Close

21 January 2020

Luna nueva en Acuario y año nuevo chino

El próximo viernes, 24 de enero, nos acompañará la primera luna nueva del año: el Sol y la Luna están en el signo de Acuario, un signo de Aire que nos invita a abandonar nuestra zona de confort y tomar una nueva dirección al brindarnos una nueva visión de las cosas y abriéndonos al cambio.
De hecho, Acuario se representa con un hombre que lleva un ánfora (a veces dos) del que se vierte agua en el suelo, un símbolo de bendición y protección. Todavía es invierno y hace frío, pero los días se hacen más largos; la tierra aún está desnuda, pero pronto dará sus primeros signos de renacimiento; y el anuncio del renacimiento de la primavera hace que el Acuario sea un signo proyectado hacia el futuro, llevado a crear y hacer planes.

2020 nos pide que hagamos una revisión de quiénes somos: probablemente como seres humanos siempre hemos hecho preguntas existenciales, buscando algo más grande y profundo que lo conocido, pero sólo volviendo el conocimiento hacia nosotros mismos podemos ir más allá de lo que nos ha limitado y creemos que es nuestra identidad.
Y esta luna nueva nos pide que afirmemos nuestra autenticidad manifestando nuestra verdadera esencia, porque no podemos saber lo que queremos si no sabemos quiénes somos.

Luego, el sábado 25 de enero, se celebra el Año Nuevo chino, que no tiene una fecha fija porque sigue el calendario lunar y coincide con la segunda luna nueva después del solsticio de invierno.
El Año Nuevo Chino, también conocido como el Festival de Primavera o Año Nuevo Lunar, es el festival más importante del año en China, tanto que el período festivo dura dieciséis días: se reúnen en familia, hacen ofrendas a las deidades y los antepasados , limpian la casa para eliminar lo viejo y dejar espacio para la felicidad y la fortuna que trae el nuevo año, etc…

El origen del Año Nuevo chino se remonta a una leyenda de una época lejana, en la que vivió en China (en las profundidades del mar o en las montañas) el monstruo Nian que, una vez al año, salía de su escondite para cazar humanos y en particular los niños. La leyenda dice que el monstruo tenía dos debilidades: el color rojo y los ruidos fuertes.
Por esta razón, el rojo se ha convertido en el color del Año Nuevo chino (todo está decorado de rojo, el color del buen presagio, y en todas partes hay linternas rojas), y la tradición ofrece muchas actividades “ruidosas”, como canciones, bailes, música, fuegos artificiales y petardos.

En la tradición china, en los diferentes años se asignan cíclicamente doce animales diferentes: la leyenda dice que estos animales (el ratón, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo) fueron seleccionados cuando respondieron a la llamada del Buda.
Estos animales están conectados a la vida cotidiana de los antiguos chinos o, sin embargo, son importantes en la cultura tradicional por su significado simbólico; y se suceden en un orden muy preciso, determinado por la alternancia de yin y yang.

Estamos saliendo del signo del Cerdo, el último animal del zodiaco chino, asociado con las características de bondad, condescendencia, generosidad, coraje pero también de irascibilidad, signo conservador, amante de los placeres de la vida, atento al bienestar material. Y entraremos en el año del Ratón, el primer animal del zodiaco chino y que marca un nuevo ciclo de doce años.
Según la teoría de los elementos, cada signo del zodíaco está asociado cíclicamente con uno de los cinco elementos, y este año está asociado con el elemento Metal. El signo del Ratón está asociado con la abundancia de agua, fertilidad y prosperidad económica; simboliza una nueva vida, nuevos comienzos y el crecimiento de todo lo que se ha trabajado a lo largo de los años.

Así que preparémonos para ser originales: etimológicamente la palabra “original” deriva del latín “originàlem”, derivado de “origo-gĭnis”, y si se usa como adjetivo significa “de origen, no copiado o imitado, nuevo, que tiene su propio carácter”, y como sustantivo significa “cualquier cosa y obra de arte que sea la primera en hacerse”. Atrevámonos un poco más, aceptemos ser nosotros mismos hasta el final, mostrando al mundo nuestra verdad y singularidad, dando voz a nuestra alma.
Ahava, Francesca Zangrandi

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. - Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso. Info

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi