Pascua

21 Apr

Pascua

La Pascua siempre se ha celebrado, incluso antes de convertirse en una festividad cristiana; no es sorprendente que en inglés se llame “Easter”, que deriva del término “Ostara” y nos recuerde a la Diosa Eostre, pero también se parece al término “Ishtar”, la diosa asiria-babilónica. Siempre se ha celebrado con rituales en honor a la naturaleza y el paso desde el invierno, entendido como la muerte, hasta la primavera, entendida como la vida.

Esa semilla de luz que nació en nosotros durante el solsticio de invierno, si la hemos cuidado y la hemos protegido, a partir del equinoccio de primavera ha comenzado a renacer, brotando y saliendo a la luz del sol, es decir, hemos comenzado a dejar ir lo que fue para resurgir a una nueva vida y dar la bienvenida a lo nuevo. Esta es esencialmente la Pascua: muerte y resurrección, el triunfo de la luz sobre la oscuridad.

Sin embargo, este año el día de Pascua no parece estar completamente en línea con el ciclo de la naturaleza: en los primeros siglos se ofició todos los domingos y luego una vez al año en la luna llena de los meses de marzo o abril, coincidiendo con la Fiesta que recordaba el éxodo de los judíos de Egipto y, por lo tanto, la salvación de la “esclavitud”, y en el siglo VI se estableció la fecha de la Pascua que debe caer el domingo siguiente a la primera luna llena después del equinoccio de primavera.

Este año, el equinoccio tuvo lugar el 20 de marzo, pero el Vaticano decidió mantener como fecha el 21 de marzo, el día en que cayó exactamente la luna llena; así, de esta manera, la luna llena que tomaron en consideración es la de los últimos días, que ocurrió exactamente un mes después, y hoy cae la Pascua, 21 de abril de 2019.

Efectivamente, la Pascua, tanto judía como cristiana, generalmente cae bajo el signo de Aries (el carnero es el cordero macho que se convirtió en adulto, el protagonista de un mito griego), pero ahora ya estamos bajo el signo de Tauro.

El término hebreo para designar Pascua es “pèsah”, que significa “saltar más allá“, así que vamos más allá de esta desalineación y recordamos las palabras de Rudolf Steiner: “es precisamente el establecimiento de la Pascua según las constelaciones del cielo, que expresa cómo la Tierra y lo Celestial trabajen juntos. En este establecimiento de fecha descansa una gran sabiduría de la humanidad antigua. (…) Así se llamará a la teosofía, si la Pascua también se fija sobre la base de intereses externos, para continuar estableciéndola como una fiesta móvil, que puede establecerse por sí misma, a través de la constelación del sol, la luna y las estrellas. Junto a la Pascua materialista habrá una fiesta de la Pascua espiritual, que continuaremos celebrando en nuestros corazones, para ser conscientes de nuestra conexión con el mundo espiritual “.

Feliz Pascua a todos, Francesca Zangrandi

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi