Close

17 September 2021

Luna llena en Piscis 2021

La próxima semana, y exactamente en la noche entre el lunes y el martes, la Luna alcanzará su plenitud en el signo de Piscis, el último signo del zodiaco, el que cierra un ciclo y reabre otro, o más bien sienta las bases y las premisas.
Para recordarnos que marca el paso de una fase a otra, el cierre de un ciclo y la reapertura de otro, está también la representación gráfica del signo zodiacal de Piscis, que está formado por dos peces que se mueven en direcciones opuestas, lo que podría representar el pasado y el futuro, como si se tratara de purificar los acontecimientos que hemos vivido en los últimos meses y, al mismo tiempo, nos llevara a sentirnos preparados para transformar algo o acoger algo nuevo.

El Sol y la Luna estarán en oposición: el Sol estará en el signo de Virgo y la Luna en el signo de Piscis, por lo que esta Luna llena nos habla de la importancia de aprender a integrar razón y sentimiento, realidad y sueños, materia y espíritu, consciente e inconsciente. El signo de Piscis nos impulsa a abrirnos a la imaginación, a los sueños, al caos, mientras que Virgo necesita ver cómo funcionan las cosas, busca el orden, y si las cosas no responden a un determinado orden se paraliza.
Pero la Luna estará en conjunción con Neptuno en Piscis, y el Sol estará en conjunción con Marte, que acaba de entrar en el signo de Libra: el inconsciente personal entra en contacto con el inconsciente colectivo y tenemos la oportunidad de ver a través de la duda y la incertidumbre de nuestra realidad, más allá del caos aparente, y abrirnos al caos, aunque parezca una locura, entendiendo que el caos es sólo la polaridad del orden, o un orden que no entendemos.

El mes pasado el elemento Tierra estuvo muy presente y nos ayudó a centrarnos en lo que había que hacer y a ser muy ordenados y prácticos, pero ahora el elemento predominante es el Aire, por lo que estamos predispuestos a comunicarnos con los demás y a llamar la atención en el ámbito social.
No sólo están Marte y Mercurio (el Sol entrará en él con el equinoccio) en Libra, el primer signo que se ocupa de la dimensión de los demás y que, por tanto, nos da la oportunidad de trabajar las relaciones (de pareja, familiares, de amistad, de trabajo, de colaboración); sino que Júpiter y Saturno están en el signo de Acuario, cuya autoconciencia se expande hacia la conciencia de grupo, y Lilith y el Nodo Norte están en Géminis, un signo que quiere ampliar la esfera vital de sus experiencias y necesita extender las relaciones humanas.

Obviamente, con todo este Aire se corre el riesgo de que la mente esté demasiado activa, siempre en movimiento, lo que provoca distracción y dificultad para escuchar los propios sentimientos. Por eso es importante que nos tomemos el tiempo necesario para conectar con nuestras emociones, con nuestras percepciones, pero también con nuestro propio cuerpo, para que podamos dar una forma y un espacio concreto a todas las ideas que pasan por nuestra mente.

Un viaje para descubrir nuevas formas de relacionarse

Luego, la semana pasada, Venus entró en Escorpio, un signo que nos habla de transformación, muerte y renacimiento; y como Venus está regido por Libra, se nos pide que transformemos nuestras relaciones, que purifiquemos las formas en que solemos relacionarnos y vincularnos con los demás.
¿Hay equilibrio en nuestras relaciones?
¿Cuánto damos y cuánto recibimos?
¿Reconocemos al otro? ¿O nos vemos a nosotros mismos en el otro?
¿Qué podemos cambiar para que haya más equilibrio?

Y Venus estará en oposición a Urano en Tauro y en cuadratura con Saturno en Acuario, formando una cuadratura en T cuyo vértice es Saturno: este último apenas se permite el placer porque quiere ser responsable, pero Venus en este momento nos pide que busquemos el placer más allá de las convenciones y de lo conocido, en aquello que late y grita fuerte en nuestras profundidades, anhelando expresarse. Venus busca la intensidad, las emociones fuertes y transformadoras, y Urano es el planeta que promueve el cambio a través de la revolución.
¿Qué es lo que no nos gusta de nuestras relaciones?
¿Por qué seguimos aferrándonos a ciertas relaciones o personas?
¿Qué tememos en las relaciones?
¿Qué es lo que deseamos profunda y urgentemente? (Porque Escorpio busca la muerte para renacer).

Por un lado percibimos el deseo de ser libres, pero por otro lado percibimos el deseo de fundirnos con el otro, pero ninguno de los dos nos da satisfacción, así que es hora de encontrar una nueva forma de relacionarnos: es hora de contactar con el placer y disfrutar de la vida, buscando la plenitud interior, pero permaneciendo conectados a nuestra fuerza de voluntad y sentido de la responsabilidad.
¿Cuáles son nuestras responsabilidades en las relaciones que mantenemos?
¿Qué es lo que necesitamos sanar en nosotros mismos en lugar de apuntar con el dedo a los demás?

Es el momento de cambiar la forma de relacionarnos y vincularnos con los demás, dejando atrás condicionamientos, miedos, programas y abriéndonos a nuevas formas de relación. Es hora de sanar el miedo que tenemos al amor y a las relaciones.
¿Estamos dispuestos a abrir nuestros corazones y a experimentar las verdaderas relaciones?

Las cuadraturas en T representan retos que nos ayudan en nuestro camino de crecimiento y evolución, y en esta cuadratura el asteroide Melusina, que está en oposición a Saturno, puede venir en nuestra ayuda: Melusina es la sirena bicaudata que conoce los secretos de las aguas oscuras y profundas, donde se esconden nuestras fantasías y nuestro poder creativo; ella es la que nos conecta con la inspiración, con la memoria de los dones que hemos heredado, con nuestra matriz, y nos pide que demos rienda suelta a nuestra creatividad y a nuestras fantasías más profundas, porque así podemos reconectar con el proceso creativo y parir nuevos sueños.

Feliz luna llena, Francesca Zangrandi