María Magdalena nos habla del amor

1 May

María Magdalena nos habla del amor

La semana pasada en el boletín (de momento está sólo en italiano) hablé sobre las cinco fases que caracterizan una crisis, profundizando especialmente las dos primeras fases, ya que están estrechamente relacionadas con el momento en que vivimos: el pasado 24 April Plutón, asociado con Hades, el dios del inframundo, entró en movimiento retrógrado y el 30 de abril también Saturno; además, los dos están conjuntos al Nodo Sur en el signo de Capricornio, y descubrí que esto no ocurría desde el año 894 … ¡Como si dijera que estamos en un momento histórico más único que raro!

 

Cuando Plutón está retrógrado, nos empuja a sumergirnos sin miedo en las  profundidades del pasado y dejar de lado todo lo que ha sido, hemos sido y nos ha pertenecido, para acercarnos a nuestra verdad más auténtica, mientras que Saturno retrógrado nos ayuda a ser más conscientes de nuestra fuerza y también de que pertenecemos al planeta.

Tanto Saturno como Plutón son planetas relacionados con el karma: el término “karma” proviene del sánscrito “karman” que significa “acción, operación”; en la religión y filosofía indias indica el fruto de las acciones realizadas, es decir, cada acción corresponde a una acción refleja. Entonces, no necesariamente tiene un significado negativo (aunque muchas personas usan este término como si fuera un pecado cometido que requiere un castigo divino); más bien podríamos decir que el karma es un complejo de situaciones que responde a la ley de causa y efecto y, por lo tanto, nos creamos con nuestro trabajo.

 

Todos estamos experimentando un momento de grandes transformaciones, probablemente a veces también sentimos que estamos perdiendo el terreno bajo nuestros pies, pero recordemos que somos parte de un plan más grande que nosotros mismos, y que nuestra alma ha elegido encarnar en este período histórico para una razón, por lo que no debemos tener miedo, sino confiar y entregarnos.

Cuanto más intentemos resistir el cambio, aferrándonos desesperadamente a lo conocido, más doloroso será el proceso, como si fuéramos brutalmente desarraigados en lugar de simplemente fluir.

 

Como se mencionó en el último boletín, en las dos primeras fases de la crisis, el ego no quiere cambiar ni morir, solo quiere que las cosas vuelvan a ser como las conocía, haciéndonos resistir a cada cambio con dolor y sufrimiento, haciéndonos sentir fragmentados e impotentes. Y el ego sigue buscando la clave para volver a donde quiere, en lo conocido (incluso si es una fuente de sufrimiento), además de esperar que todo cambie fácil y rápidamente.

Pero sabemos que no puede ser así: este es el momento de aceptar lo que estamos experimentando, no es el momento de hacer nada, sino de quedarse y ser, abriéndonos a la posibilidad de crear una nueva versión de nosotros mismos, más auténtica y alineada con nuestra alma, sin quedar anclados a nuestro antiguo Yo.

 

El pasado enero canalicé un mensaje de María Magdalena, pero me sugirió esperar para compartirlo, esperar el momento adecuado; y ahora que ha llegado ese momento, os dejo sus palabras:

 

“El amor. Sólo el amor puede llenar un corazón vacío, sólo el amor puede aligerar un corazón pesado, sólo el amor puede sanar un corazón herido.

El amor nos salvará.

No importa cuánto sufrimiento hemos experimentado, cuántos dolores hemos sufrido; si entramos en el amor abriendo nuestros corazones completamente y entrando en éxtasis con el amor más puro, sólo existirá el presente, solo el amor y todo lo que ha sido desaparecerá, será sanado.

El amor nos nutre, nos llena, nos da apoyo. El amor nos libera, nos da libertad y ligereza. El amor nos da presencia y concreción. El amor es todo.

Entrad en el corazón, percibid y saboread el amor, dejaos embriagar por su grandeza y poder. Y si duele, si todavía hay dolor, recordad que sólo es un espacio vacío. Respirad, llenad este espacio vacío con el aliento divino, con el amor, y todas las barreras, todas las máscaras, todas las protecciones caerán. Sólo el amor existirá; y en el amor encontraréis paz y salvación. En el amor encontraréis la Verdad. Y viviendo en amor, con amor, por el amor y desde el amor, podréis expresar vuestra Verdad más profunda, ser vuestra Verdad, sin miedos ni limitaciones.

Permitid que el amor se expanda y llene vuestros corazones, para que todos podamos vivir nuestro propósito sagrado, nuestra Verdad; para que todos podamos expresar nuestra verdadera esencia

¡Así sea, así es!”

 

Ahava, Francesca Zangrandi

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi