Close

4 June 2020

Luna llena en Sagitario y eclipse lunar penumbral

Cada luna llena es un momento culminante y floreciente de lo que se sembró en el momento de la luna nueva en el mismo signo zodiacal, unos seis meses antes, y mañana la luna estará llena en el signo de Sagitario.
Sagitario es el último signo del elemento Fuego, pero su fuego no aquello impetuoso de Aries, interesado en la conquista, ni es el fuego radiante y fuerte de Leo, con la intención de la magnificencia del ser; en el fuego de Sagitario prevalece la iniciativa de Aries y el coraje de Leo, pero es un fuego menos material y más espiritual, que conduce a la iluminación.

Y de los tres signos de Fuego, Sagitario es el más espiritual, ya que su fuego ilumina en lugar de calentar: de hecho, su signo gráfico es la flecha que apunta hacia arriba, simbolizando así la intención de ir a un punto distante, diferente de donde se está.
Entre otras cosas, apunta hacia el cielo, es decir, hacia un plano evolutivo más alto y más consciente, donde donde queremos saber quiénes somos, de dónde venimos y, sobre todo, dónde estamos yendo. Entonces, esta luna nos habla de expansión y apertura, y para expandir nuestra comprensión de la verdad debemos experimentar algo nuevo, diferente, lo desconocido, incluso si nos asusta, porque solo desde una nueva perspectiva podemos encontrar nuevas oportunidades.

Sagitario nos pide que trabajemos la maestría que aprendimos con el signo de Escorpio y con las diversas muertes que experimentamos: el lema clave de Escorpio es “yo renazco”, mientras que el de Sagitario es “yo comprendo”.
La palabra “comprender” deriva del latín “cum” que significa “con” y “prehendere” que significa “tomar”, por lo tanto, es contener que también es incluir, un entendimiento que también es agarrar; una consideración que reorganiza y rediseña cada estructura previa, es decir, para crear un nuevo diseño sin excluir nada. Y no es casualidad que Sagitario sea el arquetipo que nos permite alcanzar una nueva conciencia y abrirnos a nuevos puntos de vista a través del cambio de patrones de pensamiento.

Sabemos que cada ciclo lunar, en las diferentes culturas, se ha relacionado con una planta, un color, un animal, un elemento, etc. y, en consecuencia, a cada luna se le han dado diferentes nombres según la cultura. Esta luna, por ejemplo, también se llama “Luna de miel”, recordándonos la relación del mes de junio con las Melissas (junio es un número seis, el número de la Diosa, de lo femenino, de la armonía y el amor).
El nombre “Melissa” deriva del griego “meli”, que significa “la que da miel, la que ofrece miel”, lo que nos lleva de vuelta a la abeja. Y el término genérico griego “melissae”, que designa a la abeja, aparece varias veces en la mitología griega como el nombre propio de numerosas ninfas y figuras femeninas, tanto que se ha convertido en una denominación estable de las sacerdotisas en diferentes cultos.

La abeja, gracias a su trabajo, siempre ha sido considerada un símbolo de riqueza, bienestar, realeza; con el proceso alquímico de transformación del néctar en miel, nos recuerda que nada muere pero todo se transforma y que cada transformación es un renacimiento. Por lo tanto, nos recuerda que nosotros también podemos transformar nuestra vida, en cualquier momento, gracias a un proceso interno de reconexión con nuestra luz y de transformación del plomo en oro.
No es casualidad que esta luna llena vaya acompañada de un eclipse lunar penumbral, el primer eclipse de la temporada (los próximos serán el 21 de junio y el 5 de julio). El tiempo de los eclipses es un espacio de grandes movimientos y poder profundo, donde se crean cambios visibles, donde se manifiesta lo que requiere cambios, movimientos y acciones concretas. En cierto sentido, es como si nos encontráramos abandonados a nosotros mismos, sin luz externa y, por lo tanto, tuviéramos que confiar en nuestra luz, nuestros recursos internos para poder avanzar; por esta razón, los eclipses nos permiten dar un salto evolutivo.

En hebreo, Sagitario se llama Keshet, que es el arcoiris: el arcoiris constituye un puente entre el cielo y la tierra, y representa simbólicamente la esperanza, el retorno a la paz, la armonía y la integridad; indica el fin de las dificultades, la capacidad de renacer y aprovechar nuevas oportunidades. Su forma de arco se asemeja a un puente, refiriéndose a nuestra capacidad para pasar a través de los retos de la existencia; y en la cultura navajo representa la iniciación, o sea el final de la vieja vida a favor de un renacimiento.
Feliz luna de renacimiento, Francesca Zangrandi

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi