Condividi sui tuoi social

La palabra «solsticio» proviene de la antigua palabra francesa «solstice» que a su vez deriva del latín «solstitium», palabra formada por «sol», que significa «sol», y del pasado participio del verbo «sistere», que significa «para, quédate quieto». De hecho, el Sol en este momento en particular parece quedarse por un tiempo en la misma posición antes de reanudar el camino inverso y descendente.
El solsticio de verano dura hasta la noche de San Juan, entre el 23 y el 24 de junio, cuando la frontera que separa los diferentes mundos se vuelve más delgada (como es de esperar, en la tradición nórdica la noche de San Juan es una de las tres noches de espíritus junto con Beltane y Samhain).

Con el tiempo, el cristianismo se apropió de la festividad al asociarla con San Juan Bautista, pero siempre en la cultura campesina y en todas las culturas que celebraban los ciclos de la tierra y los elementos de la naturaleza, las noches del solsticio se consideraban mágicas; y, en particular, la noche de San Juan se considera la noche mágica por excelencia, siempre celebrada con rituales y costumbres, en la que se combinan antiguas tradiciones populares y profundos significados esotéricos y religiosos.

Todavía en la medicina herbal y la fitoterapia, esta es la mejor época del año para recolectar algunas hierbas curativas, ya que es precisamente ahora que están expresando todo su potencial.
Una de las plantas más utilizadas para hacer diferentes cosas es el hipérico, también llamado «hierba de San Juan»: el hipérico, cuyas flores se recolectaban y son tradicionalmente cosechadas en este momento, es una planta con virtudes curativas excepcionales; su flor amarilla modula la acción del calor, es un antiinflamatorio por excelencia que también se utiliza para tratar quemaduras de la piel, heridas e inflamación de los nervios; en la antigüedad se creía que tenía la capacidad mágica de alejar a los demonios más formidables (no por casualidad, también tomó el nombre de “Fuga demonum”, ahuyenta demonios) y es un excelente antidepresivo.

Una costumbre muy extendida es la de la colección de hierbas de San Juan: se cree que el rocío que humedece las praderas tiene facultades regenerativas milagrosas, por lo que incluso las hierbas cargadas de rocío se vuelven prodigiosas, con funciones farmacológicas.
Por ejemplo, un proverbio de Romaña dice: «La guaza ‘d San Zuàn la guarés ogni malàn» (el rocío de San Juan cura todos los males). Y en el norte de Europa, si una mujer quería tener muchos hijos, tenía que estar desnuda y rodar en el césped cubierto de rocío; incluso si ella quisiera un pelo bonito.

Con las hierbas recolectadas esta noche, puedes hacer «el agua de San Juan»: sumerge las hierbas en un recipiente lleno de agua y déjalas afuera en el efecto mágico de la noche; la luz de la luna y el rocío de la mañana extraen de las flores y las hierbas los principios beneficiosos de la carga del agua, por lo que por la mañana nos lavamos con esta agua. Esta agua especial trae salud, belleza, suerte, amor y felicidad.
Hay muchas hierbas que se usan tradicionalmente para este ritual, como el hipérico, la artemisa, la verbena, la ruda, la grosella, la lavanda o el romero, pero podemos confiar en nuestros sentidos, en lo que nos atrae, nos inspira o que nosotros sepamos.

También en esta noche, según la tradición, las mujeres quitan nueces inmaduras, cuando la drupa aún es verde, con una guadaña o una cuchilla de madera, nunca hecha de metal, para obtener un licor típico de Val Padana, el nocino. Las nueces deben permanecer en infusión en el alcohol hasta la noche de San Lorenzo (10 de agosto), luego deben ser filtradas, endulzadas y condimentadas con drogas y especias, como la canela y los clavos.
El ritual de preparación del nocino se remonta a los celtas de Gran Bretaña, lo que sugiere que el nogal era un árbol sagrado para esos pueblos.

Otra costumbre es encender las hogueras: iluminando la noche con fuegos, se quiso, supersticiosamente, frenar el descenso del sol hacia la bóveda celeste. Y luego, el fuego siempre se ha considerado propiciatorio: la oscuridad, los espíritus malignos y las brujas se ponen en fuga (en muchas culturas se creía que durante la noche las brujas se reunían y corrían por el campo en busca de hierbas).
Además, el fuego tiene el poder de transformar: al quemar lo que es viejo, lo transmuta en algo nuevo, que nos recuerda el ciclo continuo de vida, muerte y renacimiento; al igual que el Sol, que ahora ha alcanzado su máxima intensidad pero ya está anunciando el inminente regreso a la oscuridad.

¡Que la magia siempre nos sorprenda como cuando éramos niños!
Ahava, Francesca Zangrandi

 

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post

noticias

Primer cuarto lunar en Piscis

Esta tarde se perfeccionará el primer cuarto lunar en el signo de Piscis, el último del zodiaco.   Por un lado la Luna