Close

4 October 2021

Columna “Lunes de mujeres”: LA MENSTRUACIÓN, MOMENTO DE PODER Y ORIGEN DEL MUNDO

Ya estamos en la vigésimo segunda edición de la columna “Lunes de mujeres”, que sale cada primer lunes de mes (al final encontrarás los enlaces para acceder a los artículos anteriores). El mes pasado hablamos del ciclo menstrual y sus fases, y hoy me gustaría profundizar en la primera fase, la menstrual, ya que la hemos definido como el origen.

Según la medicina china, la mujer, en comparación con el hombre, está vinculada al yin y su equilibrio fisiológico está regulado por la sangre, con pérdidas cíclicas y la necesidad continua de reproducirla.
En el Jing Yue Quan Shu o “Tratado completo sobre el Jing Yue“, Zhang Jie Bin (1563-1640) escribió:

“El factor clave de la mujer es la sangre. Cuando la sangre y la esencia pueden unirse, se produce la concepción. Si quieres examinar sus dolencias, las encontrarás todas en el ámbito de la menstruación. Si quieres curar sus trastornos, sólo lo conseguirás si regulas el yin. En consecuencia, el ciclo menstrual es sangre y la sangre es yin. El yin corresponde a la luna. Por ello, la distancia entre ciclos es siempre de un mes. Este es el estado normal.”

¡Cuánta información en esta frase! Ya hemos hablado de la relación del ciclo menstrual con la Luna, así que me gustaría centrarme en el aspecto del ciclo menstrual como indicador de nuestro estado de salud.
Lo que siempre les digo a las mujeres que trabajan conmigo es que nuestro ciclo menstrual es como un termómetro que nos dice cómo estamos en cada momento, por lo que es importante prestar atención a todas las fases del ciclo menstrual, y en particular a la fase menstrual, ya que nos da mucha información.

De hecho, en la medicina china hay varios aspectos que se tienen en cuenta para comprender el estado energético de la mujer: periodo de aparición o desaparición del ciclo, ritmo del ciclo menstrual, tipo de dolor menstrual (si lo hay), cantidad de flujo, color de la sangre, presencia de coágulos en el flujo (si los hay, su tamaño y color, si son brillantes u opacos), olor de la sangre, cualquier síntoma premenstrual, flujo vaginal, embarazo y aborto.
También se tienen en cuenta el clima y el estilo de vida de la mujer, ya que afectan al ciclo y a la sangre menstrual.

Esto hace que la primera vez que veo a una mujer interesada en trabajar conmigo sobre su ciclo menstrual el interrogatorio se alargue un poco, pero me alegro de que con los años las cosas hayan cambiado: mientras que hace años, cuando empecé, muchas preguntas las mujeres no sabían responder o sentían vergüenza y pudor, ahora noto que las mujeres son mucho más conscientes de su ciclo menstrual y de su sangre; aunque evidentemente aún queda mucho camino por recorrer.
De hecho, si miramos hacia atrás en la historia, vemos que a lo largo de la misma todo tipo de pensadores han opinado sobre la presencia de este fenómeno fisiológico – filósofos, líderes religiosos, fisiólogos, biólogos, antropólogos, ginecólogos, … – y ha habido muchas evoluciones sobre el tema. Pero durante siglos la sangre menstrual estuvo estigmatizada, hasta el punto de que pasó de ser un fenómeno fisiológico a ser un tabú. Y aunque en los últimos años se ha producido una auténtica revolución menstrual, sólo estamos al principio del camino.

Alexandra Pope, una de las maestras que tuve el honor de conocer en mi camino, escribió:

“Una mujer de la tribu Yoruk, hablando de las enseñanzas que le transmitieron su abuela materna y sus tías, concluyó con esta advertencia: tienes que sentir tu cuerpo exactamente como es y prestarle atención. Hay algo que se mueve en nosotras, y si no nos mantenemos alerta no sólo perdemos la oportunidad de descubrirlo, sino que podemos quedar atrapadas”.

Y añade: “Esta es la naturaleza del tabú”.
Curiosamente, el término “tabú” deriva de “tapua”, un término polinesio que significa tanto “sagrado” como “menstrual”, en el sentido de “aliado de las mujeres”. Pero también significa prohibido, precioso, maravilloso, mágico, terrible, aterrador y ley inmutable, así que está claro cuánto hay detrás de la sangre menstrual.

Menstruación y origen

Puede parecer que he hablado de origen porque consideramos la aparición de la sangre como el inicio del ciclo menstrual, pero en realidad el asunto es mucho más profundo.
En muchos mitos de la creación se dice que la percepción humana comenzó cuando fuimos capaces de distinguir entre la luz y la oscuridad. Podríamos pensar que es imposible no percibir la diferencia entre la luz y la oscuridad, pero si tenemos en cuenta que en el pasado la Tierra estaba cubierta en gran parte por densos bosques, es fácil darse cuenta de que probablemente la gente podía caminar durante semanas por el bosque sin ver el cielo.

Judy Grahn escribió:

<<En muchos lugares de un intrincado bosque la luz nunca llega al suelo; “vive” fragmentada entre los árboles en constante movimiento. Un grupo de primates, confinados en una pequeña zona de bosque por los depredadores y la necesidad de alimento vegetal, vivían en un pequeño mundo en el que no necesitaban conocer la fuente original de agua o luz: les bastaba con tener un agudo sentido interior para encontrar agua y ver con luz. No es que nuestros remotos antepasados no vieran la luz, sino que veían con la luz con la misma naturalidad con la que respiraban. No percibían la luz fuera de ellos, como si tuviera un origen distinto, un lugar del que emanara. No tenían ninguna historia sobre el origen de la luz. Una vez que alguien entendía que venía de fuera de sí mismo y lo percibía como una entidad separada, ¿cómo podía retener la información y recordarla, ya que los seres prehumanos por definición no tenían lenguaje, ni semiótica, ni nada de lo que llamamos cultura material? ¿Cómo podrían fijar un conocimiento no instintivo fuera de su propio cuerpo?>>

Para adquirir una forma de pensamiento basada en el exterior, los primeros humanos tuvieron que conectarse con algo fuera de ellos como punto de referencia con el que pudieran relacionarse físicamente; y esto ocurrió con el ciclo menstrual y su ritmo sincrónico. Este fenómeno, también llamado entrainment en inglés, es la capacidad de dos latidos de tiempo similar para alinearse y sincronizarse en presencia del otro.
Judy Grahn también escribió:

<<La ductilidad del ciclo menstrual, su capacidad de sincronizarse con otro ritmo regular, dio a las hembras ancestrales la herramienta interior para notar el rasgo que tenían en común – el flujo de sangre – y alinearse tanto con las otras hembras como con la luna, hasta que se dieron cuenta de que era una fuente de luz que distinguía sus efectos de los de la oscuridad. (…) Durante los cientos de miles de veces que se aislaron en el curso de lo que fue, al menos una parte del tiempo, una menstruación colectiva en la oscuridad de la luna, las antepasadas prehumanas se dieron cuenta de que la luz también permanecía oculta. Necesariamente debieron notar que la luz era a veces (al amanecer) del mismo color que su sangre. Al menstruar vieron que la oscuridad era diferente de la luz. La oscuridad tenía, pues, un origen: la menstruación. Al final de cada menstruación, cuando volvían a salir de la oscuridad en la que se habían escondido, “creaban” la luz. Y para seguir recordando y reforzando el principio, empezaron a salir del aislamiento exactamente al amanecer, saliendo “a la luz”. Se sintonizaron con la oscuridad y la luz.>>

Es decir, con nuestro sangrado alineado con los ritmos de la luna, determinamos el nacimiento de la conciencia y la civilización humanas, intuyendo la existencia de un mundo exterior con el que interactuar. Y precisamente por eso es importante redescubrir el poder de la sangre menstrual y de lo femenino, cuya fuente está en el cuerpo y a través del cuerpo habla.
Durante demasiado tiempo se nos ha enseñado a negar y despreciar nuestro cuerpo, a avergonzarnos de él y a no confiar en el poder que le es inherente. Y aunque en los últimos tiempos se ha intentado tratar el ciclo menstrual como un proceso puramente biológico, la realidad es que tiene un significado mucho más profundo: nos da la oportunidad de revelar nuestras fortalezas, de acceder a estados alterados de conciencia y a nuestra sabiduría y creatividad.

Concluyo con las palabras de Alexandra Pope:

“Si estamos dispuestos a cortejar nuestros cuerpos, se nos da un acceso privilegiado a algo Otro que sucede espontáneamente sin el uso de técnicas como la meditación, la oración, el yoga, el ayuno, las drogas, la cabaña de sudor, etc.
El propio ciclo menstrual es una iniciación a esta energía y nos proporciona un buen campo de entrenamiento para cosechar toda la riqueza del don que llevamos dentro. El ciclo es una matriz para el crecimiento espiritual y psicológico, el recipiente alquímico en el que nos formamos e individualizamos. La menstruación es alquimia”.

Ahava, Francesca Zangrandi

PD. La próxima cita de esta columna será el primer lunes de noviembre, pero, mientras tanto, si deseas mantenerte actualizada sobre los diversos artículos que publico en el blog, puedes suscribirte al boletín en la página web www.quintadimensione.net, poner “Me gusta” en la página Facebook Quinta Dimensione – Francesca Zangrandi, seguirme en mi Instagram https://www.instagram.com/francesca_quintadimensione/ o puedes suscribirte al canal de YouTube Francesca Quinta Dimensione. Y si crees que este artículo pueda interesar a alguien que conoces, puedes compartirlo. Muchas gracias!

Ediciones anteriores de la columna “Lunes de mujeres”:
EL CICLO MENSTRUAL Y SUS FASES
CICLO OVÁRICO Y HORMONAS
LOS OVARIOS, FUENTES DE VIDA Y FUERZA CREATIVA
LA MATRIZ DE NUESTRA IDENTIDAD FEMENINA
MOCO CERVICAL Y FERTILIDAD
CÉRVIX, EL PUNTO DE CONEXIÓN ENTRE LA VAGINA Y EL ÚTERO
EL MITO DE LA VIRGINIDAD FEMENINA
HIMEN Y VIRGINIDAD
VAGINA, LA PUERTA DE LA VIDA
ANATOMÍA DEL SUELO PÉLVICO
PERINÉ, LUGAR SAGRADO Y NO RECONOCIDO
PELVIS FEMENINA
ANATOMÍA OCULTA DEL CLÍTORIS
EL PODER APOTROPAICO DE LA VULVA
SOBRE VULVA Y DIVERSIDAD
YONI, PORTAL DIVINO DEL CUERPO-TEMPLO FEMENINO
UTERO-CORAZÓN, ALQUIMIA FEMENINA
ÚTERO, CENTRO DE CREACION FEMENINA
VIVIR EN ARMONÍA CELEBRANDO LA PROPIA NATURALEZA CÍCLICA
MUJERES LUNÁTICA
LAS MUJERES Y LA LUNA