Comparte en tus redes sociales

Esta mañana se perfeccionará la luna llena en Géminis, el primer signo de Aire del zodíaco, vinculado por tanto a la comunicación, al poder de la palabra, a nuestro niño curioso, que cree que aún hay mucho que aprender, descubrir y explorar. No importa lo mucho que creamos saber y lo seguros que nos creamos, la energía de Géminis nos recuerda que la vida siempre nos brinda la oportunidad de maravillarnos y aprender algo nuevo.

Sabemos que cuando tenemos luna llena, trabajamos con polaridades, y en esta ocasión tenemos a la Luna en Géminis por un lado y al Sol en Sagitario por el otro, que está en conjunción con Marte y el asteroide Ceres.
El eje Géminis-Sagitario tiene que ver con la interacción, la comunicación, el entendimiento y la verdad, y nos da la oportunidad de soltar esas creencias que creíamos verdades absolutas y que de alguna manera nos están limitando, para abrirnos a nuevas perspectivas y nuevos puntos de vista; y al mismo tiempo nos aleja de la verdad dictada por los gurús y nos acerca cada vez más a nuestra maestría interior.

El signo de Géminis está regido por Mercurio, el planeta de la comunicación, el mensajero y la voz, por lo que este plenilunio nos invita a considerar las historias que nos contamos sobre quiénes somos, qué podemos y queremos hacer, hacia dónde vamos y hacia dónde queremos ir. Estas historias nos hacen sentir seguros, pero también nos limitan, cerrando nuestra mente a nuevas posibilidades y poniéndonos etiquetas que quizá ya no sean apropiadas.
Pero podemos reescribir las nuestras en cualquier momento. Todo lo que hace falta es un cambio de perspectiva para redefinir las narrativas o abandonarlas por completo. Y esta luna llena en Géminis nos invita precisamente a romper los moldes que nos limitan a una determinada historia y a la realidad resultante, recordándonos que hoy no tiene por qué ser igual que ayer, y que el mañana aún está por explorar. Y es precisamente ahí, en ese desconocido, donde residen las infinitas posibilidades.

Mercurio comenzó ayer mismo su fase de pre-sombra que precede a la última retrogradación de este año, y está en cuadratura con Neptuno en Piscis, por lo que cierta confusión podría impedirnos tener la mente clara y llevarnos a cambiar constantemente de opinión o a tener dificultades para comunicarnos.

Los dos luminares, pero también Marte y Ceres, forman por un lado una cuadratura en T con Saturno en Piscis, y por otro con los asteroides Lilith y Hekate en Virgo.
Saturno es el planeta del límite, de la disciplina, de la responsabilidad, de la estructura, así que de alguna manera nuestra visión se enfrenta a la realidad.
¿Está nuestra vida alineada con lo que decimos que es nuestra autenticidad?
¿Refleja nuestra vida nuestra verdad?
Pero al mismo tiempo, nos invita a encontrar la manera de llevar a cabo nuestros proyectos, y junto con Lilith, nos insta a construir un camino seguro y ordenado que nos conduzca hacia donde queremos ir, evitando dejarnos abrumar por acciones impulsivas de las que podríamos arrepentirnos.

Feliz luna llena, Francesca Zangrandi

Suscríbete al boletín

Recibe actualizaciones

Otros artículos

noticias

Luna llena en Virgo 2024

Dentro de unas horas, la Luna alcanzará su máxima expansión en Virgo, signo de Tierra que representa el arquetipo de la Sacerdotisa, la Mujer Medicina.

noticias

Primer cuarto lunar en Tauro 2024

Mañana por la tarde se perfeccionará el primer cuarto lunar en el signo de Tauro. Por un lado la Luna en Tauro