Comparte en tus redes sociales

Mañana celebraremos el Año Nuevo chino, que no tiene fecha fija porque sigue el calendario lunar y coincide con la segunda luna nueva tras el solsticio de invierno.   El Año Nuevo chino, también conocido como Fiesta de la Primavera o Año Nuevo lunar, es la festividad más importante del año en China, y el periodo festivo dura dieciséis días: reuniones familiares, ofrendas a deidades y antepasados, limpieza de la casa para deshacerse de lo viejo y dejar paso a la felicidad y buena fortuna que trae el Año Nuevo, etc…

El origen del Año Nuevo chino se remonta a una leyenda de tiempos lejanos, cuando el monstruo Nian vivía en China (en las profundidades del mar o en las montañas) y salía de su escondite una vez al año para cazar humanos y, especialmente, niños. Cuenta la leyenda que el monstruo tenía dos debilidades: el color rojo y los ruidos fuertes.
Por eso el rojo se ha convertido en el color del Año Nuevo Chino (todo se decora de rojo, el color auspicioso, y se cuelgan farolillos rojos por todas partes), y la tradición incluye muchas actividades «ruidosas», como cantos, bailes, música, fuegos artificiales y petardos.

En la tradición china, se asignan cíclicamente doce animales diferentes a los distintos años: la leyenda cuenta que estos animales (el ratón, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo) fueron seleccionados porque respondieron a la llamada de Buda. Estos animales están relacionados con la vida cotidiana de los antiguos chinos o son importantes en la cultura tradicional por su significado simbólico; y se suceden en un orden específico, determinado por la alternancia del yin y el yang.

Abandonamos el signo del Tigre, el tercer animal del zodíaco chino, asociado al valor y la fuerza, pero también a la impulsividad, la terquedad y la determinación. Y entramos en el año del Conejo.
Según la teoría de los elementos, cada signo del zodíaco se asocia cíclicamente a uno de los cinco elementos, y este año se asocia al elemento Agua. El signo del Conejo se asocia con la tranquilidad y la amabilidad, pero también con la ambición y el sentido de la responsabilidad.

Así que este año se nos pedirá que dejemos de procrastinar y pasemos a la acción, para que podamos hacer realidad nuestros sueños. Pero sin competencia ni agresividad, de lo contrario corremos el riesgo de volvernos ansiosos y estresados, cuando en cambio el Conejo nos invita a permanecer tranquilos, pacíficos y relajados. Está bien que seamos decididos a querer alcanzar nuestros objetivos, es la determinación lo que nos ayudará a avanzar, pero es mejor evitar los conflictos y las discusiones, así como las cargas excesivas de actividad y los entornos o relaciones demasiado estresantes mental o emocionalmente.

Que el año del Conejo esté lleno de oportunidades y prosperidad. Francesca Zangrandi

Suscríbete al boletín

Recibe actualizaciones

Otros artículos

noticias

Luna llena en Sagitario 2024

Esta tarde se perfeccionará la luna llena en el signo de Sagitario.   Escorpio nos enseñó a profundizar para encontrar la vida bajo

noticias

Primer cuarto lunar en Leo 2024

Mañana se perfeccionará el primer cuarto lunar, que se produce cuando la Luna forma una cuadratura con el Sol. Por un lado, la Luna en