Close

14 March 2020

Marzo entre cuarentena, tiempo libre y cambio de conciencia

En estos días de bloqueo forzado, en el que no podemos salir de la casa, reunirnos con otras personas, abrazarnos, tocarnos, a veces el tiempo parece haberse detenido. Sin embargo, la vida continúa, y la naturaleza nos lo muestra bien, continuando sin obstáculos su camino hacia la primavera, la temporada del despertar y el renacimiento.
De hecho, en cierto sentido, me atrevería a decir que toda esta situación nos sirvió para comenzar a disfrutar de la vida nuevamente, y para detener esa carrera loca detrás de algo que tal vez ni siquiera sabíamos qué era, y probablemente ni siquiera queríamos (pero sabes ¡cuándo estás en un círculo vicioso es difícil salir de él!).

Pero ahora nos hemos visto obligados a detenernos, a quedarnos… y muchos de nosotros ya no estamos acostumbrados a hacerlo,por lo que es fácil experimentar ansiedad, desesperación, frustración …
Pero me gusta mirar más allá de las apariencias, tratar de dar una interpretación diferente a todo lo que sucede, porque creo que todo sucede por una razón, incluso si no siempre es fácil interpretar con nuestras mentes limitadas; pero siento que somos células microscópicas del planeta Tierra y que somos parte de un plan mucho más grande que nosotros, así que me parece interesante tratar de entender qué es este plan (¡incluso si podría ser que las cosas no son como mi mente y mis sentimientos creen! ¡Que todos piensen por sí mismos y confíen en su sentir, que ciertamente no soy un gurú!).

Nos vemos obligados a quedarnos en casa, pero ¿qué es casa si no es nuestro cuerpo?
Creo que toda esta situación nos ha empujado a detenernos (lo cual todos sabíamos que teníamos que hacer, pero no sabíamos cómo hacerlo) sólo para cambiar el enfoque hacia nuestro centro, para habitar nuestro cuerpo, así que creo que es importante en este momento tomarse el tiempo para sentir el cuerpo, respirar conscientemente en él, agradecerlo, honrarlo… (después de todo, ¿No podría ser que esta separación forzada el uno del otro tenga el objetivo de separarnos de nosotros mismos a través del inconsciencia?).

Y tal vez este permanecer en el cuerpo nos ayudará a devolver la atención en nosotros mismos y a lo que realmente nos importa. Por eso creo que también es importante elegir bien con qué queremos alimentarnos, ya que todo lo que nos rodea y con el que nos relacionamos da forma a nuestra energía vital.
Y no me refiero sólo a la comida, sino a todo lo que nos puede alimentar: el libro que elegimos leer, la película que elegimos ver, la música que elegimos escuchar, las personas con quienes decidimos conversar, qué artículos-transmisiones-etc… decidimos seguir…

Y por esta razón, creo que sea importante preguntarnos: ¿todo esto realmente me está alimentando? ¿Cómo está dando forma a mi interioridad? ¿Eleva mis vibraciones dándome energía o, por el contrario, la reduce?
En consecuencia, no siempre es necesario hablar continuamente sobre lo que está sucediendo o se está viviendo, de lo contrario existe el riesgo de fomentar aún más el tipo de energía que mueve ese evento, o en cualquier caso es bueno hacer una selección de lo que se desea escuchar, leer, discutir.

Volvamos a la importancia de llevar la atención a nosotros mismos: ¿cómo nos comportamos en relación con todo lo que está sucediendo? ¿Nos dejamos involucrar e influir emocionalmente en todo lo que vemos, oímos y leemos? ¿O tal vez con un aire de suficiencia juzgamos quién se involucra con el engaño desenfrenado y se hunde en el miedo?
En ambos casos, estamos en la trampa de la manipulación que nos lleva a salir de nuestro centro, lo que nos permite ser influenciados desde el exterior y, por lo tanto, perder nuestro poder personal. Después de todo, no es una coincidencia que lo llamaron Coranavirus, ¿verdad?

Como dije hace un par de semanas en el boletín (en este momento sólo está en italiano, pero pronto también estará en español), los ganadores y los soberanos usan la corona; y la palabra “soberano” etimológicamente significa “excelente, supremo, muy grande”, y cuando se refiere a una persona indica la más alta excelencia en su arte o en sus talentos.
En cuanto al sistema de los chakra, el poder está relacionado con el tercer chakra, el área del plexo solar. Pero incluso si a menudo nos referimos al término “poder” con el significado de la capacidad de imponer la propia voluntad a alguien más, en realidad me estoy refiriendo al poder personal de uno.

La etimología de la palabra “poder” se remonta al verbo latino “poteo” y, en particular, a una forma arcaica del infinito “posse”, que indica precisamente la capacidad de poder hacer algo. En el vocabulario italiano de Treccani, esta es la definición que encontramos: “tener la facultad, la fuerza, la habilidad, la libertad o los medios, la manera, la conveniencia de hacer algo; tener la posibilidad con respecto a lo justo, lo legal, la norma, de actuar de cierta manera, ya que faltan obstáculos tanto de elementos materiales o naturales como de la voluntad propia o ajena”.

A través del aislamiento perdemos el concepto de poder interno, es decir, del poder de conexión, de unión, de fusión. Nos convertimos en autómatas en un mundo automático. Y sin nuestra autonomía perdemos el deseo de renovarnos, nos atascamos en patrones repetitivos, incapaces de encontrar la libertad. Si buscamos el poder fuera de nosotros mismos, necesitamos ser guiados por otros, por lo que estamos en sus manos. Sin un poder interno, buscamos continuamente estímulos externos, entusiasmo y actividad, tenemos miedo de reducir la velocidad, de sentir el vacío dentro de nosotros.

Por lo tanto, es importante encontrar el propio centro, escucharse a sí mismo y no verse influenciado por las formas de pensamiento y las emociones del colectivo (y esto no sólo ahora, sino en general en la vida): el poder es la capacidad de hacer cambios, nos permite transformar lo viejo en algo nuevo, volviéndonos más reales.
Tenemos poder cuando nos atrevemos a vivir auténticamente, cuando entramos en nosotros mismos y decimos la verdad desnuda. Cuanto más nos atrevemos a correr riesgos, cuestionar o resistirnos a ir en contra de nuestros sentimientos, más fácil se vuelve.

Para escapar de las asfixiantes trampas de la limitación personal y acercarnos a la maravillosa expansión de la integridad, debemos reclamar nuestro poder personal, que es la capacidad de determinar nuestro destino. Sólo con el poder personal podemos dejar de lado los obstáculos que nos mantienen en prisión, en la esclavitud y la inconsciencia.
Entonces reconozcamos nuestros talentos únicos e irrepetibles, honremos todo lo que nos hace quienes somos hoy, agradezcamos todas las victorias y todas las derrotas que nos llevaron a estar aquí hoy como estamos, pero sobre todo ¡recordemos que el maestro que tenemos que seguir vive dentro de nosotros!

Y luego, si tomamos la palabra “Coronavirus”, la palabra “corona” me recuerda al séptimo chakra, también llamado chakra de la corona: aquí encontramos el asiento de la conciencia cósmica, es el centro que nos conecta con la inteligencia divina y con la fuente de cada manifestación, es el medio por el cual alcanzamos la comprensión y encontramos el significado; aquí hay conciencia, aquí finalmente percibimos el orden general y el significado de todas las cosas. ¿Qué sea una coincidencia el hecho que eligieron este apodo para este virus que en realidad se llama covid 19?
Y no olvidemos que la palabra “virus” etimológicamente en latín significa “veneno” y que el anagrama del mismo se convierte en “sirvu”, que en dialecto siciliano significa “sirviente”. Entonces, en ambos casos, parece que de alguna manera quieran envenenar o esclavizar la conciencia de las personas. Y luego el virus se propaga por el aire, y el elemento Aire representa la mente, los pensamientos, el inconsciente, así que tal vez no sea casualidad que todo lo que está sucediendo esté transformando de alguna manera nuestra forma de pensar, ¿no es así?

Este es un momento de grandes cambios: la realidad tal como la conocíamos, especialmente la económica, política y social, ya no será la misma, y ​​todo lo que está sucediendo nos está llevando a experimentar un cambio de conciencia. Entonces, en lugar de pasar todo nuestro tiempo alimentándonos de la innumerable información que circula sobre la situación actual, tal vez sería mejor si la utilizáramos para rediseñar nuestra forma de vida y sentar las bases de nuestro futuro cercano.
Además, porque la información que circula no siempre es verdadera, y en cualquier caso, el tono en el que se difunde es bastante sensacionalista, lo que sirve para “hacer noticias”, pero en realidad sólo alimenta el miedo.

Debido a que nuestro cerebro reacciona constantemente a todo lo que absorbemos, a toda la información que leemos, vemos y escuchamos, desencadenando respuestas neuropsíquicas, emocionales, motoras, hormonales e inmunológicas que pueden alimentarnos o, por lo contrario, alterar el equilibrio de nuestro cuerpo, llegando también a bajar sus defensas inmunes.
Y para la Medicina China, el miedo es la emoción asociada con el Riñón: cuando el Riñón está desequilibrado, prevalece el miedo y, viceversa, un gran susto afecta el funcionamiento del Riñón. Y no sólo los Riñones son el asiento del Jing, o la fuente primordial de energía y vitalidad, sino que el Shen (parte psíquica) del Riñón es el Zhi, o sea la voluntad, el instinto inicial que nos lleva a querer vivir.

En el sistema de los siete chakras principales, el miedo es el demonio del primer chakra porque se opone a la sensación de tranquilidad y seguridad idealmente favorecida por el chakra mismo. Mientras que el demonio del séptimo chakra es el apego, es decir, la dependencia de las cosas materiales, la preocupación excesiva por la realidad en la que se vive y que limita en un lugar restringido, lo que crea incapacidad de seguir adelante. Y me parece curioso que estos dos chakras sean precisamente los dos (en el sistema de los siete chakras principales) que conectan la parte superior de la cabeza con el área genital con una sola línea etérica, cruzando todos los otros chakras.
Y a lo largo de esta línea etérica, fluyen dos corrientes energéticas, una descendente y la otra ascendente: la primera es de manifestación y la segunda es liberadora, es decir, nos hace ir más allá de los límites del plano manifiesto para alcanzar estados de ser más expansivos. La corriente liberadora es la que se enfatiza con mayor frecuencia porque se cree que conduzca a la liberación personal, pero la corriente descendente también es importante, ya que es la que nos permite manifestarnos y poner en práctica las ideas dándole una forma tangible. Entonces, ¿podemos imaginar lo que sucede cuando estos dos chakras están de alguna manera comprometidos?

Luego, justo en el medio de la línea etérica que fluye entre el primer y el séptimo chakra, está el cuarto, el chakra del corazón, el lugar que combina las fuerzas que vienen de arriba y abajo, de adentro y afuera; el lugar donde se encuentran lo material y lo espiritual; la puerta de entrada al alma donde se originan todas las formas de amor. (¡¿Y no es curioso que el elemento asociado con este chakra sea precisamente el elemento Aire?!)
Así que conectemos con este centro de energía, con el amor (que es exactamente lo contrario del miedo), y abrámonos a la aceptación, que todo esto nos está llevando a experimentar una gran evolución. Por supuesto, para renacer en una nueva forma es necesario morir (¡hay mil maneras de morir, no necesariamente tenemos que morir físicamente!), ¿pero no es eso lo que la naturaleza nos enseña constantemente?

Si has leído hasta aquí, ¡felicidades! Y sobre todo, gracias! Todo lo que escribí no quiere ser un sermón, ni una declaración de lo que está bien o mal, lo verdadero o lo falso, sino un simple razonamiento que quizás también pueda empujarte a pensar de manera diferente a como estabas haciéndolo. Y si estos pensamientos te empujan a hacer razonamientos diferentes de los míos, está bien: lo importante es mantenernos activos, despiertos, pensantes y abiertos al cambio.
Ahava, Francesca Zangrandi

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi