Close

23 March 2020

Luna nueva en Aries 2020

El viernes pasado, el Sol entró en el signo de Aries marcando el comienzo de un nuevo año astrológico. Si el signo de Piscis puede considerarse un signo liminal, que cierra un ciclo y al mismo tiempo sienta las bases para el nuevo que se abrirá, Aries, por otro lado, ciertamente representa el despertar, el nacimiento, el comienzo, el principio: es Aries el brote que germina, el nacimiento de una idea o un sentimiento, el inicio de una acción y todo lo relacionado con la primera fase de algo.

No es casualidad que la entrada del Sol en el signo de Aries marque (al menos en el hemisferio norte) el comienzo de la primavera, que siempre se ha considerado la temporada del despertar y renacer: es la época del año en que la naturaleza despierta del letargo del invierno para prepararse para el calor del verano; la savia a colorear de verde las plantas y los árboles, los brotes y las flores se abren, los pájaros vuelven a cantar mientras construyen sus nidos, toda la naturaleza está en fermento .
Y nosotros no somos menos: nuestra energía aumenta, es más fresca y brillante, queremos redescubrir el contacto con la naturaleza y respirar el aire fresco, hacer y crear cosas nuevas, experimentar y descubrir el mundo, dejando gradualmente nuestro mundo interno para relacionarnos con el externo.

Y mañana el Sol y la Luna estarán en el signo de Aries, marcando la primera luna nueva de primavera: Aries es un signo de Fuego, un elemento que representa la energía creativa y la acción, por lo que esta luna nos pide que actuemos la creatividad, que pongamos pasión y energía en todo lo que hacemos, que seamos vivos y espontáneos.
No es casualidad que estemos enérgicamente en el período del año en que aumenta el yang, por lo que comenzamos a percibir la necesidad de movernos, tener libertad de acción, planear y crear. Entonces, esta luna nueva es ideal para plantar la intención de lo que queremos manifestar en el concreto, y podemos aprovechar este período de pausa forzada precisamente para crear nuestra nueva realidad.

Para la medicina china, la primavera es la estación dominada por el elemento Madera: la naturaleza de la Madera requiere la libre expresión de sí misma, rechazando toda contención y restricción; desde un punto de vista psíquico, la Madera se expresa con la capacidad de plantear, desarrollar ideas con entusiasmo e inspiración creativa, coraje y ambición, mientras que a nivel emocional se expresa como visión, dirección y canalización de energías. Es decir, ¡la energía de la Madera concibe una meta y pone en práctica la semilla de la visión!

De hecho, en la medicina china, el coraje para actuar y la determinación están conectados con el elemento Madera, y en el cuerpo el elemento Madera se expresa a través del Hígado y la Vesícula biliar (no por casualidad, cuando nos referimos a una persona valiente, decimos que “tiene hígado”).
Hígado y Vesícula Biliar en la medicina china representan nuestra capacidad de acción en la vida; más precisamente, representan la mente y el brazo: el Hígado se encarga del proyecto, mientras que la Vesícula Biliar se encarga de su realización práctica. (Sin embargo, si la energía del movimiento de la Madera no está en equilibrio, es posible que no podamos tomar decisiones, tener iniciativas,  estar motivados; o por el contrario, podríamos ser impulsivos e imprudentes, por lo tanto, en todos los casos mencionados, sería aconsejable equilibrar un poco la energía de la Madera – aquí hay algunas ideas).

Sin embargo, esta luna nueva tendrá lugar en conjunción con Chiron y Lilith, quienes nos llaman a integrar y sanar las heridas de nuestra energía masculina y femenina, nuestra historia individual y colectiva, nuestro pasado y nuestro futuro, enseñándonos a amar nuestra vulnerabilidad como seres humano y ser más empáticos con el mundo y todos sus seres.
Quirón nos pide que abandonemos nuestra vieja imagen y que no tengamos miedo de recrear una nueva versión de nosotros mismos, mientras que Lilith nos pide honestidad, especialmente con respecto a la herida de lo femenino, reconociendo cómo nosotros también contribuimos o hemos contribuido a su permanencia.

Todo en este momento nos dice que debemos prepararnos para grandes cambios, que todo lo que sabíamos probablemente desaparecerá para transformarse en una nueva forma, en una nueva realidad, por lo que usamos el Fuego de esta luna nueva para contribuir a la creación de esta nueva matriz, expresando nuestra voz auténtica y compartiendo con el mundo los dones que hemos venido a traer en esta vida.
Con coraje, como el elemento Madera nos pide, que básicamente significa “tener corazón” (deriva del latín “coratĭcum” o “cor habeo”, adjetivo derivado de la palabra compuesta “cor”, “cordis” – corazón, y del verbo “habere” – tener). Y luego Igor Sibaldi también señala que, como muchas otras palabras que terminan con “aje”, la palabra “coraje” indica una acción que tiene un propósito específico (por ejemplo, “aterrizaje” es llegar al suelo y “anclaje” es el anclarse) y también la amplitud de algo (por ejemplo, “voltaje”, “amperaje”, etc…), lo que sugiere que “coraje” significa hacer cosas que nos revelan, especialmente a nosotros mismos, nuestro corazón, nuestra autenticidad.

Feliz luna nueva, Francesca Zangrandi

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi