Close

2 November 2018

MUJER Y NATURALEZA: EL ARTE DE VIVIR SEGÚN LOS PROPIOS RITMOS

El universo femenino es lo más fascinante y misterioso que puede existir, probablemente también gracias al hecho de que el aparato genital femenino no se ve, no es visible desde el exterior. El término “misterio” se compone de la letra madre M más “histera”, que significa “útero“, por lo que lo que se genera en el útero es un misterio. El útero es el jarrón, el caldero mágico, la copa, el Grial. Y precisamente el jarrón, como recipiente de alimento, se usó como una metáfora para la Diosa, y en muchas excavaciones arqueológicas realizadas en asentamientos del Paleolítico Superior del Eurasia se encontraron numerosos jarrones que recuerdan el concepto de divinidad femenina. El jarrón es en realidad lo que mejor representa la función de lo femenino, que es contener y mantener la vida (agua), proteger y nutrir.

Otra razón por la cual el universo femenino puede ser misterioso y a veces difícil de entender es su continua transformación, ya que la característica principal que lo gobierna es el cambio, la ciclicidad. La ciclicidad es un sistema de nacimiento y renacimiento, de expansión y contracción, de movimiento y descanso en un cambio rítmico constante; y el tiempo cíclico de la mujer está en perfecta armonía con el tiempo de la naturaleza, que también es cíclico. De hecho, podemos asociar las cuatro fases del ciclo menstrual con las cuatro estaciones, lo que significa que vivimos el ciclo completo de las cuatro estaciones mensualmente.

Fase pre-ovulatoria: esta fase está asociada con la primavera, un momento de renacimiento, en el que nos abrimos nuevamente a la vida y comenzamos a traer al mundo manifiesto lo que hemos aprendido durante el invierno. Se asocia con el arquetipo de la Virgen, la hermosa niña inocente y la luna creciente. En esta fase nos sentimos seguros y sociables, la energía está creciendo, expresamos determinación, ambición y concentración y, por lo tanto, es el momento ideal para utilizar las inspiraciones e intuiciones obtenidas en la fase menstrual y comenzar nuevos proyectos, también gracias a nuestra capacidad de ver los detalles y prioridades.

Fase ovulatoria: esta fase está asociada con el verano, un tiempo de expansión y dilatación, en el que vivimos la unidad con el Todo y damos nuestros frutos al mundo en forma de conciencia y conocimiento, cuidado y amor. Se asocia con el arquetipo de la Madre y la luna llena. En esta etapa perdemos el sentido egocéntrico y nuestra atención se dirige hacia el exterior, estamos atentas a las necesidades de los demás e irradiamos amor y armonía, tanto que puede suceder que las personas se acerquen a nosotros y nos cuenten sus problemas, pidiéndonos ayuda y consejo, incluso sin una invitación de nuestra parte. La energía está en su nivel más alto, por lo que somos muy productivas.

Fase premenstrual: esta fase está asociada con el otoño, un tiempo de conciencia, en el que abandonamos todo lo que no necesitamos para prepararnos para el encuentro con la parte más íntima y profunda de nosotras mismas; también somos menos sociables precisamente porque sentimos la necesidad de retirarnos en nosotras mismas. Se asocia con el arquetipo de la hechicera y la luna menguante. En esta fase comenzamos a experimentar nuestro lado interno, nos damos cuenta de los misterios de la naturaleza y nuestro poder personal; nos volvemos cada vez más intolerantes con el mundo cotidiano y nuestra intuición y nuestra percepción se fortalecen. El nivel de energía y la concentración se reducen gradualmente, y los procesos mentales se vuelven cada vez más ilógicos e influenciados por las emociones. Es hora de mirar más allá de la ilusión y tomar conciencia de los cambios que necesitamos hacer en nuestras vidas.

Fase menstrual: esta fase está asociada con el invierno, un momento de concentración interna, en el que la sensibilidad se expresa al máximo. Se asocia con el arquetipo de la bruja y la luna nueva. En esta etapa deseamos alejarnos del mundo, estar en silencio, desacelerar nuestros ritmos de vida y descansar; la energía está en el nivel más bajo, los procesos mentales se ralentizan y las emociones emergen fácilmente. Es el momento ideal para volver a conectarnos con la naturaleza y nuestro ser intuitivo, por lo que prestamos atención a los sueños, lo que podría ayudarnos a prever eventos, obtener inspiración y conocimientos sobre lo que necesitamos hacer; y también es el momento de aceptar el cambio y celebrar el ciclo continuo de vida y muerte dentro de nosotras.

Podemos ver claramente las similitudes con lo que sucede en la naturaleza: en primavera, los árboles son resplandecientes, llenos de vida, y la savia de las raíces fluye hacia arriba, dándoles una belleza exuberante y un color verde. En verano nos dan sus frutos. Con el avance del otoño liberan, con total desapego, todo lo que alguna vez le perteneció; las hojas están teñidas de marrón, ocre y naranja. Cuando llega el invierno, muchos árboles ya están desnudos y pasan a un aparente estado de muerte; no hay hojas, no hay frutos, y solamente queda el esqueleto de lo que quedó. Pero incluso si parecen muertos, no lo están, y la savia fluye hacia las raíces, su laberinto interior, permitiendo así que el proceso de la vida continúe.

En la naturaleza, todos los procesos se consideran sagrados, no hay uno que merezca ser repudiado; se honra tanto el nacimiento como la muerte, y los procesos de putrefacción se reciben con amor dentro del mismo sistema. Imagina por un momento que la tierra se opone al hecho de que un árbol caído se descomponga en su útero. Suena absurdo, ¿verdad? La tierra misma y todo el ecosistema están profundamente alimentados por esta descomposición; lo que parece inútil para la Madre Tierra es reciclable y nutritivo. Por ejemplo, cuando una planta muere, cae sobre la Madre Tierra, que la recibe en su corazón, y no solamente a ella, sino también a todas las criaturas vivientes que anidan en su interior. La planta muere y su muerte da lugar a un ciclo mucho más sabio; especies como los hongos encuentran un lugar nutritivo para vivir y varios animales del mundo subterráneo encuentran comida allí.

Pero no podemos decir lo mismo de nosotras mismas; a menudo nos sentimos insatisfechas cuando pasamos por ciertas fases de nuestro proceso, especialmente cuando la fase cíclica que estamos atravesando nos lleva a la muerte de algunos de nuestros aspectos. Sin embargo, nuestros ciclos son los mismos que los que gobiernan la naturaleza. Reforzar este vínculo y hacerlo presente nos da fuerza, mientras que desconectarnos nos debilita profundamente. La naturaleza es una gran maestra, por lo que aprendemos sobre nuestro ciclo menstrual, porque esto nos permite vivir en armonía con nuestros ritmos y encontrar una excelente manera de acceder a la sabiduría que subyace en cada fase del ciclo menstrual.

(Artículo escrito por Francesca Zangrandi para la revista “Il notiziario dell’atelier”)