Luna llena en Géminis y portal 12-12-12

Condividi sui tuoi social

Ya hemos llegado a la última luna llena del año que está en el signo de Géminis, un signo de aire vinculado a la comunicación que nos conecta con el poder de la palabra, ayudándonos a expresar quiénes somos y qué queremos.
Esta lunación nos acompaña en nuestro viaje hacia la temporada de invierno, hacia las noches más oscuras y frías del año, lo que nos lleva a contactar con nuestra parte más profunda, contemplando nuestro invierno interior.
Pero sabemos que es precisamente en la oscuridad donde se guarda la semilla de la nueva vida, en el vientre oscuro de la Madre Tierra y en el vientre húmedo de cada mujer.
Y de hecho, entre los diferentes nombres que se han dado a esta lunación en las diversas culturas, también está el de la luna de la Dama Blanca, a quien se le pide protección, curación y sabiduría (entendida como iluminación) para ayudarnos a pasar por este momento de oscuridad.
Lucía, la Diosa de la Luz, es una manifestación de la Dama Blanca, y este año la luna llena cae el mismo día que la noche de Santa Lucía, cuyo nombre evoca la luz: deriva del latín «Lùcia», femenino de «Lùcius , cuya raíz es «lux», «lucis», que originalmente significaba «nacido temprano en la mañana» o «durante el día»; luego, en el griego tardío, se tradujo a «Lukìa», adquiriendo gradualmente el significado de la promesa de la luz espiritual.
Y no podemos dejar de asociarlo con la Diosa Lucina de la mitología romana, que fue la Diosa del parto, «la que trae a los niños a la luz»; también llamada Candelìfera, «portadora de velas», porque los partos ocurrían a la luz de una vela y las mujeres en trabajo de parto encendían una vela a la Diosa para pedir su protección.
Luego, el animal asociado con esta lunación es la cierva, que simboliza el aspecto materno de la feminidad: el ciervo está vinculado a diferentes simbologías, y gracias a sus cuernos, que expresan la continua renovación de la vida, el ciclo de vida-muerte-renacimiento , está particularmente asociado con la fertilidad y la regeneración vital.
Y, de hecho, las conexiones de la cierva con la Diosa del nacimiento son evidentes desde tiempos prehistóricos y son recordadas por la memoria popular: por ejemplo, la Diosa sumeria del parto era una cierva; en Grecia se creía que las ciervas embarazadas nadaban hacia una isla sagrada para Artemisa para dar a luz a las crías; a Tito Bustillo, una cueva en la España cántabra, parece que se practicaban rituales relacionados con el culto a la ciervas y otras divinidades zoomorfas con el poder de dar a luz; En Kerameikos, en Atenas, en la tumba de una necrópolis, se encontró una estatua del período protogeométrico (925-900 a. C.) con forma de cierva, decorada con motivos que sugieren una relación íntima con el simbolismo del agua y el líquido amniótico.
Entonces esta luna nos habla de renacimiento, invitándonos a prestar particular atención a nuestra luz interior, a nuestra auténtica verdad, la del corazón: ¿quiénes somos realmente? ¿Cuál es nuestra esencia?
Podemos aprovechar las energías del momento para abrir nuestros corazones y dejar de vivir en separación. Abrir el corazón significa amar, y amar significa volver a confiar en el propio potencial, pero también ser responsable de lo que uno quiere.
Nos estamos preparando para el próximo ciclo de eclipses, que nos invita a conectarnos con nuestra voz auténtica, con el propósito de nuestra alma. Vivir nuestra verdad es fundamental para alcanzar nuestra esencia, y cuando nos alineamos con nuestra alma, descubriremos que somos puro amor.
Hoy también es un portal 12-12-12 (2+0+1+9=12), que es un portal 3-3-3 (1+2=3) de activación de los códigos de lo divino femenino: el número doce indica la recomposición de la totalidad original, del descenso a la tierra de un modelo cósmico de plenitud y armonía; indica la conclusión de un ciclo completado y es el símbolo de la prueba de iniciación que permite pasar de un plan ordinario a uno más elevado y sagrado, y una vez que se pasan las pruebas, induce una transformación, un crecimiento. Entonces representa lo femenino que recrea, que crea algo nuevo.
El número tres simboliza la creatividad como expresión y desarrollo del intelecto, y representa la facultad para utilizar mejor el conocimiento adquirido y desarrollar nuevos sistemas de comunicación. Además, el número tres permite salir del antagonismo, superando la visión parcial del dualismo, reconciliando dos elementos con la ayuda de un tercero.
Pero la suma de 3-3-3 da un número nueve, que representa la finalización de un ciclo y la transposición a un nuevo plano: como último dígito contiene en sí mismo el doble concepto de principio y fin, muerte y renacimiento; permite el acceso a un nuevo nivel de existencia. En la religión judía, nueve representa el intelecto puro; su reproducción por sí mismo, a través de la multiplicación, es el símbolo de la verdad.
Y, de hecho, este portal nos brinda la posibilidad de transmutar todo lo que se necesita liberar o dejar ir, preparándonos así para las nuevas vibraciones que experimentaremos en 2020; nos da la oportunidad de transmutar todo lo que fue doloroso y difícil en 2019, pero también a lo largo de nuestra vida, transformándolo en enseñanzas que nos llevan a la sabiduría y la integridad.
Entonces, ¡preparémonos para experimentar grandes cambios y un gran despertar colectivo, y usemos esta luna de renacimiento de la luz para dar a luz a nuestra autenticidad, nuestra verdad del corazón!
Feliz luna llena, Francesca Zangrandi

 

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post