálidos del sol, por lo que podemos percibir una energía inestable que oscila entre la necesidad de permanecer en nuestro caparazón y el impulso de abrirnos al mundo exterior.

El Sol está en conjunción con Mercurio, Neptuno y el asteroide Medusa, y está en cuadratura con Marte en Géminis, que está opuesto a la Luna, por lo que forman una T cuadrada.
Nuestra esencia (Sol) está conectada con nuestros pensamientos y voz (Mercurio), nuestros sueños (Neptuno) y el impulso de atravesar dificultades para alcanzar la verdad (Medusa), así que de alguna manera este último cuarto lunar nos está recordando que ya no podemos evitar nuestra voluntad profunda, sino que es hora de alimentarla para cumplir nuestro propósito espiritual en esta vida. Puede que escuchemos diferentes diálogos en nuestra mente y a nuestro alrededor, puede que los demás no puedan entender o aceptar nuestra voluntad, pero para salir de este diálogo entre los participantes en la cuadratura en T, la dirección a seguir es la de Virgo: poner orden en nuestro interior para que se refleje también hacia el exterior, encontrar la calma en medio del caos y reconectar con nuestro fuego sagrado para ponerlo al servicio de la humanidad.

Como escribió Annie Marquier: “Lo más hermoso que le puede suceder a un ser humano es descubrir el fuego sagrado, el fuego de su alma. Y hacer de toda la vida una expresión de esta alma”. No dudemos, pues, y abrámonos a las maravillas que nos habitan y que hemos venido a aportar al mundo. Francesca Zangrandi

Suscríbete al boletín

Recibe actualizaciones

Otros artículos

noticias

Primer cuarto lunar en Virgo 2024

Mañana por la mañana se perfeccionará el primer cuarto lunar, que se produce cuando la Luna forma una cuadratura con el Sol. Por un lado,