Close

8 September 2019

Portal 9-9

Cualquiera que me conozca o me haya estado siguiendo durante mucho tiempo sabe cuánto creo en la numerología y la geometría sagrada, y que hay momentos en el año en que las manecillas del reloj cósmico marcan una alineación especial en la que podemos acceder a la fuente que emana todo. ¡Y mañana, 9 de septiembre, será uno de estos días especiales y mágicos, en los que el universo nos habla a través de números y símbolos!

Este año es un número tres (2+0+1+9=12; 1+2=3) y el número tres se expande y crea, trayendo más actividad, energía, entusiasmo e interacción con el mundo; es el símbolo de la conciliación por su valor unificador, ya que puede unir lo que separa el número dos.
Y mañana se abrirá el portal 9-9, que será una mejora del último portal 3-3-3: el número nueve es el número tres multiplicado por sí mismo (3×3=9), por lo que los efectos de lo que sembramos en el portal del 3-3-3 se ha multiplicado y ahora es un gran momento para cosechar los frutos. Además, si sumamos todos los números de la fecha de mañana, obtendremos de nuevo un número tres (9+9+2+0+1+9=30; 3+0=3), enfatizando nuevamente cómo este año todo gira alrededor de este numero.

En geometría sagrada, el número tres y sus múltiplos son muy importantes: incluso Nikola Tesla estaba obsesionado con los números tres, seis y nueve, tanto que creía que aquellos que conocían la magnificencia de estos tres números hubieran podido tener la llave del universo.
El número nueve se considera un número sagrado y representa la finalización de un ciclo, contiene dentro de sí el concepto dual de principio y fin, muerte y renacimiento; en el sentido más elevado, es el número de iniciación, porque marca el final de una fase de desarrollo espiritual y el comienzo de otra fase superior (simbolizada por el paso de unidades a decenas).

Esta relación con el ciclo infinito vida-muerte-renacimiento nos recuerda la forma geométrica del círculo, en el cual no distinguimos el principio del final, recordándonos la eternidad del movimiento, la perfección, la ausencia de división, la homogeneidad.

Y desde un punto de vista puramente matemático, el círculo tiene 360 ​​grados, que sería un número nueve (3+6+0=36; 3+6=9); pero si dividimos el círculo en dos obtenemos 180 grados, siempre número nueve (1+8+0=18; 1+8=9). ¡Y lo curioso es que podríamos dividirlo infinitamente y siempre obtendríamos un número nueve! (90 grados – 45 grados – 22,5 grados – 11,25 grados y así sucesivamente: ¡pruébelo y verás!)
El círculo también se considera la representación del Cielo y sus ciclos y de las revoluciones planetarias, por lo que se divide en doce segmentos correspondientes a los doce signos del zodíaco: el número doce es un número tres (1+2=3), y cada segmento ocupa 30 grados , de nuevo un número tres.

Pero si volvemos al número nueve, hay infinitas curiosidades matemáticas: por ejemplo, la suma de los dígitos de un múltiplo de nueve siempre es igual a nueve (por esta razón, los judíos lo consideran el símbolo de la verdad), y si se agrega un número al nueve el resultado siempre se refiere al número inicial.
Si en cambio sumamos todos los números que vienen antes del nueve, todavía obtenemos un nueve (1+2+3+4+5+6+7+8=36; 3+6=9), es decir, el número nueve contiene en sí todo los números anteriores y sus características y potencialidades: ¿no podría ser que, en realidad, sea el número nueve el que representa el infinito en lugar del número ocho?

Este símbolo, después de todo, se cree que representa la eternidad, que no tiene límites ni final (lo que nos lleva de vuelta a la imagen del círculo); pero esta oscilación continua entre un lado y el otro me recuerda también una danza continua entre luz y sombra, masculino y femenino, como para recordarnos que para permanecer en equilibrio constante es importante que estas dos partes se unan en el centro y fluyan juntas, en una danza eterna entre energías diferentes pero complementarias, y por lo tanto ambas necesarias.
Y en Oriente, el número nueve se considera el emblema de la unidad cósmica, por lo que me recuerda aún más la imagen del infinito, con esta danza de unión entre lo masculino y lo femenino.

Recordemosnos que sólo cuando lo masculino y lo femenino están en equilibrio pueden unirse y crear, así que quizás sea por esta razón que los meses de gestación de una nueva vida para el ser humano son nueve.
El nacimiento es precisamente la materialización de una vida que proviene de un plano no físico y entra en el plano físico, por esta razón está bien representada por el número nueve, que con su forma nos habla de la expresión energética superior, del campo etérico, donde todo es energía, frecuencia y vibración. Pero cuando damos la vuelta al número nueve, obtenemos el número seis, que nos habla de la vibración en el plano inferior, el campo físico; de hecho, los alquimistas consideraron esta relación espejo entre los dos números (6-9) como un reflejo de la relación entre la realidad física, concreta, material y la realidad energética, vibracional y espiritual (como es arriba, es abajo).

Ya he hablado tanto sobre el número nueve, pero realmente habría muchas otras cosas que decir, por lo que está claro que este es un número muy especial.
Y mañana se abrirá este portal, que durará hasta el 27 de septiembre: con el portal 3-3-3 tuvimos la oportunidad de traer al mundo real lo que todavía era sólo una posibilidad: convertir las ideas en algo más tangible; con el portal 6-6 tuvimos la oportunidad de pasar a la creación, expresando concretamente lo que habíamos planeado en el portal anterior. Pero en el portal 6-6, el evento se refería a los proyectos e ideas que nacieron en el plano mental, en cambio, este portal 9-9 nos da la posibilidad de manifestar los proyectos e ideas que se encuentran en el plan espiritual y energético.

Entonces, ¿qué queremos traer del mundo espiritual, energético y vibratorio para manifestarlo en este plano físico? ¿Cómo podemos aprovechar el plano espiritual para encender nuestro fuego sagrado? ¿Qué podemos hacer en la práctica para alinearnos con nuestro propósito sagrado, nuestro proyecto del alma?
Ahava, Francesca Zangrandi