Condividi sui tuoi social

Mañana nos acompañará la primera luna llena del año y estará en Leo, el signo del zodiaco que representa al Rey fuerte y valiente que expresa sigo mismo y su propia unicidad.
De hecho, la enseñanza de Leo nos habla de identidad y singularidad: quiere que nos sintamos con derecho a ser nosotros mismos, a expresarnos libremente y a compartirnos con el mundo, soltando la personalidad, demoliendo el castillo de ilusiones que hemos construido a lo largo del tiempo y dando espacio a nuestra esencia para que pueda expresarse con total libertad. Al dejarla libre nos fusionaremos con el todo, sentiremos la conexión con otras almas, la conexión con todas las formas de vida.

La Luna se opone al Sol, Júpiter y Saturno en Acuario: el eje Leo-Acuario confronta la individualidad con la colectividad, es decir, nos recuerda que sí somos todos iguales (Acuario) pero que nadie es igual a otro (Leo), pidiéndonos que expresemos nuestra identidad y singularidad frente a los demás.
A veces es más fácil dejarse llevar por la corriente y hacer lo que hacen los demás; para algunos es más tentador contagiarse de la luz que emiten los demás que generar la propia, pero no habría imitadores si todos fuéramos conscientes de nuestro valor, si descubriéramos nuestros dones y nuestra misión. Así que esta luna llena nos invita a descubrir lo que nos hace únicos y lo que se nos da mejor, y podemos hacerlo reconectando con nuestro centro radiante, el corazón, que es el órgano asociado a Leo.

Incluso, en el signo de Acuario, además del Sol, Júpiter y Saturno, también está Mercurio, y esta gran concentración de planetas en Acuario nos empuja cada vez más hacia la libertad y la verdad, haciéndonos sentir la opresión de todo aquello que sentimos que ya no nos refleja. Así que podemos encontrarnos cuestionando diferentes cosas, todo para acercarnos cada vez más a la versión más auténtica de nosotros mismos.
Por último, esta luna llena está en cuadratura con Urano y Marte conjuntos en el signo de Tauro, por lo que nos dice que la sociedad no puede cambiar si no cambiamos todos y si no cambia nuestra relación (social e individual) con la Madre Tierra. Urano y Marte en Tauro nos recuerdan que somos parte de la Tierra y que sin ella no somos nada, así que es hora de implicarse individualmente para cambiar la sociedad y la relación con la Madre Tierra, porque no puede haber progreso social sin compromiso en el corazón.

Leo nos enseña que todo es posible y nos invita a no dudar nunca de nosotros mismos y de nuestros sentimientos, animándonos a escuchar a nuestro corazón y a ir con confianza hacia nuestros sueños y deseos; nos ayuda a reconectar con nuestro centro radiante, con nuestra fuente original de energía y creatividad, y a encontrar la valentía para mostrarnos en nuestra singularidad, sacando a relucir lo que realmente somos. Que nuestro sol interior pueda realizarse y expresarse plena y auténticamente.
Feliz luna llena, Francesca

PD. Dentro de poco empezaré a enviar el boletín en español, donde os mantendré actualizados sobre la situación energética y astrológica que estamos viviendo y las actividades que propondré. Así que si te interesa, puedes suscribirte aquí: www.quintadimensione.net

Isciviti alla newsletter

Ricevi aggiornamenti

Altri post