Condividi sui tuoi social

Hace tiempo que quería escribir algo sobre un tema que realmente me importa: ¡la importancia de evolucionar y fluir con la vida! Por supuesto que es importante para todos, pero creo que es aún más para las mujeres.

Recientemente,alguien comentó en mi página Facebook, tratando de denigrarme, el hecho de que pasé de Tuina y Medicina China al sacerdocio de María Magdalena: evidentemente esta persona no me conoce personalmente y se basa sólo en lo que vio en Internet o tal vez lo que le contaron de mí, si alguien le habló de lo que hago. Por lo tanto, no sabe que mi camino siempre ha sido variado, pero siempre inherente al bienestar de la persona, y especialmente al de la mujer; que sigo estudiando, enseñando y practicando Medicina China, y que siempre he estudiado la figura de María Magdalena porque sentí su llamada.

Pero no me enojé, y ni siquiera me sentí atacada; creo que es más bien su límite, y lo lamento (especialmente por el hecho de que es una mujer), porque en realidad las mujeres a menudo me dicen lo mucho que se sienten o se han sentido inadecuadas por ser pasadas por un tipo de estudios a otro y de un tipo de trabajo a otro a lo largo de sus vidas, y cuánto es o fue difícil responder a la pregunta «¿Qué estudios hiciste?» o «¿Cuál es tu profesión?»

Quien me conoce sabe que desde hace tres años estoy viviendo en el extranjero ; cuando estaba en Italia, tenía un centro donde ejercía mi profesión: cursos de Pilates, meditaciones, masajes Tuina y otras técnicas energéticas, diferentes laboratorios y encuentros para mujeres, etc… Pero me sentía como si estuviera en una jaula, porque quien me conocía por el Pilates o Tuina tenía sólo una idea parcial de mí, mientras que yo me sentía mucho más: también era a que estudiaba el mundo femenino, el embarazo, los cristales y todo el resto. Irme y venir a un lugar donde nadie me conocía, seguramente me dio la oportunidad de empezar de cero y decidir cuál era la primera imagen que quería dar de mí misma.

Pero cuanto más lo pienso, más absurdo me parece todo; siempre les he dicho libremente a mis seres queridos y a las personas con las que estaba en contacto  lo que estaba haciendo, aunque pasé de una formación a otra, a veces aparentemente incluso muy lejanas la una de la otra. Pero muchas mujeres vinieron o vienes a los cursos diciendo que les habían dicho a familiares y amigos que estaban o están haciendo otra cosa. ¿Por qué?!

Creo que debemos estar orgullosas de cada uno de nuestros pasos, después de todo somos el resultado de todo lo que hemos hecho, vivido, estudiado y experimentado; y no es cierto que pasamos de «blanco a negro», seguramente todo lo que hicimos de alguna manera tuvo una conexión con lo que hicimos antes y lo que hicimos a continuación.

Esto se llama evolución: el término proviene del latín «evolutionem», que significa «seguir varias direcciones», y en el vocabulario la definición es «cambiar de una forma a otra, generalmente más completa y perfecta». ¡Entonces debemos estar orgullosas de nuestra investigación continua que nos lleva a ser una versión nueva y mejor de nosotras mismas todos los días!

Y cuando evolucionamos, con nuestro ejemplo y nuestra vibración influenciamos a quienes nos rodean; y estos a su vez evolucionarán, influyendo en las otras personas con las que entran en contacto, como una especie de sinapsis social sin fin.

Además, las mujeres no podemos prescindir de ello: biológicamente diseñadas para crear (ya sea una vida nueva o un proyecto, no importa), sentimos en lo más profundo la responsabilidad de crear un mundo mejor. No podemos hacer otra cosa, nuestro cuerpo también nos lo recuerda con su naturaleza cíclica, en un ciclo continuo de vida-muerte-renacimiento.

Obviamente, también hay hombres que pasan de una profesión a otra, pero son más la excepción que la regla; y en cualquier caso, ellos probablemente no deben absorber una serie de comentarios desagradables por sus elecciones aparentemente discordantes.

Recordemosnos que pasar de una cosa a otra nos da la oportunidad de experimentar más cosas, conociéndonos cada vez más y dándonos la oportunidad de definir poco a poco cuál es nuestra mayor aspiración (si tuviste ideas claras desde el principio, me alegro por ti!), qué es lo que más nos satisface y cuáles son nuestros regalos para la humanidad.

Así que no tengas miedo de experimentar y buscar, y si tienes un sueño, este es el momento de sacarlo a luz e involucrarse. No podemos contentarnos, estamos aquí para mejorarnos, crecer y ser más y más. ¡Feliz evolución!

Ahava, Francesca Zangrandi

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post

noticias

Primer cuarto lunar en Piscis

Esta tarde se perfeccionará el primer cuarto lunar en el signo de Piscis, el último del zodiaco.   Por un lado la Luna