Close

6 December 2021

Columna “Lunes de mujeres”: MENARQUIA, EL COMIENZO DEL VIAJE DE NIÑA A MUJER

Ya estamos en  la vigésimo cuarta cita de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes de mes (al final encontrarás los enlaces para acceder a los artículos anteriores). En los últimos números hemos hablado de la menstruación y de la sangre menstrual, así que hoy me gustaría hablar de la menarquia, la aparición de la primera menstruación.

La mayoría de nosotras suele recordar su primera menstruación: el inicio de nuestra vida cíclica no nos deja indiferentes, y esa primera regla es siempre un momento muy especial, tanto si lo recordamos como algo negativo como con cariño y dulzura. Porque de repente todo nuestro mundo cambia, y nos damos cuenta de que nosotros también estamos cambiando.
De hecho, comienza la pubertad y se producen toda una serie de procesos fisiológicos y cambios físicos que nos preparan para la maduración sexual y la edad fértil.

En los países industrializados, la menarquia se produce estadísticamente en el 95% de las niñas entre los 10 y los 16 años, aunque la edad media va disminuyendo progresivamente debido a diversos factores, como el tipo de alimentación y las condiciones socioeconómicas del entorno en el que se vive. Cuando llega antes de los 10 años se considera precoz, mientras que se considera tardía después de los 16 años. Pero antes de que comience el ciclo menstrual, empezamos a experimentar cambios a nivel físico, que son necesarios para que comience el proceso del ciclo menstrual.
Por ejemplo, es necesario alcanzar una determinada masa corporal, con el desarrollo de un panículo subcutáneo regional de al menos el 17% del peso corporal, y que modele el cuerpo dándonos las formas típicas femeninas; aunque muchos estudios indican que la mayoría de las mujeres alcanzan un porcentaje de grasa igual al 22% del peso antes de empezar a tener ciclos ovulatorios ininterrumpidos, y esto explica por qué, por ejemplo, las chicas anoréxicas, las bailarinas y las deportistas muy delgadas no tienen ciclos regulares. Otros cambios que se producen son, por ejemplo, el crecimiento y la maduración de las glándulas mamarias, el cambio en el aspecto de los pezones y la aparición de vello en la zona axilar y púbica.

Los primeros ciclos de una joven suelen ser no ovulatorios y, en algunos casos, a la menarquia le siguen varios meses de ausencia de flujo o uno o dos años de ciclos irregulares, ya que el qi (energía) del Riñón está completando su desarrollo y puede que aún no esté totalmente maduro. Por ejemplo, el flujo menstrual puede aparecer a intervalos de dos a tres semanas o sólo una vez cada dos o tres meses. Y el flujo también puede ser irregular, a veces escaso y a veces abundante, pero poco a poco la duración de todo el ciclo y la cantidad de sangre se vuelven regulares.

Obviamente, como todo lo relacionado con la ciclicidad femenina, la menarquia es mucho más de lo que pensamos o creemos. De hecho, es el comienzo del viaje hacia el ser mujer, pero también hacia la conciencia femenina, ya que en nuestro ciclo menstrual podemos encontrar nuestra sabiduría y poder.

“En la menarquia la mujer entra en su propio poder,
con la menstruación practica su poder,
en la menopausia se convierte en su propio poder”.
(dicho de los nativos americanos)

Nuestra vida está marcada por varias etapas, y generalmente el paso de una etapa a otra está marcado por rituales. Podríamos pensar que esto sólo ocurría en el pasado, en las tribus, cuando, por ejemplo, se pedía a los jóvenes que pasaran un tiempo solos en el bosque por la noche para marcar su transición a la edad adulta. Pero en realidad, también en nuestra sociedad, realizamos ritos de paso para marcar el paso a una nueva etapa de nuestra vida: pensamos, por ejemplo, en los bautizos, el primer día de colegio, las fiestas de graduación, las bodas, los funerales, …
Obviamente, estos ritos de paso no se limitan a las etapas mencionadas; en nuestra vida experimentamos varios, algunos de ellos sólo en el interior, sin ninguna demostración llamativa al mundo, pero aun así marcan cambios importantes en nosotros y en nuestras vidas. Y para nosotras, las mujeres, los mismos cambios que rigen nuestro ciclo menstrual son verdaderos ritos de paso: la menarquia, el embarazo, el parto y la menopausia.

En nuestra sociedad, la mayoría de las veces no se celebran estas etapas, pero es importante recuperar este hábito. Como escribió Antoine de Saint-Exupéry en “El Principito”, “El ritual es lo que hace que un día sea diferente de otros y una hora de otras horas”, es decir, es la forma en que honramos un acontecimiento importante. Y todos estos pasajes que experimentamos en nuestra naturaleza cíclica son importantes, porque pasamos de una fase arquetípica a otra.
Los arquetipos, según Carl Gustav Jung, son formas típicas de comportamiento que se derivan de la experiencia que la humanidad ha seguido repitiendo a lo largo de la historia, energías psíquicas universales, experimentadas por todos los seres humanos, que determinan y controlan nuestras actividades fundamentales, nuestra personalidad y nuestro crecimiento mental, emocional y espiritual.

Así, los estadios arquetípicos pueden considerarse como etapas evolutivas que corresponden a estados particulares que experimentamos en nuestra vida, y el paso de un estadio a otro corresponde a la salida de un statu quo para entrar en una fase posterior.
La menarquia es el primer y más importante rito de paso de una niña: es un momento mágico que constituye el inicio del viaje hacia la feminidad y nos pone en contacto con nuestra naturaleza cíclica, nuestra guía interior. Y la forma en que experimentamos la menarquia puede afectar a los años menstruales siguientes, por lo que sería bueno volver a celebrar esta transición de la infancia a la pubertad.

De hecho, en las distintas culturas la sangre menstrual siempre ha sido considerada de alguna manera: algunas han reconocido sus virtudes y características terapéuticas, otras han temido su poder y otras la han considerado sucia e impura. Pero siempre ha llamado la atención de alguna manera, hasta el punto de que a lo largo de la historia encontramos a menudo la necesidad de que los hombres creen rituales en los que se extraen deliberadamente sangre de su propio cuerpo.
Por ejemplo, entre las tribus de Australia era práctica común arrancar uno o más dientes incisivos a un niño como iniciación a todos los derechos y privilegios de la edad adulta; y el antropólogo James George Frazer informó de una operación extrema en Nueva Guinea, Australia, Filipinas y África, en la que se hacía una incisión en el pene a lo largo para que pareciera una vulva, y la cicatriz se abría periódicamente para que salieran unas gotas de sangre.

Y en muchas culturas las mujeres durante la menstruación estaban aisladas, pasando esos días en cabañas de sangre o carpas lunares. Durante muchos años esto se interpretó como una necesidad de mantener alejadas a las mujeres consideradas sucias y peligrosas, pero el antropólogo Thomas Buckley descubrió que se trataba de un prejuicio eurocéntrico, muy alejado del significado que tenía para los propios nativos.
De hecho, según la tradición de los yurok, un grupo de nativos americanos originarios del río Klamath y de la costa del Pacífico, las mujeres se aíslan porque en esos días sus poderes son máximos, y aislarse les da la oportunidad de contactar con este poder.

Thomas Buckley, durante sus estudios y trabajo de campo, se dio cuenta de que muchos mitos, descripciones de rituales y anotaciones habían sido ignorados por los antropólogos y nunca se habían recogido en los libros, obviamente debido a sus prejuicios, ya que estaba claro que la menstruación tenía un fuerte impacto en toda la estructura social y el calendario de actividades de toda la comunidad.
Polly Wood, basándose en los estudios de Judy Grahn, escribió:

<<La cabaña de sangre es la vivienda original y el modelo para las estructuras posteriores. Es el primer templo, el primer palacio, el primer banco, la primera casa. Todas las estructuras arquitectónicas existentes se remontan a la cabaña menstrual. Las matemáticas, la geometría y la ciencia nacieron en las carpas menstruales. El recuento del tiempo, la conciencia del tiempo surgió por primera vez durante los rituales de aislamiento menstrual. Como nos dice Judy Grahn, “el templo tiene su raíz en el tiempo”; del mismo modo que “tiempo”, “temporal” y “contemplación” (del latín tempus, “tiempo” y templum, “espacio trazado para la observación del augur”). También está relacionado con “tormenta”, “estación” y “tempestad”. ¿Qué, además del tiempo, se guardaba en los templos?
Orientación, estatuas, herramientas rituales, fuego, agua, libros, granos, frutas, ganado, dinero, artesanía. Cuando los templos se convirtieron en centros de comercio, las ciudades más antiguas conocidas crecieron a su alrededor. Es muy probable que la carpa menstrual, como vivienda original, fuera el eje en torno al cual se desarrolló el pueblo.>>

Así que no hay duda de que celebrar la menarquia de alguna manera, puede ayudar a las niñas a conectar con su ciclicidad, su cuerpo y su sangre, así como su poder. Y si necesitas mi ayuda para hacerlo, ya sea para tu hija, nieta o incluso para ti misma, porque quieres redefinir tu experiencia menstrual celebrando hoy con un ritual de menarquia que no se hizo en su momento, será un honor acompañarte.

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita de esta columna será el primer lunes de enero, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes suscribirte al boletín en la página web www.quintadimensione.net, poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi, seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/ o puedes suscribirte al canal de YouTube Francesca Quinta Dimensione. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
LO QUE QUIZÁS NO SEPAS SOBRE LA SANGRE MENSTRUAL
LA MENSTRUACIÓN, MOMENTO DE PODER Y ORIGEN DEL MUNDO
EL CICLO MENSTRUAL Y SUS FASES
CICLO OVÁRICO Y HORMONAS
LOS OVARIOS, FUENTES DE VIDA Y FUERZA CREATIVA
LA MATRIZ DE NUESTRA IDENTIDAD FEMENINA
MOCO CERVICAL Y FERTILIDAD
CÉRVIX, EL PUNTO DE CONEXIÓN ENTRE LA VAGINA Y EL ÚTERO
EL MITO DE LA VIRGINIDAD FEMENINA
HIMEN Y VIRGINIDAD
VAGINA, LA PUERTA DE LA VIDA
ANATOMÍA DEL SUELO PÉLVICO
PERINÉ, LUGAR SAGRADO Y NO RECONOCIDO
PELVIS FEMENINA
ANATOMÍA OCULTA DEL CLÍTORIS
EL PODER APOTROPAICO DE LA VULVA
SOBRE VULVA Y DIVERSIDAD
YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICA
LAS MUJERES Y LA LUNA